15 Apr 2020 - 2:48 p. m.

Extender el aislamiento por coronavirus hasta mayo o junio es insostenible: Anif

La Asociación Nacional de Instituciones Financieras cree que en caso de prolongarse por mayor tiempo la cuarentena, Colombia podría terminar el año 2020 con un PIB de -0,7 %.

Redacción Economía.

Anif calcula que si se prolonga el aislamiento preventivo hasta mayo o junio, habrá perdidas por $26,9 billones. / Mauricio Alvarado - El Espectador
Anif calcula que si se prolonga el aislamiento preventivo hasta mayo o junio, habrá perdidas por $26,9 billones. / Mauricio Alvarado - El Espectador

La Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF) rechazó la propuesta de extender el periodo de aislamiento preventivo decretado por el Gobierno Nacional hasta completar tres meses y lo calificó de insostenible. Además, advirtió que se viene generando una falsa dicotomía entre salud y economía y una urgencia por priorizar una sobre la otra cuando la clave está en “hacer las dos cosas de la manera menos dolorosa”.

Le recomendamos: ¿Qué es el "aislamiento inteligente", la opción que estudia el Gobierno frente al COVID-19?

En su informe semanal, el centro de estudios económicos advierte que la propagación del coronavirus generará pérdidas por $5,8 billones (0,5 % del PIB) entre marzo y abril de 2020, y que la cifra podría aumentar hacia los $12,5 billones e incluso $26,9 billones (1,1 %-2,4%  del PIB) en caso de prolongarse el aislamiento hasta mayo o junio.

Esto, a su vez, implicaría un menor dinamismo de la demanda agregada (por el lado del consumo de los hogares) y una contracción en el crecimiento del PIB para 2020, que pasó de una proyección de 1,8 % a una de 0,5 %. Sin embargo, Anif cree que en caso de persistir la crisis de salud pública y prolongarse por mayor tiempo el período de aislamiento, el escenario macroeconómico del país podría ser aún más complejo, con una contracción de -0,7 %.

“El debate no es reiniciar la economía para que se generen utilidades para las empresas. No, reactivar la economía es permitir que todos los trabajadores reciban su ingreso para suplir sus necesidades básicas y las de sus familias”, destacó el centro de estudios económicos.

Uno de los factores que complejizan la situación tiene que ver con el hecho de que la caída en la actividad económica como consecuencia del aislamiento obligatorio tiene efectos negativos sobre los hogares más vulnerables (con más de 50% de trabajadores informales) y las empresas (siendo el 99 % Mipymes y posicionándose como la principal fuerza laboral del país), dado que muchas de ellas suspendieron sus operaciones durante este periodo, afectando la generación de ingresos.

Además, el informe advierte que el choque que está enfrentando la actividad económica ya está teniendo un impacto negativo sobre el mercado laboral, lo que “se está sintiendo con fuerza en los ingresos laborales de los hogares”.

La Asociación muestra que entre los principales sectores afectados están: comercio, con solo cerca del 10% de los establecimientos en operación; turismo, reduciéndose las tasas de ocupación hotelera a niveles de solo 5 % frente al promedio de 55 %; esparcimiento-entretenimiento, estimándose pérdidas por $80.000 millones por cada mes de cuarentena en las actividades relacionadas con atracciones y parques de diversión; y transporte, con la suspensión de todos los vuelos nacionales de pasajeros, reducciones sustanciales en el flujo de pasajeros terrestres intermunicipal y reducciones de al menos 50 % en los servicios de taxi.

¿Cómo reactivar la economía?

Anif insistió en la propuesta de cuatro etapas para reiniciar la economía “pronto y paulatinamente”, la cual consiste en aislar a la población vulnerable, retornar con algunas actividades económicas, hacer pruebas masivas de diagnóstico y atender en hospitales a quienes tengan complicaciones de salud por cuenta del COVID-19.

En primer lugar, basados en las investigaciones de los expertos en salud, definieron una población vulnerable compuesta por adultos mayores de 65 años, personas con enfermedades crónicas o de base (especialmente respiratorias o del corazón) y personas con el sistema inmunológico deprimido (pacientes con VIH o cáncer) que deberían mantenerse aisladas “para salvaguardar su salud y su vida” después del próximo 27 de abril.

En segundo lugar, para reiniciar la economía progresivamente sugiere priorizar los sectores menos propensos a la propagación del virus siempre y cuando se cumplan protocolos para su activación y permitir el retorno de las actividades productivas en más de 1.000 municipios del país no hay casos confirmados del SARS-Cov-2. Esto se debe complementar con las restricciones de aglomeraciones y las campañas para salud pública, tal como se viene haciendo.

Finalmente, Anif califica como fundamental llevar a cabo pruebas masivas “inmediatamente” para aislar a quienes den positivo por coronavirus y hacerles seguimiento, además de complementar esta medida con otras como mediciones de temperatura en lugares públicos para evitar un nuevo aislamiento. En el evento que los pacientes diagnosticados tengan complicaciones, moderadas o severas, se debe contar con la capacidad instalada para atenderlos en el sistema de salud.

“Debemos ser conscientes que hay que superar este choque de la manera más segura en términos de salud y la menos dolorosa posible para el ingreso de los hogares y las personas”, concluyó la Asociación.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.