Publicidad
7 Feb 2022 - 10:05 p. m.

¿Por qué ha subido tanto el precio de la papa?

La papa es el alimento que más ha subido en Colombia, según las cifras del DANE: en el primer mes de 2022 aumentó un 140,16 % en la comparación con enero de 2021. Hablamos con Germán Palacio, gerente de Fedepapa, para comprender qué desencadenó el aumento del precio de este tubérculo, esencial en la dieta de millones de colombianos.
La papa fue la que más contribuyó al incremento del valor mensual de enero de 2022 del Índice de Precios al Consumidor.
La papa fue la que más contribuyó al incremento del valor mensual de enero de 2022 del Índice de Precios al Consumidor.
Foto: Gustavo Torrijos Zuluaga

La inflación es un dolor de cabeza que aqueja a todos los colombianos: está en boca de los académicos, del Gobierno y de los medios de comunicación. Más allá de lo técnico, lo cierto es que en enero de 2022 usted pagó 140 % más por la papa, respecto a lo que pagaba en el mismo mes de 2021.

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) reveló este sábado que el Índice de Precios al Consumidor (IPC), que se ubicó en el 1,67 % en enero de 2022, en relación con diciembre pasado, o sea, en su variación mensual. Los alimentos y las bebidas no alcohólicas registraron la segunda variación más alta, con un 3,79 %; el segmento de prendas de vestir y calzado y lideró las alzas en ese periodo. En esa comparación los alimentos que más subieron de precio fueron la papa (25,34 %), la cebolla (15,58 %) y el plátano (15,53 %).

En la variación anual (es decir enero de 2022 frente a enero de 2021) los alimentos y las bebidas no alcohólicas subieron 19,94 %, la variación más alta entre todos los segmentos de productos. Al analizar qué alimento subieron más, de nuevo la papa se encuentra en el primer lugar, con un 140,16 %, seguida por los aceites comestibles (48,52 %) y la yuca para consumo en el hogar (46,56 %), según el DANE.

Lea: Estos son los alimentos que más subieron de precio en Colombia para enero de 2022

A la hora de hacer mercado muchos colombianos se preguntan qué está pasando con la papa y por qué su precio se duplicó. Un escenario que recuerda, así sea por contraste, lo ocurrido en el segundo semestre de 2020, primer año de pandemia, cuando los cultivadores campesinos se apostaron en carreteras y peajes de ingreso y salida a Bogotá para tratar de vender y amortiguar las pérdidas de la cosecha de papa.

Cifras manejadas por la Federación Colombiana de Papa (Fedepapa) señalan que en Colombia cada persona consume cerca de 36 kilos de papa cada año, este es uno de los alimentos más importantes en la canasta familiar a nivel nacional.

Germán Palacio, gerente general de Fedepapa que agremia a los pequeños, medianos y grandes productores de papa del país, habla en esta entrevista acerca de cuáles son las causas del aumento en el precio y aseguró que espera que el costo se estabilice en el segundo semestre del año.

La papa es el alimento que más ha aumentado de precio. ¿A qué se debe?

Para entender la situación hay que ver lo que ha pasado en los dos últimos años en el sector. Todos recordarán que en el segundo semestre de 2020 el precio de la papa cayó a $10.000 el bulto: a los campesinos les tocó salir a vender en la vía pública y hasta el gobernador de Cundinamarca hizo una campaña para vender en los peajes. Eso ocasionó que muchos productores salieran del mercado porque no podían recuperar ni el 20 % de los costos de producción.

En Colombia había 100.000 productores de papa, de los cuales el 80 % tenía menos de una hectárea y el 85 % menos de tres hectáreas, es decir, la mayoría son pequeños productores. De ahí que lo que pasó en 2020 fue desastroso. El primer semestre del 2021 empezamos con precios un poco más competitivos para el productor, pero los bloqueos y los paros del sur del país no permitieron que las cosechas de Cauca, Nariño y Tolima, las que salen en el primer semestre, se vendieran. Muchos pequeños productores se fueron a la quiebra y hoy tampoco están produciendo papa, especialmente los que sacan la cosecha del primer semestre.

Para acabar de completar este panorama tan sombrío, los precios de los fertilizantes e insumos se encuentran muy elevados, por los costos de flete, escasez de contenedores, el petróleo, la Tasa Representativa del Mercado. Todo lo anterior genera que la papa tenga precios altos.

El Gobierno anunció que hablará con algunos gremios para incrementar la producción. ¿Esta sería una solución en el caso de la papa?

En esta época históricamente los precios son relativamente altos en la papa porque llega la cosecha pequeña, la del sur del país. En el segundo semestre entra la de la Sabana Cundiboyacense, que es la gran cosecha colombiana, por eso los precios van a tender a bajar. Consideramos que no volveremos a precios de quiebra, de $10.000 el bulto, pero sí serán inferiores a los actuales, a menos de que ocurran situaciones adversas como bloqueos. Además, hay una ventaja: este año no hemos tenido fuertes heladas, que por lo general van desde los últimos días de diciembre hasta la primera quincena de marzo.

¿Cuántos cultivadores de papas dejaron de producir?

Alrededor de unos 15.000 productores de papa han salido del cultivo durante la crisis. Como este es un cultivo de ciclo corto, de seis meses, muchos entraron en otras fincas como jornaleros, pero en cuanto ellos vean que la situación de la papa mejora, que las condiciones de los insumos agropecuarios son más competitivas, que los precios están bien y que se puede volver a sembrar papa, volverán a cultivar porque esta es una labor ancestral de pequeños cultivadores.

¿Cuándo se estabilizará la producción?

Consideramos que la producción de papa para el segundo semestre tenderá a la normalidad. Es importante señalar que en este momento hay escasez, por eso los precios han subido, pero también se debe a que la demanda interna se reactivó y obviamente la gente está comprando más papa. En el país se producen alrededor de 2 millones o 2,5 millones de toneladas al año y eso es suficiente para los hogares y para la industria nacional.

Se han presentado varios elementos a la vez, todos los que ya comentamos, más la reactivación económica. La resiliencia de los productores sigue en firme, seguimos insistiendo en producir y espero que en el segundo semestre la situación de los precios se normalice.

Hace tres años estábamos produciendo en 135.000 hectáreas, para el 2022 pensamos que van a estar en producción alrededor de unas 115.000 hectáreas. Y de los 110.000 productores de papá, pensamos que en este momento tendremos entre 85.000 y 90.000 productores. Además, estaremos en cerca de 2,6 millones de toneladas, aunque hemos bajado el número de productores y de área, aumentamos la productividad porque estamos buscando exportar y para eso debemos ser más competitivos.

¿Faltaron medidas por parte del Gobierno en 2020 para evitar que muchos dejaran de producir papa?

No. El Gobierno en el segundo semestre entregó $30.000 millones como auxilio a la comercialización de los pequeños productores: aunque consideramos que era una medida insuficiente, también vimos que el Gobierno se preocupó. Sin embargo, la caída en los precios en su momento se dio por los efectos de la pandemia, cerraron un canal que para la papa es muy importante, el que nosotros denominamos Horeca (hoteles, restaurantes y cafeterías). Al cerrarse el canal, que representa entre el 25 % y 30% de la comercialización de papa, hubo un sobrante en el mercado, pero no por sobreproducción, sino por contracción de la demanda interna.

Nosotros vemos que la economía se está reactivando y consideramos que ya no habrá tampoco problemas en la demanda.

Lea también: Así afecta su bolsillo la subida de tasas de interés del Banco de la República

¿Qué le hace falta al sector para aumentar la producción? ¿Cómo ven la ley de insumos?

El Gobierno sacó la ley de insumos agropecuarios donde habrá un control a los precios de venta de los insumos que afectan a todo el sector. Como Fedepapa sabemos que es difícil que el Gobierno dé soluciones en temas de los fletes internacionales, la escasez de contenedores y el petróleo, pero hemos propuesto un auxilio en la Tasa Representativa del Mercado: propusimos que se generara un dólar diferencial, con unos precios inferiores para las importaciones de los insumos agropecuarios, es decir, que ese menor valor del dólar de importación se traduzca para los pequeños productores en insumos para solventar los altos costos. Esto tiene que ser un trabajo coordinado porque son muchos los aspectos que influyen en el aumento del precio de la canasta familiar, en este momento los costos de producción han subido alrededor de un 40 %.

¿Cómo va el tema de la exportación?

Teníamos contactos con empresas hondureñas, una multinacional de Centroamérica que produce y comercializa snacks, pero con este incremento en los costos de producción y en el precio, no somos productivos para entrar en mercados internacionales. El trabajo de exportar se ha visto parado, pero esperamos revivirlo en el segundo semestre y poder enviar papa colombiana a los mercados centroamericanos.

¿Algo más los inquieta como gremio?

El incremento en la canasta familiar es una preocupación para todos los colombianos, incluyendo los productores, obviamente los precios son muy altos, pero en este momento hay unos precios buenos para el productor, pero ellos no están produciendo, no hay un beneficio directo. Queremos que la población colombiana entienda que esto es un fenómeno que se está dando por varias razones, no sólo por los productores, sino por muchas circunstancias.

Lea más noticias de economía.

Síguenos en Google Noticias