Publicidad
1 Feb 2022 - 2:00 a. m.

Así arrancó el desempleo de Colombia en 2022

Aunque el DANE comunicó una reducción de 2,9 puntos porcentuales, la informalidad y la brecha de género siguen siendo considerables en el país. Campesinos, población con discapacidad y población LGBTI empezaron a ser parte del análisis.
Diego Ojeda

Diego Ojeda

Periodista
Aunque el desempleo se ha mitigado, su reducción ha sido a pasos de paquidermo en comparación con la recuperación del PIB. / Getty.
Aunque el desempleo se ha mitigado, su reducción ha sido a pasos de paquidermo en comparación con la recuperación del PIB. / Getty.
Foto: Getty Images/iStockphoto - Feodora Chiosea

Colombia continúa con su paso lento en la senda de recuperación del mercado laboral. En enero de 2022, según lo comunicado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), la tasa de desempleo fue del 14,6 %, que si bien es 2,9 puntos porcentuales más baja que la registrada en el mismo período del año pasado, también es 1,6 % más alta que la obtenida en enero de 2020. En suma, el país sigue sin alcanzar los resultados prepandémicos.

Lea también: Desempleo en Colombia fue del 14,6 % en enero de 2022

Puntualmente, para igualar las cifras obtenidas antes del coletazo económico del covid-19, a Colombia le hace falta que 446.000 personas salgan del desempleo y que 849.000 recuperen su trabajo. Cada vez la brecha que separa al mercado laboral de esa meta se hace más corta, pero su ritmo sigue siendo paquidérmico en comparación con la acelerada recuperación que ha registrado la economía del país, pues su Producto Interno Bruto (PIB) en 2021 fue 2,8 % superior al de 2019.

En parte, este lento crecimiento se ve al comparar los datos de enero de 2022 con enero de 2021, pues se alcanzó una recuperación de 1’584.000 millones de puestos de trabajo. Además, 403.000 personas salieron del desempleo y la población fuera de la fuerza laboral (personas que no buscan trabajo por estudiar, hacer labores del cuidado del hogar no remuneradas o vivir de una pensión o renta) se redujo en 472.000.

Para poner en contexto estas cifras, también hay que tener en cuenta que en enero de 2021 hubo restricciones en gran parte de los renglones de la economía por cuenta de la pandemia, especialmente en los comercios, por lo que si bien la cifra de empleos recuperados se muestra considerable, también es el rebote por el levantamiento de estas medidas.

Lo anterior cobra sentido al ver que la rama de actividad que más registró un repunte en su población ocupada fue comercio y reparación de vehículos, que en enero de 2022 consolidó 3,9 millones de empleados, de los cuales 348.000 son nuevos frente a los de enero de 2021.

Le sugerimos leer: En 2021 el empleo no galopó al ritmo de la reactivación económica

“Las cifras de nuevos empleos en el comercio son positivas, pues mientras la población ocupada creció en un 8,3 %, el comercio lo hizo a un ritmo del 9,8 %, de los 1.584 millones de puestos de trabajo que se crearon en Colombia”, manifestó Jaime Alberto Cabal, presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco).

Las actividades profesionales, científicas, técnicas y de servicios administrativos también fueron protagonistas en la recuperación de puestos de trabajo, pues en enero sumaron 262.000 trabajadores, para consolidar 1,7 millones. Las industrias manufactureras fueron el tercer renglón con mayor protagonismo en esta materia, pues juntaron 1,8 millones, lo que son 232.000 más que en enero de 2021. Solo hubo un rubro que no registró mejoras: agricultura, caza, ganadería, silvicultura y pesca, que cerró con 2,9 millones, es decir, 250.000 menos que en el mismo período del año anterior.

Para el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Francisco Maltés, el panorama del mercado laboral en enero es el reflejo de lo que han advertido desde hace tiempo, que “los empleos que se han creado después de la pandemia son informales”.

No obstante, su visión de la informalidad parece ir en contravía de lo que informa el DANE, pues en el trimestre previo a la pandemia (noviembre 2019 - enero 2020) la informalidad en el país era del 46,6 % en las 13 principales ciudades y áreas metropolitanas, y del 47,7 % en las 23 ciudades y áreas metropolitanas, mientras que en enero de 2022 esta fue del 42,5 y 43,9 % (respectivamente). Esto también evidencia una disminución de más de 3,5 puntos porcentuales en comparación con la informalidad registrada en enero de 2021. En suma, aunque esta sigue siendo alta, y será uno de los retos más complejos de afrontar en los próximos años, pareciera ser el único indicador cuya disminución resulta positiva en comparación con la prepandemia.

Los retos que persisten

Además de la informalidad, la brecha de género sigue siendo uno de los grandes pendientes históricos en el mercado laboral colombiano. En enero, la tasa de desempleo para los hombres fue del 11,2 %, mientras que para las mujeres fue del 19,4 %, evidenciando una diferencia de 8,2 puntos porcentuales. Una considerable brecha también se registra en la población que está por fuera de la fuerza laboral (4,53 millones son hombres y 9,96 millones son mujeres), con el detalle de que el grueso de estas mujeres (7,53 millones) no trabajan ni están en búsqueda de trabajo por desarrollar labores del cuidado del hogar no remuneradas, mientras que 1,21 millones de hombres se encuentran en la misma condición.

A estos se añaden las nuevas caras del desempleo (campesinos, población con discapacidad y población LGBTI) que aporta la información granulada del DANE con su nueva metodología, la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH 2018), la cual reemplaza a la de 2005.

Se estima que el desempleo en la población LGBTI (en el trimestre octubre-diciembre de 2021) fue del 12,8 % (1,3 % más que la población no LGBTI); en la población con discapacidad fue del 13 % (1,5 % más que la población sin discapacidad), y en la población campesina fue del 9 % (3,5 % por debajo de la población no campesina).

El Ministerio del Trabajo prevé que este año el país vuelva a las tasas de desempleo de un dígito, y aunque sí se han consolidado mejoras, el ritmo de la recuperación ha sido lento, especialmente para las mujeres y los jóvenes, para quienes buscar empleo se ha convertido en un trabajo.

Síguenos en Google Noticias