Publicidad
1 Jan 2022 - 2:00 a. m.

En 2021 el empleo no galopó al ritmo de la reactivación económica

Pese a que las proyecciones de PIB para 2021 sugieren que la economía nacional se ha recuperado a buen ritmo, indicadores como el desempleo parecieran decir lo contrario. Al país todavía le queda mucho por hacer en su mercado laboral.
Diego Ojeda

Diego Ojeda

Periodista
Parte de los retos sigue siendo mitigar la brecha de género, pues esta se agudizó por cuenta de la pandemia. / Getty Images
Parte de los retos sigue siendo mitigar la brecha de género, pues esta se agudizó por cuenta de la pandemia. / Getty Images
Foto: Getty Images/iStockphoto - elenabs

Poco a poco se va conociendo la fotografía completa de lo que fue 2021 en materia económica. El dato más reciente fue aportado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) al revelar que el país cerró el año con una tasa de desempleo del 13,7 %, la cual es 2,2 puntos porcentuales más baja que la consolidada en 2020, pero 3,2 puntos más alta que la de 2019 (antes de que iniciara la pandemia).

El afán por volver a los indicadores económicos registrados antes de que el covid-19 golpeara al país se ha convertido en una de las prioridades del Gobierno y de los demás actores de la economía. No obstante, el avance va a medias cuando se habla de la recuperación de los puestos de trabajo destruidos por la pandemia.

Lea también: Mercado laboral va a medias: desempleo para 2021 se ubicó en 13,7 %

Según lo detallado por el director del DANE, Juan Daniel Oviedo, en 2020 se evidenció que la emergencia sanitaria causó la reducción de más de 2,4 millones de puestos de trabajo. De esa destrucción, en 2021 se alcanzó la recuperación de 1,24 millones, por lo que Colombia todavía tiene el reto de recuperar la otra mitad, que serían 1,2 millones adicionales.

Y es que aunque la senda de mitigación del desempleo ha mejorado paulatinamente en los últimos meses (de hecho, se estima que si sigue a un ritmo un poco más acelerado se podrían volver a registrar tasas de un dígito en este año), no alcanza a ser suficiente para hablar de una verdadera recuperación. Es más, al compararla con el ritmo que muestra la economía colombiana en su Producto Interno Bruto (PIB), se ve lo que sería un divorcio entre el desempleo y la recuperación económica.

Le puede interesar: ¿Qué dice sobre la recuperación económica una tasa de desempleo anual de 13,7 %?

En detalle, la más reciente publicación del DANE en esta materia informa que para el tercer trimestre de 2021 el PIB registró un crecimiento del 13,2 %, mientras que para el mismo periodo de 2020 consolidó una caída del -8,4 %, y en esa ventana de tiempo alcanzó un incremento del 3,2 % en 2019. En su momento, Oviedo explicó que ya la economía colombiana consolidaba un incremento del 2,6 % en comparación con antes del inicio de la pandemia.

Entonces, aunque se informa que en esta materia la economía colombiana ha estado galopando a buen ritmo, al mismo tiempo se dice que la mejoría en desempleo avanza casi que a paso de tortuga. El director ejecutivo de Fedesarrollo, Luis Fernando Mejía, coincide con este análisis al asegurar que “hay un desacoplamiento entre la recuperación de la economía y la del mercado laboral. Más y mejor empleo continúa siendo la principal prioridad”.

El director del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, Iván Daniel Jaramillo, también alerta sobre esta disparidad. “Tomando en consideración la rebaja de las previsiones de la recuperación del sistema laboral por la Organización Internacional del Trabajo, se evidencia la necesidad de acentuar las políticas activas en cabeza de los servicios públicos de empleo nacionales y locales para favorecer la recuperación en la formalidad”, añade.

Para el docente universitario y columnista de El Espectador Mario Valencia, este rezago obliga a que se tomen acciones de política económica que se han venido aplazando durante años. “El país crece con cada vez menos capacidad de ocupar por una fuerte orientación hacia el consumo, como lo muestran las cifras: el sector que más aporta a la nueva ocupación es el comercio, mientras el agro y las manufacturas están entre los que menos aportan. Asimismo, se profundiza la condición de informalidad.

Los retos que tiene el empleo en Colombia

Ya lo dicen los expertos, no se trata solo de generar más empleo, sino de hacerlo bajo mejores condiciones, pues también preocupa que en 2021 la informalidad en las 23 principales ciudades y áreas metropolitanas haya sido del 48,8 %.

En suma, para igualar los indicadores registrados en el año anterior a la pandemia, el país necesita generar 1,2 millones de puestos de trabajo, sacar del desempleo a 738.000 personas y rescatar a un importante número que entró a engrosar el grupo de la población inactiva. En este último se evidenció un aumento de 1,46 millones de personas con relación a 2019. Parte de este son mujeres que dejaron su trabajo para desempeñar labores de cuidado no remuneradas, así como personas que entraron en el desempleo y se cansaron de buscar trabajo.

Le puede interesar: El desaliento de quienes están cansados de buscar trabajo

Es por lo anterior la importancia que los esfuerzos que se adelanten tengan en cuenta la meta de mitigar la brecha de género, pues esta, aunque es un mal histórico, se incrementó por la pandemia. Ejemplo de esto es que en 2021 la tasa de desempleo fue del 10,6 % para los hombres, mientras que para las mujeres fue del 18,1 %. Además, se estima que por cada hombre que necesita recuperar su empleo, tres mujeres más están en la misma condición.

Parte de la solución también estaría en las facilidades para la creación de empresas, pues Colombia cerró 2021 con casi 172.000 menos que en 2019.

Más allá de lo anterior, y como lo señaló en su momento la Misión de Empleo, Colombia no depende de una única fórmula para avanzar a pasos agigantados en la recuperación y mejoría de su mercado laboral, pues el problema no es tan solo la pandemia, sino los problemas estructurales que desincentivan la formalidad y que, por lo tanto, conducen a la precariedad en los puestos de trabajo. La esperanza está en que este tema sea analizado a fondo y se diseñe una gran reforma o conjunto de reformas que apunten a erradicar estos problemas de raíz.

Síguenos en Google Noticias