Publicidad
27 May 2022 - 7:22 p. m.

Productores de Nariño fueron certificados para exportar lima

Son 99 los pequeños agricultores certificados que podrán buscar mejores precios para su lima, en el mercado internacional.
El Leiva y El Rosario (Nariño) se cultivaron el 34 % de las 136 hectáreas de lima ácida Tahití.
El Leiva y El Rosario (Nariño) se cultivaron el 34 % de las 136 hectáreas de lima ácida Tahití.
Foto: Cortesía ITC

Fueron 99 los pequeños productores de lima ácida Tahití de Leiva y El Rosario (Nariño, Colombia) obtuvieron certificaciones habilitantes para la exportación. Por eso ahora podrán vender sus frutas en el mercado internacional y, de este modo, aumentar sus ingresos.

Las certificaciones obtenidas comprenden el Registro Predio Exportador (RPE) otorgado por el Instituto Agropecuario Colombiano (ICA), el Certificado Orgánico y la acreditación Global G.A.P. Este proceso requirió una inversión de 500 millones de pesos en infraestructura predial para 136 hectáreas con cultivos en edad productiva de lima ácida Tahití, el 34 % de ellas están en Leiva y El Rosario.

“Para nosotros, como productores, tener las certificaciones de calidad significa un gran avance, porque mejoramos nuestras condiciones de vida como limoneros y la situación económica de nuestros hogares” relata Ana Milena Ñáñez, productora de la Asociación Agropecuaria Santa Lucía Leiva.

Le puede interesar: Carrera de obstáculos para aprovechar buenos precios del aguacate en el exterior.

Las certificaciones fueron el resultado de las actividades del Centro de Comercio Internacional (ITC, por sus siglas en inglés) en el norte de Nariño con el proyecto “Colombia PUEDE: paz y unidad a través del desarrollo productivo y el comercio”, un proyecto financiado por la Unión Europea, a través del Fondo Europeo para la Paz.

Leonardo Rosero, agricultor de la zona, señala que “obtener las certificaciones fue difícil porque los limoneros no sabíamos qué era el [Certificado] Orgánico ni Global [G.A.P.]. Pero ahora que tenemos los conocimientos, podemos comercializar mejor nuestro producto”.

“Es supremamente gratificante ver la transformación de los agricultores. En el 2019, cuando llegamos con el proyecto, tenían una concepción distinta y hoy en día pasan de ser campesinos a empresarios. Eso es lo que se han creído y lo que han puesto en marcha. Para nosotros, ver la evolución, no solo en lo técnico sino en lo humano y en lo personal, es maravilloso”, expresa Paola González, asesora técnica del proyecto.

Lea: El secreto de la carne de cerdo para ser de los alimentos que menos ha subido.

Para el ITC uno de los grandes desafíos que tienen los productores de lima ácida Tahití en ese lugar es el de mejorar las condiciones de producción y comercialización de su producto. Ese es el propósito de las certificaciones.

Pedro Arteaga, agricultor del gremio de limoneros, reconoce que este hecho “garantiza que haya producciones sostenibles, mayor demanda de mano de obra y mayores ingresos, no solo para los productores, sino para las personas que hacen parte integral del proyecto y de las comunidades de la región”.

El proyecto continúa trabajando en la certificación de 20 predios más con el RPE y 38 fincas más con Global G.A.P. Asimismo, para impulsar el desarrollo rural del departamento, se pusieron en marcha las obras para la construcción de un nuevo centro de acopio en el municipio de El Rosario para beneficiar a dos organizaciones de campesinos y a 25 familias que se dedican a la producción de lima ácida Tahití en Nariño.

💰📈💱 ¿Ya te enteraste de las últimas noticias económicas? Te invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias