Es una operación privada, dice el Gobierno

¿Qué implicaría que Drummond venda sus operaciones en Colombia?

La minera registró el año pasado uno de los mayores niveles de producción, superando a su directo competidor, Cerrejón.

La multinacional estadounidense comenzó a explorar mercado para potencial negocio. / Archivo - El Espectador

Como en la década de los 80, cuando Drummond evaluó alternativas de inversión en varias zonas del mundo y escogió a Colombia, ahora los herederos de Garry Neil Drummond, fallecido en 2016, exploran el interés del mercado mundial por las minas de carbón, “instalaciones ferroviarias y un puerto oceánico de clase mundial en Colombia”.

El anuncio de que la casa matriz había seleccionado a Goldman Sachs & Co. LLC para “explorar opciones de inversión” causó alguna sorpresa en el sector del carbón de un país que se ha consolidado como el cuarto productor de este mineral en el mundo.

La exploración es para ver si hay algún interés o no, dijo un vocero de la multinacional del carbón en Colombia, quien pidió la reserva de su nombre. “Es natural que los empresarios, dependiendo de cómo se comporte la economía mundial, vayan modificando su objeto social. En ese sentido parece que el querer liquidar parte de los intereses (de Drummond) en Colombia hace parte de su estrategia”, consideró el analista Wilson Tovar, gerente de investigaciones de la firma Acciones & Valores.

El ministro de Minas y Energía, Germán Arce, aseguró que esta “es una operación privada”.

Drummond aterrizó en el país en 1987. Le fueron entregados “los derechos para la exploración, explotación y exportación de carbón localizado en el departamento del Cesar, específicamente en el área comprendida entre los municipios de El Paso, La Jagua de Ibirico y Chiriguaná”, según información de la misma empresa.

En el sector de la industria del carbón el anuncio de la multinacional Drummond cayó con sorpresa, indicó Jaime Olivella Celedón, presidente de la Federación Nacional de Productores de Carbón de Colombia.

En 2016, el valor agregado del sector minero aumentó 4,7 %, alza que obedeció a un crecimiento de 5,7 % en el carbón mineral. De hecho, Drummond registró el año pasado uno de los mayores niveles de producción, superando a su directo competidor, Cerrejón.

De acuerdo con el vocero de Drummond, la decisión se toma porque es un gran momento del mercado. En los últimos dos años, a la empresa le ha ido muy bien. “En 2017 tuvimos la mayor cifra de exportación y de producción de carbón en el país y sobrepasó al Cerrejón”, dijo. En ese año, la producción de carbón de la multinacional estadounidense superó los registros históricos, pues llegó a una cifra cercana a las 32,5 millones de toneladas. En 2016, la multinacional exportó aproximadamente 32,6 millones de toneladas de carbón a clientes en más de 24 países en todo el mundo.

La empresa destacó que desde 1995, cuando comenzó la producción y exportación de carbón, la presencia de Drummond ha sido importante para la economía regional y nacional. En 2009 inició la explotación de su segundo proyecto, El Descanso. De acuerdo con cifras de la compañía, hay cerca de 2.000 millones de toneladas de reservas en los proyectos La Loma, El Descanso, Rincón Hondo, Similoa y Cerrolargo.

En la actualidad explora el desarrollo de proyectos de gas metano asociado a fuentes no convencionales como carbón y gas de esquisto. También cuenta con dos contratos para el desarrollo de estas iniciativas, uno en el Cesar y el otro en La Guajira.

Pero no todo ha sido color de rosa en la historia de Drummond en Colombia. Quizá el escándalo más recordado de la compañía sea la imposición de una sanción de $6.965 millones por la contaminación del mar en Ciénaga (Magdalena) con casi 1.900 toneladas de carbón. La multa fue impuesta en diciembre de 2013. En un artículo publicado por este diario en 2009, Salomón Kalmanovitz también recordó huelgas de trabajadores en 1998 y 2006 que afectaron a la empresa, así como una multa por detrimento patrimonial (US$70 millones, 2007) y una sanción por mala liquidación de regalías (US$48 millones, 2008).

“Vender la mina de carbón de Drummond sería una negociación que no la entiendo, porque la explotación todavía tiene muchas reservas y, además, el precio del carbón cercano a los US$70 en puerto es bueno, porque Drummond tiene un transporte ferroviario que le cuesta la décima parte del valor normal”, señaló Olivella Celedón. Precisamente en el anuncio de negocio, la empresa carbonera contempla “…instalaciones ferroviarias y un puerto oceánico de clase mundial en Colombia”.

Analistas del mercado local consideran que la exploración de negocios que hace Drummond es una oportunidad para el país. No es un desafío para Colombia, al contrario, abre la puerta para nuevas oportunidades. Al designarse una banca como Goldman Sachs, “básicamente lo que está diciendo es: tenemos un comercial que puede llegar a alcanzar a los grandes inversionistas en el planeta”, destacó Tovar.

“Hay muchas multinacionales interesadas en explotar este tipo de recursos y seguramente lo que veremos es una transición a otros inversionistas que, como la Drummond, creen en Colombia”, dijo el representante de Acciones & Valores.

“Noticias de este sector resultan relevantes dada la importancia del carbón en las exportaciones y en el balance de las cuentas externas del país”, indicó David Cubides, economista de Itaú en Colombia.

En 2011, la firma japonesa Itochu Coal Americas, Inc. se convirtió en socio de Drummond al adquirir el 20 % de las operaciones de la compañía en Colombia.

Temas relacionados