Algunos han tenido que cerrar sus redes sociales

Víctimas de Merlim Network se demandan entre sí

Promotores del multinivel, sobre el que recaen más de 70 denuncias por estafa, indican que las personas a las que convencieron de afiliarse los señalan de ser cómplices. Supersociedades invita a denunciar en sus oficinas.

Afiliarse a Merlim cuesta entre US$330 y US$930. / iStock

Crece el desespero de las víctimas de Merlim Network, un multinivel que el pasado 26 de agosto dejó de pagarles a sus afiliados. Por su peculiar sistema de compensación tuvo una gran popularidad: al pagar una membresía de entre US$330 y US$930 se accedía a los juegos para celular creados por Magitek (la dueña de Merlim), y con tan sólo jugar media hora al día paga entre US$4 por la primera y US$11 por la segunda. Además, pagaban más de US$40 por afiliar a dos personas y que éstas hicieran lo mismo. Un modelo que no es permitido en Colombia, razón por la cual la Superintendencia de Sociedades alertó en julio que esta red no podía operar en el país. (Lea Directivos del Multinivel Merlim Network impulsaron afiliación fuera de Colombia)

El problema es que la modalidad con la que operaba la empresa dificulta asignar responsabilidades: para empezar, desde enero de 2017 Magitek informó que retiraba el servicio de Colombia, pero las personas siguieron afiliándose por Panamá. De hecho, El Espectador reveló ayer que los mismos directivos de la empresa fueron los que motivaron a los colombianos para que se afiliaran por otras naciones para seguir usando el servicio dentro del país. (Lea El limbo jurídico del multinivel Merlim Network: colombianos se registran por Panamá)

Por eso el superintendente de Sociedades, Francisco Reyes, expresó la semana pasada que “por estar ubicada en otro país, la única forma de ir detrás de los responsables es a través de una cooperación internacional”.

Este diario habló con varios afectados por este multinivel, y un rasgo común de todos es que prefieren mantenerse anónimos, pues no quieren que se les vincule con un caso de afiliación ilegal de multinivel (por eso es que muchos no han denunciado). Se encontró que el desespero de no poder reclamarle a la empresa ha generado tensión entre las víctimas: entre los que afiliaban y los que fueron afiliados.

Sobresale el caso de un estudiante de una reconocida universidad del país, que para proteger su identidad lo llamaremos Arturo, y era uno de los que logró obtener un alto rango en Merlim por su intensivo trabajo afiliando: cuenta que daba charlas grupales por lo menos una vez a la semana. Además, tenía cuatro celulares y varias membresías en la red para incrementar sus ganancias.

“Aunque no perdí plata, estoy siendo presionado por las personas que afilié. Sobre todo, de las que ayudé a inscribir en julio. En Merlim se necesitaba entre dos o tres meses para recuperar la inversión, por lo que perdieron gran parte de lo que invirtieron. El caso que más me inquieta es el de una niña que se metió con la familia, perdieron alrededor de US$1.000 ($3 millones), y los papás me quieren demandar. Creen que soy cómplice de la estafa. Tuve que cerrar mis redes sociales, pues muchos seguidores me conocían por trabajar en la red (Merlim). Sin embargo, en las presentaciones fuimos honestos desde el principio: les dijimos que, desde enero, Magitek vio que el negocio no se podía desarrollar en Colombia y retiraron el servicio del país. Que si se querían afiliar tocaba desde Panamá”.

Ricardo es otra víctima que cuenta avergonzada su caso en Merlim. Indicó que “en la universidad llevábamos poco afiliando, menos de cinco meses. Además, éramos un equipo pequeño, de menos de cinco personas, por eso es que por el momento nadie quiere demandarnos. Tanto yo como mi familia perdimos plata, pero todos conocían los riesgos. En lo personal, no pienso perder el tiempo denunciando a la empresa”.

Daniel, otro afectado, explica que “se creó un discurso bastante convincente. Se decía que Colombia era un país que limitaba el crecimiento. Así como Uber era una oportunidad de fomentar la economía de las nuevas tecnologías de la información, Merlim intentaba innovar la manera en que la gente trabaja. Y así como Uber era “ilegal”, Merlim también. Pero que gracias al apoyo de la gente que lo usa, es fuerte. Gané cerca de US$3.000, pero los volví a invertir y los perdí”. Esta víctima reveló audios que recomendaban declarar las ganancias del multinivel como ingresos por internet, como hacen los youtubers.

Frente a este multinivel, la Superintendencia dijo este lunes que reitera que “Merlim no está autorizada para operar en Colombia, que ha realizado dos inspecciones en la última semana al domicilio en Barranquilla, donde venían promoviendo sus actividades. Dos investigadores de la regional (Barranquilla) preparan un informe para trasladar el caso a Bogotá. Las víctimas pueden presentar las denuncias a la Superintendencia”.

Ya van más de 70 denuncias en contra de Merlim, principalmente de Barranquilla, que fue en donde estalló el escándalo el pasado 26 de agosto. Pero reportes difundidos por diferentes medios de comunicación, como El Heraldo, confirman que existen afectados por todo el país. Algunas personas habrían perdido más de $90 millones.

Temas relacionados