23 Jun 2021 - 3:57 p. m.

Warren Buffett deja la Fundación Gates y dona US$4.100 millones de su fortuna

El multimillonario dimitió como fideicomisario en momentos en que la organización lidia con la agitación generada por el divorcio de Bill y Melinda Gates.

Agencia Bloomberg

Agencia Bloomberg

Warren Buffett dimitió como fideicomisario de la Fundación Bill y Melinda Gates en momentos en que la organización benéfica lidia con la agitación generada por el divorcio de sus fundadores. El multimillonario también se encuentra en el centro de una controversia sobre los ultrarricos y los impuestos.

“Mis objetivos están 100 % sincronizados con los de la fundación”, dijo el miércoles Buffett, de 90 años, en un comunicado en el que también anunció que había llegado a la mitad de la donación de todas sus acciones de Berkshire Hathaway Inc. a organizaciones benéficas.

Lea también: La cuidada imagen ‘geek’ de Bill Gates comienza a desvanecerse

Buffett ha aportado más de US$27.000 millones de su propio dinero a la organización benéfica durante los últimos 15 años. Es uno de los tres miembros de la junta de la Fundación Gates, junto con Bill Gates y Melinda French Gates, quienes anunciaron el mes pasado su separación tras 27 años de matrimonio.

El multimillonario o mencionó el divorcio como motivo de su renuncia, al tiempo que hizo una declaración más amplia sobre sus objetivos filantrópicos, impuestos y riqueza dinástica.

Buffett ha enfrentado críticas en las últimas semanas en el marco de una investigación de ProPublica sobre la forma en que ciertas personas adineradas, incluido el presidente y director ejecutivo de Berkshire, pagan tasas impositivas bajas en relación con sus fortunas. Buffett dijo que sus contribuciones por US$41.000 millones a cinco fundaciones han generado solo alrededor de 40 centavos de ahorro de impuestos por cada US$1.000 donados.

“Eso es porque tengo relativamente pocos ingresos”, dijo Buffett en el comunicado. “Mi patrimonio permanece casi en su totalidad en negocios que pagan impuestos que poseo a través de mis acciones de Berkshire, y Berkshire reinvierte regularmente las ganancias para hacer crecer aún más su producción, empleo y ganancias. Los ingresos que recibo de otros activos me permiten vivir como deseo”.

Le sugerimos leer: Un acuerdo fiscal global para los ricos, no para los pobres

Dijo que es “apropiado” que el Congreso revise periódicamente la política fiscal para las contribuciones benéficas, especialmente cuando ciertos donantes se vuelven “imaginativos”.

La renuncia de Buffett a la junta de la Fundación Bill y Melinda Gates marca otro cambio en la larga asociación y amistad con Bill Gates.

Buffett y Gates suelen jugar al bridge juntos y han viajado en grupo a lugares como China. Gates formó parte de la junta de Berkshire, antes de anunciar el año pasado que dejaría ese puesto. El director ejecutivo de Berkshire decidió en 2006 donar la mayor parte de su patrimonio a la fundación Gates, en parte porque la pareja hace un “trabajo mucho mejor” en la gestión de esas operaciones benéficas que el que Buffett dice que podría hacer.

Le puede interesar: Nerviosismo en mundo de la filantropía por divorcio de los Gates

Gates ha convertido la fundación en una fuente inagotable de donaciones benéficas, en parte debido a su posición como la cuarta persona más rica, con una fortuna de US$144.700 millones, según el Índice de multimillonarios de Bloomberg.

Tres fideicomisarios es un número inusualmente pequeño para una organización de su tamaño. La Fundación Ford, que tiene aproximadamente una quinta parte del tamaño de la Fundación Gates, cuenta con 15 miembros en su junta. La Fundación Rockefeller, con una décima parte del tamaño, nunca tiene menos de 12.

El divorcio lo puso en una posición incómoda, como desempate para los dos ex, dijo Greg Witkowski, profesor titular de administración de organizaciones sin fines de lucro de la Universidad de Columbia.

Vea más: Esta es la propuesta de reforma tributaria que busca que los más ricos paguen más

“Con sólo tres miembros de la junta, realmente se puso mucha atención al papel de Warren Buffett en medio de eso”, señaló Witkowski poco después del divorcio. “En una configuración ideal, habrían tenido más fideicomisarios”.

Mark Suzman, director ejecutivo de la fundación, dijo a los empleados el mes pasado que está en conversaciones para fortalecer “la sostenibilidad a largo plazo y la estabilidad de la fundación”. Suzman “es una excelente selección reciente que cuenta con todo mi apoyo”, dijo Buffett en el comunicado.

El ejecutivo señaló el mes pasado que no se ha tomado ninguna decisión sobre las medidas futuras que se deben adoptar, pero agregó que Bill Gates y Melinda French Gates han “reafirmado su compromiso con la fundación y continúan trabajando juntos en nombre de nuestra misión”.

Buffett ha estado retirando sus compromisos de viaje en los últimos años, incluyendo la renuncia a la junta de Kraft Heinz Co. en 2018. El director ejecutivo sigue dirigiendo su extenso conglomerado valorado en más de US$634.000 millones, pero recientemente señaló que Greg Abel, un vicepresidente que supervisa todas las operaciones no relacionadas con seguros de Berkshire, es actualmente el principal candidato para sucederlo si se retira.

En 2006, Buffett dijo que repartirá todas sus acciones de la empresa a organizaciones benéficas. En el comunicado del miércoles, señaló que con el reparto más reciente de US$4.100 millones llegó a la mitad de ese objetivo.

“En junio de 2006, tenía 474.998 acciones ‘A’. Ahora, tengo 238.624 acciones, por un valor de alrededor de US$100.000 millones”, señaló, y todas ellas destinadas a la filantropía.

“Por favor, entiendan que estos comentarios no son un canto de cisne”, dijo el inversionista multimillonario en el comunicado. “Todavía me gusta estar en el campo y llevar la pelota. Pero está claro que estoy jugando en un partido que, para mí, ha pasado del último cuarto al tiempo extra”.

Comparte: