17 Aug 2020 - 5:21 p. m.

A quien corresponda (Cuentos de El Magazín)

Hoy siento el corazón en pausa. Venía latiendo muy rápido, con una fuerza e impulso que quizás antes no había sentido. Hoy tal vez es momento de una pausa y observar y detallar cada paso y cada prisa.

Camila Melo Parra

Vengo de meses de absoluta dicha, una dicha que abracé como un regalo luego de tantas búsquedas y hallazgos frágiles. De desencuentros y desesperanzas. Además, ahí estaba él. Un ser increíble con el que empecé a creer en talismanes, en secretos y en la fascinación de las simples cosas, pero de a dos. Un dos que no sigue reglas o formatos. Dos que no somos solo dos, con conocimiento de causa.

Le sugerimos leer Pieza musical (Cuentos de El Magazín)

Tantas fortunas en tan pocos actos. “Es más mío lo que sueño que lo que toco”, es uno de mis mantras de Drexler, y sí, sí que he soñado a su lado. Parece que el tiempo solo es espuma que se deshace bajo las plantas de mis pies y este sentimiento. Y el amor, el amor es el océano mismo que nos devora y nos absuelve de toda culpa y dolor. Recuerdo su primer beso tanto como el último. Y todas esas noches en las que durmiendo a solas anhelé estar en su regazo, ad portas de su caricia, de sus ojos de noche para amanecer. Recuerdo el sabor de sus labios a fruta madura y la destreza en que desnudaba cada una de mis historias y tramos. La fascinación de su nombre, su verbo y su carne. Esa forma de hacerle quite a la vida y las fronteras. Ese coraje de lanzarnos al vacío frágiles llenos de quiebres, inseguridades y a veces pausas.

Esa entrega de ser movimiento en esos días en los que todo pasaba en cámara lenta. Esa dulzura de lo cotidiano y de querer vivir un ratito para siempre, pese a estar llenos de torpezas e incertidumbres. Llamarlo amor, frenesí, deseo, anhelo, quimera, epifanía. Escuchar su voz mientras leo los poemas que jamás le entregaré o besar otros labios sabiendo que no serán los suyos, mientras mi corazón está en la misma pausa que ahora.

Comparte: