El Magazín Cultural
Publicidad

El suajili, la lengua que conecta África y seduce al mundo

Para el instructor de suajili, Julius Wambua, este idioma es una lengua “romántica” y con un pasado muy interesante, llena de rimas y sonidos bonitos, y con una gran capacidad de interconexión entre diferentes continentes del mundo.

Andrea Sanz Yus - EFE
19 de agosto de 2023 - 12:15 a. m.
La doctora en Suajili e Historia de la Universidad Kenyatta, Sussy Khaadi Nandama, posa con un "leso" puesto en las calles de Nairobi durante una entrevista que ha concedido este viernes y donde ha asegurado que "Si utilizamos el suajili en África, va a traer unidad, identidad y una cultura específica, porque el suajili está lleno de cultura". EFE/ Andrea SY
La doctora en Suajili e Historia de la Universidad Kenyatta, Sussy Khaadi Nandama, posa con un "leso" puesto en las calles de Nairobi durante una entrevista que ha concedido este viernes y donde ha asegurado que "Si utilizamos el suajili en África, va a traer unidad, identidad y una cultura específica, porque el suajili está lleno de cultura". EFE/ Andrea SY
Foto: EFE - Andrea SY

“Si utilizamos el suajili en África, va a traer unidad, identidad y una cultura específica, porque el suajili está lleno de cultura”, declara en Nairobi Sussy Khaadi Nandama, doctora en Suajili e Historia de la Universidad Kenyatta, situada en la capital keniana.

Junto a la cultura suajili, aparecen comportamientos, comida y ropa, como por ejemplo el “leso”, pieza de tela con proverbios suajilis que utilizan las mujeres en la cintura y en el pelo.

Según afirma Wambua, el suajili es una gran influencia cultural que "será capaz de conectar África", pues no hace referencia a ningún grupo étnico específico.

El viaje del suajili

La unión e identidad africana que representa esta lengua bantú, unos de los diez idiomas más hablados en el mundo, ha llevado a más de 200 millones de personas a hablarla en África, donde Tanzania y Kenia son los países que más hablantes acogen.

Le sugerimos: Fútbol hipertextual (Fútbol paradójico)

El viaje del suajili comenzó expandiéndose por el continente y hoy se habla ya en Ruanda, Burundi, República Democrática del Congo (RDC), Somalia, Comoras, Mozambique, Zambia, Malaui y Madagascar.

Pese a que en Uganda no es común hablar suajili y es un idioma asociado a las fuerzas de seguridad, el Gobierno intenta promover su uso, y en 2022 comunicó que la asignatura de suajili sería obligatoria en escuelas primarias y secundarias.

Asimismo, Malaui también anunció la introducción de esta lengua en el currículum escolar para fomentar los lazos con Tanzania, y adoptó el suajili como lengua oficial en 2022.

Rusia, Italia, Colombia o China también se suman a las iniciativas educativas de promoción de este idioma para estrechar lazos con países africanos.

Tras combinar su pasión por los viajes y sus actividades académicas, la lingüista, hispanista, investigadora y docente de la Universidad de Bolonia (Italia), Rachele Fioritti, decidió viajar a Nairobi para aprender suajili.

“Creo que en una situación futura no muy lejana, el suajili podría convertirse en la lengua franca de África, y una de las lenguas africanas más estudiadas”, comenta a Fioritti, al confesar su “fascinación” por este idioma.

“En esta lengua ves la base bantú, los componentes árabes en el léxico, y a la vez toda su historia, con sus préstamos del inglés y del portugués”, añade la lingüista, que describe esta lengua como “lógica, directa y muy regular”.

Podría interesarle: Antes y después de Barbie

El suajili es hoy uno de los idiomas oficiales de la Comunidad de África Oriental (EAC), la Unión Africana (UA) y la Comunidad de Desarrollo de África Meridional (SADC), y la Unesco declaró en 2021 el 7 de julio como el Día Mundial del Idioma Suajili.

Lengua de la costa

El nombre de esta lengua proviene del término árabe "sahil", que significa "costa", pues nació en la costa este africana.

“Lo primero que diría es que el suajili es una lengua bantú que se encuentra en la costa de Kenia, y ahí está el origen”, asegura Nandama.

Tras muchos estudios, surgieron tres escuelas de pensamiento sobre su posible origen.

“Una dice que nace del árabe, otra que es una mezcla entre el árabe y el bantú, y una tercera que es sólo bantú. Yo opino que es sólo bantú, pero luego adoptó términos del árabe, del inglés y del portugués”, explica Nandama, al precisar que el 40 % del vocabulario viene del árabe.

La tribu costera de los Wangozi fue la primera en hablar suajili y, según Nandama, un malentendido de los árabes al escuchar a los Wangozi presentarse como "wasahil" ("gente de la costa") creó el término "suajili", que se mantuvo hasta la fecha.

Antes de que el suajili fuese considerado un símbolo de independencia cultural y unidad del continente, los colonizadores europeos utilizaron esta lengua como una forma de control.

Le puede interesar: Un viaje turbio por la vida de Edgar Allan Poe en el Teatro Colón

“Para conquistar a alguien tienes que entender y comunicarte, entonces aprendieron suajili”, explica Wambua sobre los británicos y su colonia establecida en Kenia desde 1920 a 1963.

Tras la independencia de Kenia, Uganda y Tanzania, el suajili comenzó a resurgir entre los africanos, representando de nuevo la unidad del continente, y con presencia incluso en diferentes ámbitos y partes del mundo.

“Hakuna matata”

El suajili también dio el salto al cine, como en la famosa película de Disney “El Rey León” (1994), en la que aparece la célebre frase "Hakuna Matata", que significa "ningún problema".

Esta expresión es muy conocida y se asocia a la cultura suajili, al igual que otras palabras del filme, como “simba”, que significa león, o “rafiki” (amigo).

El suajili ha contribuido a la formación de una identidad panafricana compartida y, sin duda, es un elemento clave en la cultura del continente.

Por Andrea Sanz Yus - EFE

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar