El Magazín Cultural

Publicidad
24 Apr 2021 - 2:00 a. m.

Poder y gloria: una estética retrofuturista militar egipcia

Presentamos un análisis de tres aspectos claves: la descolonización de los museos, el legado de la Primavera Árabe y cómo el esplendor de este evento propulsa el posicionamiento del poderío internacional egipcio.

Valeria Akl

El estilo retrofuturista militar egipcio. / AP
El estilo retrofuturista militar egipcio. / AP
Foto: Agencia AP

Tras una década de la Primavera Árabe, Oriente Medio ha sido azotado por obstáculos geopolíticos que han enmarcado conflictos, como la guerra civil en Siria, la guerra en Yemen, la decadencia del Estado libanés y las enormes cifras de inmigrantes que se han visto obligados a abandonar sus hogares y huir de una guerra que pareciera no tiene fin. Exactamente diez años después de las manifestaciones en contra de Mubarak nos encontramos con un Egipto que exhibe una conmemoración a su pasada civilización y que insinúa ser un Estado competente de salvaguardar su tesoro arqueológico.

El sábado 3 de abril las calles de El Cairo contemplaron un extraordinario desfile con fuertes referencias militares y una estética retrofuturista referente al art deco, inspirado precisamente en las excavaciones de Carter en el Valle de los Reyes. En el recorrido de siete kilómetros el Desfile dorado del faraón transportó 22 momias, de las cuales 18 eran reyes y cuatro reinas, hacia el nuevo Museo Nacional de Civilización Egipcia. El evento contó con la participación de todas las entidades gubernamentales, civiles e incluso prominentes figuras públicas del país. Todo este conjunto de símbolos exaltaba al gobierno de Abdelfatah el-Sisi y resaltaban la importancia turística e histórica del país del algodón.

Le invitamos a leer: Día del Idioma: América o la utopía del Nuevo Mundo

De este suceso se pueden analizar tres temáticas: la descolonización de los museos, el legado de la Primavera Árabe y cómo el esplendor de este evento propulsa el posicionamiento del poderío internacional egipcio. La descolonización de los museos es un fuerte debate que recientemente se ha venido dando en las academias e instituciones para expandir las perspectivas que van más allá de la blanca colonial. Dentro de este debate se ha cuestionado la autoridad de instituciones del norte global en poseer material patrimonial de países anteriormente colonizados. El nuevo Museo Nacional de la Civilización Egipcia, al ser completamente otorgado al patrimonio histórico del país y contar con el respaldo de la Unesco, se está sugestionando como legítimo para exhibir y resguardar los tesoros de su territorio. Cuestionando así la superioridad que se han adjudicado las instituciones del norte global, que en muchas ocasiones poseen objetos usurpados.

Asimismo, la logística para la construcción de este museo y la curaduría de la exhibición que, me atrevo a decir incluye este desfile, ha representado un gran ahínco estatal. Además de preparar los artefactos para su propia exhibición en el museo, debieron coordinar el transporte de estos en cajas de nitrógeno líquido para mantener las momias intactas. Adicionalmente, las momias fueron puestas a prueba en un laboratorio para que su debida exhibición pudiese ser instalada en el museo.

El país del Nilo se encuentra bajo escrutinio internacional por su constante censura y hostigamiento hacia periodistas y activistas sociales. Pero antes de llegar a este punto, Egipto se unió a la ola de protestas que comenzaron a desencadenarse en Túnez en 2011, y esta iniciativa vio caer al mandatario de tres décadas Hosni Mubarak. Se eligió de manera democrática a Mohamed Morsi en 2012, sin embargo, al poco tiempo Morsi fue destituido tras un golpe de Estado coordinado por el actual presidente, quien logró subir al poder en 2014, apuntando en cargos políticos a militares y colegas cercanos.

Además: Cumbre internacional de teatro y premio a la directora Patricia Ariza

El gobierno de El-Sisi se ha caracterizado por su persecución hacia la prensa y los opositores que le cuestionen, llegando incluso a medidas de encarcelamiento y tortura. Ha sentenciado a personas que se han atrevido a participar en manifestaciones en contra de su gobierno. Estas ejecuciones extrajudiciales han afectado especialmente a grupos seculares, como la Hermandad musulmana y a grupos feministas. No sobra agregar que el cuerpo policial ha hostigado en especial a mujeres, violándolas y golpeándolas. No olvidemos la reminiscente imagen que circuló por el mundo cuando un grupo de policías despojó a una mujer de su abaya dejando así al descubierto su ropa interior mientras que la violentaban y golpeaban sus senos y su vientre.

Esta procesión tuvo gran acogida por parte de la prensa egipcia e internacional, y este display de poderío sin duda involucró fuertemente símbolos militares que reverencian al actual gobierno egipcio. Por ejemplo, estas reliquias fueron transportadas en vehículos similares a tanques de guerra con una estética reminiscente a los años 20. Estos carros fueron custodiados por 60 motocicletas y 150 caballos y jinetes; al final del destino el propio El-Sisi fue quien dio la bienvenida a las momias junto con la filarmónica de El Cairo y 21 cañones que dispararon en su honor. El poder y la gloria fueron empleados en este desfile y, además de contar con una fuerte presencia estatal, la participación de actores no estatales como actores e influenciadores generó mucha circulación en redes sociales. Por otra parte, el evento utilizó aspectos sartoriales para enfatizar la soberanía del Estado egipcio, contó con estilistas y diseñadores de vestuario que crearon suntuosas prendas de la antigua civilización y exhibieron una paleta de colores que destacaban los dorados y plateados, enfatizando así el poderío egipcio.

El futuro de la región de Oriente Medio está por verse, la pandemia ha agravado más las situaciones políticas y ha obstruido una de las grandes fuentes económicas de la región: el turismo. Egipto especialmente ha sido duramente golpeado por esta coyuntura y justamente este evento funciona para atraer potenciales turistas e inversionistas hacia el país. Es importante agregar que Egipto cuenta con planes futuros de mover la capital de El Cairo hacia una nueva ciudad alejada de la arteria en donde brotó la antigua civilización. Esta nueva capital contará con edificios ultramodernos y replicará el oasis que los emiratíes lograron hacer en Dubái. Con esto, el presidente busca generar avances en materia internacional y poner al país como centro de atención en la pospandemia.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.