El Magazín Cultural
Publicidad

Sergio Cabrera: el eterno retorno a China

El nuevo embajador de Colombia en China ya ha estado en el país asiático, como cineasta y también como militante político.

18 de agosto de 2022 - 07:49 p. m.
Sergio Cabrera fue nombrado embajador de Colombia en China, en reemplazo de Luis Diego Monsalve.
Sergio Cabrera fue nombrado embajador de Colombia en China, en reemplazo de Luis Diego Monsalve.
Foto: Getty Images

La de Sergio Cabrera ha sido una vida de película, casi como aquellas que lo han catapultado a la fama. El director de La estrategia del caracol, Golpe de estadio y Perder es cuestión de método no vivió una juventud como cualquiera. Su vida estuvo profundamente influenciada por su padre, el actor español Fausto Cabrera Díaz, quien llegó a este país huyendo de la dictadura de Franco y la guerra civil que desató. Cabrera Díaz fue pionero en la televisión colombiana y, eventualmente, su hijo le siguió los pasos. Incluso, llegaron a trabajar juntos en el mundo audiovisual, ya que fue Fausto Cabrera quien encarnó al personaje de La estrategia del caracol, Jacinto Ibarburen.

Si le interesa seguir leyendo sobre El Magazín Cultural, puede ingresar aquí 🎭🎨🎻📚📖

La militancia maoísta

Pero su la influencia de su padre en la vida de Sergio Cabrera inició muchas décadas antes de la célebre película colombiana. De hecho, fue durante la Revolución Cultural de Mao Zedong en China, en los años sesenta. En ese momento, la familia Cabrera se desplazó hasta el continente asiático para luchar por la causa comunista. Allí, con 13 años el ahora diplomático aprendió mandarín y vivió en el Hotel de la Amistad, en Pekín. “Era un paraíso para los niños y el hotel en el que vivíamos era fantástico. Al cabo de tres meses olvidé por completo Colombia y me instalé en la forma china de vivir. La Revolución cultural fue terrible, pero incluso con eso China era un país ejemplar”, afirmó Cabrera en entrevista con El País. China se convirtió en el país de su primera militancia, como parte del comando estudiantil de los Guardias Rojos. Años después haría lo propio como parte del Ejército Popular de Liberación (EPL), la guerrilla colombiana de corte maoísta.

Le recomendamos: Sergio Cabrera lleva a Aleida a la dimensión teatral

La historia de Sergio Cabrera y su hermana Marinela está documentada en el libro de Juan Gabriel Vásquez Volver la vista atrás. La obra es el resultado de 30 horas de conversación entre el escritor y el cineasta. Al respecto, Cabrera le dijo al mencionado diario: “Sentí que el libro había cumplido su función, un pequeño homenaje a una generación que se la jugó. Nos la jugamos. Le dije un día a Juan Gabriel: “No lo logramos. Pero que nos quiten lo bailado”. Se hizo el esfuerzo. No vivo orgulloso, pero vivo contento de haber hecho el esfuerzo. Y no es cierto que no hayamos logrado nada. Algo se logró. En Colombia (y de esto no es consciente la derecha) los progresos sociales y políticos son fruto de una fuerza opositora, incluso armada. La Constitución de 1889 se cambió en 1991 y eso fue generado por dos movimientos guerrilleros, el EPL, en el que yo militaba y que se había amnistiado, y el M-19. Y esa Constitución, que no es perfecta, permite el juego democrático tal como se ha seguido haciendo. Si algo hicimos, de algo sirvió”.

El exmilitante dice que dejó la lucha por el miedo que le suscitaba. De acuerdo con él, el miedo es incompatible con el fanatismo, en la medida que para ser fanático hay que estar dispuesto a morir. Eventualmente, transitó al cine y del cine a la política, al ser congresista por el partido Colombia Siempre, cargo que habría dejado por amenazas en su contra. Aquello lo tilda como “una locura”, pero lo había movido Platón y su frase “si desprecias a los políticos terminarás siendo gobernado por los políticos que desprecias”.

Le podría interesar: Sergio Cabrera promueve el cine colombiano en Pekín

La defensa de la diversidad en el cine

Cuando su carrera como cineasta ya había despegado, Cabrera regresó a China para el lanzamiento del ciclo de cine colombiano en Pekín, en 2015. Tanto en Shanghái como en Colombia afirmó que “para ser interesante, el cine debe mostrar la realidad y decir la verdad”.

“Aunque los cineastas sabemos en España, en Colombia, en China, que la gente prefiere las comedias, uno se pone a ver y la mayoría de las películas que se hacen en estos países son dramas, porque los cineastas por lo general son gente muy sensible a los problemas sociales, sienten una gran responsabilidad social”, aseguró en aquel momento.

En entrevista para El Espectador el realizador hizo énfasis en la importancia de tener cine en Colombia más allá del que viene de Hollywood. “Si entras a una librería y encuentras que el 95 % de los libros están escritos en una sola ciudad del mundo y en un solo idioma, te sentirías agobiado. ¿No tengo derecho a leer la literatura de la India, China, África, Europa, Chile o Bolivia?”, aseguró. El director ha hecho un llamado a darle más protagonismo al cine independiente y a las producciones locales que cuenten historias diversas a las que muestran los filmes estadounidenses.

“Si en un principio un país no tiene cine, después no tiene teatro, tampoco ballet, ni música y terminamos convertidos en una fábrica”, aseveró Cabrera, quien regresará una vez más a China, esta vez como embajador.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar