Publicidad
1 Apr 2022 - 2:00 a. m.

Sergio Cabrera lleva a Aleida a la dimensión teatral

El consagrado director de cine y televisión se enfrenta por primera vez a las tablas en Colombia, y lo hace con “Aleida a flor de piel”, basada en el célebre personaje creado por Vladdo, quien es el antagonista en el montaje.
Sergio Cabrera (centro) dice que uno de sus aportes a "Aleida a flor de piel" fue la inclusión de Vladdo (arriba izq.) como antagonista. También participan Paula Estrada y Tomás Garibello (arriba der.). / Cortesía Teatro Nacional
Sergio Cabrera (centro) dice que uno de sus aportes a "Aleida a flor de piel" fue la inclusión de Vladdo (arriba izq.) como antagonista. También participan Paula Estrada y Tomás Garibello (arriba der.). / Cortesía Teatro Nacional
Foto: Q

El teatro se hizo de rogar para que Sergio Cabrera ingresara en su órbita. Varios intentos fallidos le indicaban al director de cine y televisión que, tal vez, las tablas no eran su escenario, a pesar de venir de una familia netamente teatral.

(Le recomendamos: Ara Malikian, la estrella del rock de la música clásica)

Extrañamente, la pandemia provocada por el covid-19 ayudó a concretar el debut en Colombia de Sergio Cabrera como director de un montaje. La obra seleccionada se llama Aleida a flor de piel, es del Teatro Nacional y está basada en el icónico personaje creado por Vladdo.

Conversamos con el director sobre esta nueva apuesta.

Regresó a Colombia a dirigir teatro por primera vez en el país, ¿cómo llegó esta nueva propuesta para vincularse con las tablas?

La idea de hacer teatro en Colombia siempre ha sido muy atractiva para mí. En diversas ocasiones, en el Teatro Nacional, Fanny Mikey y otros productores me habían propuesto dirigir teatro, pero la verdad es que las propuestas para dirigir películas o series de televisión siempre se atravesaban en esos proyectos. El teatro necesita una disponibilidad y una agenda específica, y fue realmente en parte gracias a la pandemia que se abrió un espacio para trabajar en teatro. El Teatro Nacional, a través de Enrique Vélez, me propuso primero una obra y después surgió la idea de hacerlo con Aleida, que es un proyecto que de alguna forma había acariciado con Vladdo, pero para hacerlo en cine, pero ahora se da para realizarla en teatro.

Aleida A Flor de Piel

Estuvo a cargo de la dramaturgia y dirección de “Aleida a flor de piel”, ¿cómo fue realizar la adaptación de esta obra?

Estuve a cargo de la dramaturgia porque realmente la obra original era un punto de partida, en este tipo de obra de teatro la mirada del actor, en este caso de la actriz y del director, son un complemento muy importante, porque es en el trabajo práctico donde surgen los aportes. Cuando leí la obra me di cuenta de que hacía falta algo importante, teníamos la protagonista, que era Aleida, pero hacía falta un antagonista, pensé que Vladdo fuera el actor de la obra y a mí me pareció que esta contradicción entre el creador y su criatura era necesario, está en muchos casos en el mundo literario, como Pinocho y Geppetto, Aladino y la Lámpara, en fin, es muy frecuente enfrentar al creador con su obra, y digamos que ese fue el eje del trabajo dramatúrgico que hice, quería darle un arco dramático a la obra y convertirla en una aventura.

(Lea también: Jorge Oñate: el eco de una voz)

Aleida es una icónica caricatura que lleva más de 25 años hablándoles a las mujeres sin tapujos, ¿cómo fue lograr este impacto en las tablas?

Llevar a Aleida al escenario, realmente eso es más mérito de Vladdo, que es quien durante 25 años ha estado exprimiendo ese cerebro para ver qué pueden pensar las mujeres de nosotros los hombres, y realmente esa parte ha sido relativamente sencilla, porque hay muchísimo material sobre Aleida, y ese material es la materia prima que nos ha servido para todo el montaje de la obra.

¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con Vladdo?

A Vladdo lo conozco como amigo desde hace bastantes años, 15 o 20 años más o menos, y siempre he tenido con él una muy buena comunicación. Tenemos intereses comunes, tenemos miradas comunes sobre muchas cosas, y pues trabajar con él ha sido un placer. Inicialmente la idea era trabajar solo los textos de Vladdo, pero cuando se me ocurrió la idea de que él se convirtiera en el antagonista de la obra, se lo consulté si estaba dispuesto y me dijo que sí, que en el fondo a él siempre le había interesado la idea de actuar, entonces hemos establecido una relación dual paralela.

(Además: ¿Quiénes son los ‘Rey de Reyes’ del Festival de la Leyenda Vallenata?)

Lleva ya varios años radicado en España. Háblenos un poco de lo que ha sido su trabajo en este país...

Llevo muchos años en España, entre España y Colombia casi 20 años, y siempre regreso o casi siempre para hacer series de televisión, y a veces he dirigido un par de películas en este tiempo. El trabajo en España es muy parecido al que hago aquí, trabajo mucho en televisión en este momento, apenas termine la obra arranco el rodaje de una serie documental sobre los caminos de Santiago y paralelamente estoy trabajando en un proyecto para una casa de producción de allá, es un trabajo maravilloso que me interesa muchísimo, pero prefiero no hablar de él.

Usted es uno de los cineastas más importantes del país, con una hoja de vida impecable, ahora dirige teatro, ¿cuál de las dos áreas de su oficio prefiere?

Respecto a qué prefiero, resulta bastante interesante... mi formación es de cineasta, aunque originalmente vengo del teatro. Mi padre era un director de teatro muy experimentado, y yo desde niño crecí viéndolo dirigir y actuando yo mismo con mucha frecuencia. En mi juventud dirigí teatro en Medellín, he dirigido teatro en España, pero finalmente el eje de mi vida profesional ha sido el cine y después la televisión. Creía que prefería la televisión al teatro, pero ahora que estoy haciendo teatro me doy cuenta de que prefiero el teatro a la televisión y que paradójicamente se parece más el teatro al cine que la televisión al cine.

(También: Santiago Oñate, el nuevo rey infantil)

En su regreso a Colombia, ¿cómo ve el teatro en nuestro país luego de la pandemia?

El teatro en el país, la verdad no he visto mucho, he estado muy metido en el mundo de mi obra de teatro. En realidad no puedo hablar mucho de él, siento que el teatro está pasando por un buen momento, que se está recuperando de la pandemia, hay gente muy buena haciéndolo. En general, siento que es un terreno muy fértil, y con seguridad surgirán muy buenas obras en el futuro cercano.

Sabemos que también hay un proyecto próximo de dirigir ópera, ¿cómo es esta historia?

Dirigir ópera es como un viejo sueño mío, soy amante de la ópera desde cuando estaba estudiando en Londres, siempre ahorraba para ir al Covent Garden o al Royal Opera House, que eran los dos sitios donde había ópera. En el caso de esta ópera también fue hace muchos años que Fanny y Gloria Zea me propusieron dirigir una, tuve varias conversaciones con ellas, pero igual se atravesaron el cine y la televisión, y nunca quedó tiempo para eso. De nuevo la pandemia ha venido a ayudar a preparar una agenda donde sea posible, primero hacer la obra de teatro Aleida a flor de piel, después el documental en España y luego venir a dirigir la ópera, que se estrenará el 26 de octubre en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo.

(Además: Sara Rhenals, la nueva reina menor)

¿Hay algún proyecto de dirigir cine o quizás otra obra de teatro en Colombia?

Hay proyectos para dirigir cine. El cine es complicado, los directores generalmente tenemos dos o tres proyectos simultáneos, porque siempre hay obstáculos que hacen que un proyecto pierda vigencia o gane o la recupere. Me gusta mucho la idea de rodar en Colombia, en realidad mi cine es básicamente colombiano.

Síguenos en Google Noticias