Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 4 horas

Pastrana y Ordóñez, otra vez enfrentados por la coalición de la derecha

El exprocurador y candidato presidencial recibió una dura carta firmada por los compromisarios del expresidente en la que le cuestionan su supuesta incoherencia en torno a los diálogos que se han llevado a cabo para buscar alianzas de cara a las elecciones presidenciales.

El expresidente Andrés Pastrana acompaña la candidatura de Marta Lucía Ramírez, pese a que Alejandro Ordóñez también militó en el Partido Conservador.Archivo

¿Se caerá la alianza de centro-derecha entre Marta Lucía Ramírez, Iván Duque y Alejandro Ordóñez para las elecciones presidenciales? Si el medidor es el avance en los diálogos entre los tres candidatos presidenciales, la respuesta a esa pregunta pareciera ser afirmativa. Las crecientes diferencias entre ellos, evidenciadas en la indecisión para escoger el mecanismo que defina al candidato único, el conato de rebeldía del exprocurador en torno a la alianza y sus disputas con el expresidente Pastrana, y la indefinición de lo principal como el programa conjunto que deberían apoyar los aspirantes parecieran estar alejando la posibilidad de que lleguen unidos a primera vuelta presidencial.

(Lea: La campaña presidencial de las coaliciones)

Esa situación se demostró aún más en las últimas horas, a través de una carta que recibió Ordóñez por parte del equipo de compromisarios que lidera Pastrana y que apoya la candidatura de la exministra Marta Lucía Ramírez. En ella, le reclaman fuertemente al exjefe del Ministerio Público su supuesta falta de coherencia desde que arrancaron las conversaciones para establecer la mencionada coalición, especialmente, porque Ordóñez ha dicho públicamente que se siente excluido de los diálogos. Más aún, que no siente que su candidatura en las conversaciones con el expresidente Álvaro Uribe deba ser representada por el exmandatario conservador.

En la misiva, firmada por Camilo Gómez, Ángela Ospina, Manuel Santiago Mejía, Francisco Sanclemente y Miguel Ceballos, le recuerdan a Ordóñez que en las cuatro reuniones que sostuvieron para hablar acerca de la alianza de centro-derecha, él nunca se opuso a la representación que Pastrana y sus compromisarios estaban ejerciendo en torno a su candidatura. “El fin de esas reuniones era, exclusivamente, definir el mecanismo para escoger el candidato de origen conservador que competiría con el escogido por el Centro Democrático”, añade la carta.

Como quien dice, para descartar o a Alejandro Ordóñez o a Marta Lucía Ramírez desde el inicio, sin darles la oportunidad a ambos para que se midieran con el senador Duque, candidato del uribismo. “Su respuesta siempre fue afirmativa”, indica la carta, aclarando que con posterioridad, Ordóñez les hizo saber que ya no tenía la intención de someterse a un proceso de eliminatoria, dado el apoyo ciudadano que había logrado alrededor de su aspiración presidencial. “Frente a este repentino cambio de posición, le manifestamos nuestra sorpresa y a pesar de reiterarle la invitación a participar, usted decidió mantener su nueva visión”, agregan los compromisarios.

Por eso, los firmantes anunciaron, al mismo tiempo, su sorpresa al escuchar de Ordóñez las reiteradas críticas públicas en el sentido de sentirse por fuera de la coalición que, según ha dicho, estaría siendo motivada por Pastrana. “Suponemos que los bajos resultados en el apoyo popular a sus propuestas lo pueden llevar a esta posición, pero victimizarse a riesgo de debilitar una alianza cuyos garantes no somos los compromisarios sino los propios expresidentes Pastrana y Uribe poco aporta al debate sobre el futuro de Colombia”.  

La respuesta de Ordóñez

El exprocurador Alejandro Ordóñez, tras recibir la misiva, se mostró abiertamente molesto con el contenido de la misma, al insinuar que la carta fue escrita por Pastrana y no por los compromisarios. Así, escribió a través de su cuenta en twitter que “una alianza se construye con sinceridad, no con cartas escritas por unos y firmadas por otros. ¿Cuál es su intención de excluirme de la coalición, expresidente Andrés Pastrana? ¿Teme que derrote a su candidata en una consulta popular?”.

Previamente, el expresidente “azul” había lanzado una reacción al respecto, al afirmar que aunque la construcción de una alianza no es fácil, “la buena fe y el cumplimiento de la palabra empeñada deberán ser siempre la base para su construcción”.

Y es que la discusión no sólo en torno a la alianza en sí misma sino al mecanismo a través del cual se escogerá al candidato único ha hecho mella en las relaciones entre los candidatos. Especialmente, porque dos fuertes aspirantes discrepan de la forma en la que el candidato de coalición debería ser elegido.

Por los lados de la exministra Marta Lucía Ramírez han dicho que prefieren un consenso e, incluso, aceptarían el mecanismo de encuestas, como se eligió al candidato único del Centro Democrático. La razón es evidente y es que Iván Duque es el único que llegaría con ventaja a una eventual consulta popular el 11 de marzo, mismo día de las elecciones, teniendo en cuenta que ya cuenta con una maquinaria representada en su bancada que aspira a reelegirse en dichos comicios.

Mientras tanto, Ramírez, al estar por fuera de su propio partido, el Conservador, ya restado apoyos dentro de esa colectividad. Lo que, no obstante, no le ha valido el desconocimiento de su experiencia, teniendo en cuenta que además de haber ocupado un importante cargo en el Estado durante el gobierno de Álvaro Uribe, ya ha sido candidata presidencial en el pasado.

El caso de Ordóñez es distinto pues, pese a que también se salió de su partido (también el Conservador) logró un apoyo más grande que Ramírez frente a las firmas que ambos aportaron para inscribir su candidatura. Más aún, Ordóñez cree que una consulta le favorecería bajo el entendido de que tiene un amplio apoyo de los cristianos, cuya fuerza política ya se hizo sentir en las urnas durante la votación del plebiscito del 2 de octubre de 2016.

Así pues, las cosas no parecen nada fáciles para la coalición de centro-derecha que parece cada vez más debilitada. De momento, los días siguen sumando y, si el pacto se cumple, sólo hasta el 20 de enero se sabrá cuál será el mecanismo para elegir al candidato de esa alianza pero, más importante aún, quiénes participarán. ¿O romperán cobijas y se irán solos a primera vuelta?