Renta básica y metro subterráneo para Bogotá, entre las propuestas que presentará la FARC

El Banco Agrario autorizó la apertura de una cuenta para que reciba recursos para su actividad política. Este sábado, en Ciudad Bolívar, se hará el lanzamiento de la campaña presidencial.

“Pablo Catatumbo” (izq.) junto a Rodrigo Londoño, candidato presidencial de la FARC. Atrás, “Iván Márquez”.EFE

Por estas fechas, en 2014, la campaña electoral a la Presidencia ya venía con los motores calientes. El presidente Juan Manuel Santos apostaba por su reelección, convertido en el peor enemigo del Álvaro Uribe Vélez, quien lo había llevado de la mano hasta la Casa de Nariño en 2010. El gobierno Santos estaba metido de cabeza en una negociación con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) y su principal promesa era no tirar a la basura los esfuerzos por lograr una salida política al conflicto armado de más de 50 años.

Del otro lado, Uribe impulsaba a Óscar Iván Zuluaga como candidato del Centro Democrático, con quien, se temía, podía llegar el final del proceso. Sin embargo, mientras avanzaban los diálogos entre los jefes rebeldes y el equipo negociador del Gobierno, el Ejército y los guerrilleros rasos continuaban dándose bala en el monte. La prensa registraba en la semana del 20 de enero la muerte de nueve guerrilleros en Arauca, en plena frontera con Venezuela, en medio de combates que habían dejado herido a un piloto de la Fuerza Aérea. Si bien la negociación avanzaba, el conflicto con esa guerrilla estaba vigente.

Esta vez, cuatro años después, las Farc dejaron las armas y, por fortuna para muchos, las estrategias que hoy planean distan mucho de causar daño a la Fuerza Pública o a la población civil. Por estos días, ahora llamada la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) ultima detalles para hacer el lanzamiento oficial este 27 de enero de la candidatura presidencial de Rodrigo Londoño, Timochenko, y sus listas al Congreso, que aunque tienen 10 curules aseguradas, deberán someterse a la votación popular. Una manera de medir qué tanta aceptación tienen entre los colombianos y qué tan difícil será su camino dentro de la legalidad.

Lea: Banco Agrario autorizó la apertura de la cuenta de la FARC

De entrada, uno de los principales obstáculos que tenían frenada la actividad proselitista de la FARC era la imposibilidad para poder abrir una cuenta de banco a la que le llegaran los recursos del Estado, por cuenta de la aparición de algunos de sus miembros en la Lista Clinton.

No obstante, Guillermo Rivera, ministro del Interior, dio por solucionado el tema cuando informó ayer que el Banco Agrario había autorizado la apertura de una cuenta en esa entidad. “Se tuvieron que realizar algunas modificaciones en cuanto a las personas encargadas de fungir como representantes legales, pero ya se tomó la decisión de abrir la cuenta de la FARC para efectos de los recursos de funcionamiento de ese partido”, comentó Rivera.

Con este asunto resulto, más la llegada del candidato Londoño el pasado sábado, será este 27 de enero, desde el barrio Arborizadora Baja, en Ciudad Bolívar, cuando la nueva colectividad dé a conocer en detalle las propuestas que tiene para intentar ser poder. Una de las principales es la creación de una renta básica, a la que accederían los colombianos que no cuenten con los recursos mínimos para subsistir, y que funcione como un apoyo para los ciudadanos desde que culminen sus estudios escolares. Sólo este sábado se conocerá, de voz de los candidatos, cómo funcionaría este esquema, pero por el momento, los cálculos del partido señalan que la iniciativa costaría $1,6 billones al año.

El proyecto político de la FARC, además, parte de la seguridad de representación en el Senado y la Cámara de Representantes, por lo que en la agenda programática ya se definen cuáles serán los primeros proyectos que presentarían desde el próximo 20 de julio y cuáles serán las prioridades para la colectividad en Bogotá, como una propuesta de movilidad que tenga como columna vertebral un metro subterráneo, la “reglamentación democrática de las ventas ambulantes” y la modificación de la ley de ordenamiento territorial. Por supuesto, la campaña proselitista estará acompañada de la preocupación constante de la seguridad que, dicen , deberá ser garantizada por el Estado.