Publicidad

¿Alguna vez escuchó un Boleroglam? así suena en la voz de Daniel, me estás matando

¿El bolero se pasa de generación en generación como un recuerdo de los abuelos? El Espectador habló con Ivan De La Rioja, uno de los integrantes de la banda, a propósito de sus conciertos este 7 y 8 de octubre en Bogotá y Medellín.

Luisa Fernanda Orozco
08 de octubre de 2022 - 12:20 a. m.
"Daniel, me estás matando" están en Bogotá y Medellín este 7 y 8 de octubre cantando sus éxitos del boleroglam.
"Daniel, me estás matando" están en Bogotá y Medellín este 7 y 8 de octubre cantando sus éxitos del boleroglam.
Foto: Cortesía

No es novedad que los términos para nombrar ciertas cosas cambien entre países. El guayabo colombiano, por ejemplo, no es igual al mexicano: mientras el primero tiene que ver con lo que deja una noche de tragos y amigos en el cuerpo, el segundo es el momento cúspide del enamoramiento en sus primeros meses de relación. Así comienza la conversación con Iván de la Rioja, de la banda “Daniel, me estás matando”, quien cuenta que, aunque no han hecho ninguna canción sobre ese guayabo mexicano, sí le ha compuesto varios versos al desamor, que en Colombia conocemos como “tusa”.

“¡Ya entendí la canción de Karol G!”, dijo Iván durante su entrevista con El Espectador luego de que la conversación iniciara sobre las letras que compone la banda, y que traen la melancolía y tradición de los boleros pasados, el de los abuelos, con ritmos digitales y hechos con sintetizador.

Le podría interesar: “No soy empleado de nadie”: Don Omar se va en contra de Daddy Yankee.

A esa nueva mezcla musical, Iván y su compañero Daniel Zepeda le llaman “Boleroglam”, y de ella han surgido letras como las de uno de sus sencillos estrella, “Lo hice, te dejé” que dice:

“Cargamos tanta vida, tenernos sólo era perder. Pero si alguien me pregunta si te quise, nada más sabré decir que te adoré. No hace falta interpretar mis cicatrices, mi silencio explica tal cual cómo fue”.

Esa canción probablemente hará parte del repertorio que cantarán estos 7 y 8 de octubre en Bogotá y Medellín, sus primeros conciertos en Colombia. “Aunque Daniel ya había estado en Bogotá, pero fue cuando perdió un vuelo y tuvo que quedarse obligatoriamente”, cuenta Iván.

Las telenovelas mexicanas, y artistas como Los Panchos, Roberto Carlos, y José José son algunas de las inspiraciones que este dúo recuerda para brindarle a su público algunas de sus composiciones que recuerdan épocas del amor que se pensaban perdidas, pero que hoy en día son cantadas por muchos jóvenes.

Desde su comienzo, Iván y Daniel han acumulado millones de reproducciones en Spotify, y han colaborado con artistas como Alex Ferreira, Marco Mares, Silvana Estrada y David Aguilar.

El Espectador: ¿Cómo decidieron comenzar con la banda?

Iván de la Rioja: Conocí a Daniel aproximadamente en el 2016. Nos conocimos en una banda: él era el baterista y yo el bajista. Luego comencé a producir música de publicidad con él, y ahí nos dimos cuenta de que éramos buenos trabajando juntos. En medio de esas pláticas y ese tiempo juntos, Daniel me propuso que quería que formáramos una banda donde él tocara la batería. Yo comencé como productor, pero igual le llevaba ideas para componer canciones, y así fue como casi sin querer nos convertimos en una banda.

¿Cómo buscan inspiración en las telenovelas de América Latina para sus canciones?

Las telenovelas tienen que ver con dos situaciones. La primera es que, culturalmente, en México ellas fueron muy importantes y se ha metido en el día a día su impacto. Daniel y su papá, por ejemplo, hicieron mucho tiempo música para telenovelas. Ellos hicieron el ejercicio de entender el drama que se utilizaba en las tramas.

¿Cómo es el proceso de composición de sus letras?

Daniel y yo somos muy fans de la música romántica iberoamericana. Por eso nos resultó fácil y natural reproducir la estética de composición de eso en lo que hacemos hoy, más allá de verlo como un rescate. Nos resultó natural porque era música que escuchábamos mucho. Cuando comenzamos a componer nos dimos cuenta de eso. Comenzamos componiendo desde lo privado, y ya después entre nosotros nos mostramos las canciones. Ahí vamos puliendo frases y aportando ideas.

Lea también: Boletas de Paramore en Colombia: precios y dónde comprarlas.

¿Se llevaron una sorpresa con el recibimiento del público?

No lo esperábamos. Ahora que el proyecto tiene 4 años, nos hemos dado cuenta de que tiene mucho sentido porque el bolero y la música romántica han sido culturalmente parte del adn de los latinos. Además, podría hacerse una comparación con las enfermedades hereditarias que se pasan de abuelos a nietos. Eso está pasando con los boleros y la música romántica. Las generaciones más chicas relacionan esa música con la relación que tenían con sus abuelos.

¿Qué esperan con esta primera visita a Colombia en el marco de sus conciertos en Bogotá y Medellín?

Colombia ha sido muy importante para nosotros desde que empezamos nuestro proyecto. Yo estoy emocionado, y en mi mente es una deuda porque queríamos hacerlo desde hace un par de años. Me siento como quien va a tener una cita con alguien que conoció por internet.

*

Aparte de sus conciertos en Colombia, “Daniel, me estás matando” espera estrenar el próximo año su próximo álbum de estudio titulado “Cómo arruinarte la vida”. Estará compuesto de 6 videoclips con una historia en común, que el público irá descubriendo a medida de que la historia avance.

El mismo Gabriel García Márquez dijo alguna vez que “un bolero puede hacer que los enamorados se quieran más, y eso a mí me basta para querer hacer un bolero. Lograr que los enamorados se quieran más, aunque sea un momentico, es culturalmente importante, y si es culturalmente importante es revolucionario”.

Luisa Fernanda Orozco

Por Luisa Fernanda Orozco

Periodista de la Universidad de Antioquia.@luisaorvallorozco@elespectador.com

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar