Publicidad

Fallece el escritor colombiano Germán Castro Caycedo a sus 81 años

La esposa del también cronista confirmó su deceso en una entrevista con Blu Radio.

15 de julio de 2021 - 07:58 p. m.
Castro Caycedo fue un escritor y periodista colombiano, quien se caracterizó por ser un buscador insaciable que marcó a Colombia con sus investigaciones y relatos condensados en 21 libros claves para entender la realidad del país.
Castro Caycedo fue un escritor y periodista colombiano, quien se caracterizó por ser un buscador insaciable que marcó a Colombia con sus investigaciones y relatos condensados en 21 libros claves para entender la realidad del país.
Foto: Archivo Particular

Nacido en Zipaquirá el 3 de marzo de 1940, Germán Castro Caycedo fue un escritor y cronista colombiano. Sus obras sobresalieron alrededor del mundo gracias a los testimonios sobre la realidad de Colombia.

Según informa Noticias Caracol, el periodista falleció en su casa a causa de una lucha contra el cáncer y fue su esposa quien confirmó su muerte en una entrevista concedida a Blu Radio.

Con más de 25 obras escritas, Castro Caycedo logró obtener varios reconocimientos a lo largo de su carrera, como el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar (1976), Premio América Latina SIP Mergenthaler (1974), “Premio a la Vida y Obra de un Periodista” (2015), entre otros.

En el año 1967 empezó a trabajar en el periódico El Tiempo como cronista, lo que le permitió estar más de una década viajando alrededor del país y el mundo, contando esas historias que lo caracterizaron durante toda su carrera.

En una entrevista concedida al El Espectador y escrita por Isabel López Giraldo, el escritor habló sobre su oficio y la manera en la que para él, escribir le daba significado a su vida. “Escribir una crónica es narrar. Narrar la vida, contar historias, pero contarlas bien. Contar bien es avanzar por sobre los picos altos de las historias: ir de un momento intenso a otro: se llaman “clímax”, y si se engarzan uno con otro, aparece algo que se llama “ritmo”, y si se logra el ritmo, ya el lector es tuyo. Y frente al ritmo debe aparecer el contraste. Es que la vida es un contraste permanente: la vida y la muerte, el amor y el odio. Y más allá del contraste está el tiempo ¿Cuánto transcurrió durante aquel atardecer? Ese tiempo hay que paladearlo con detalles: se llama manejo del tiempo dramático”, comentó Castro Caycedo.

Algunas de sus obras más reconocidas fueron Mi alma se la dejó al diablo (1982), El Karina (1985), El Hueco (1988), El Cachalandrán Amarillo, (1989), El Huracán (1992) y La Bruja (1994), entre otras tantas piezas que fueron, son y serán valiosas para el periodismo y la literatura colombiana.

Además de desempeñarse como periodista y escritor, en 1976 se vinculó a la productora RTI Televisión y dirigió durante 20 años el programa semanal “Enviado Especial”, que marcó la diferencia en la televisión colombiana en la década de los 70 y 80 al ser el primer espacio dedicado al periodismo de denuncia. Este programa lo llevó a ganarse el Premio Nacional APE al mejor programa de televisión.

Temas recomendados:

 

H. Callejas(4167)16 de julio de 2021 - 02:23 a. m.
Se fue un GRANDE
Jairo(51312)15 de julio de 2021 - 11:06 p. m.
Mi alma se la dejo al diablo,la mejor
hugo(70179)15 de julio de 2021 - 10:44 p. m.
Perdidos en el Amazonas, el mejor.
Arkanos(kwupp)15 de julio de 2021 - 10:40 p. m.
Icono del periodismo criollo. Descanse en paz.
Lorenzo(2045)15 de julio de 2021 - 10:26 p. m.
El que sabe no solo sabe, sino que sabe decirlo. Para la muestra un botón; por allá en 1970, Castro Caycedo, condiciendo sin quizás pensarlo al maestro Javier Darío Restrepo, amonestaba a los jóvenes periodistas recien graduados (pero más a los "empíricos"): "Hay quienes creen que agarrar una grabadora, salir a la Plaza de Bolívar y poner a hablar a un gamín, o a que un mendigo se "despache"...
  • Lorenzo(2045)15 de julio de 2021 - 10:27 p. m.
    ...esos creen que eso es hacer periodismo". Eran los tiempos de Lumbumba (Yamit Amat y el amarillista EL ESPACIO, el de las portadas con viejas empelotas); y son los de hoy: agarrar un celular y grabar todo lo que se ponga por delante. El periodismo serio, como lo enseñaron Restrepo y Castro tiene que ser RESPONSABLE al neutralizar la "veracidad" estúpida impuesta en la inmediatez de las imágenes.
Ver más comentarios
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar