23 Feb 2017 - 4:47 a. m.

La nueva era del género urbano

Andy Rivera debutó cantando música popular junto a su padre, Jhonny Rivera. Dice que hacer música popular le habría impedido brillar con luz propia y prepara un álbum con canciones inéditas.

El Espectador

¿Cómo llegó la idea de su sencillo “Hace mucho”?

Nació en la ciudad de Medellín. Quería hacer una canción que hablara sobre el rencuentro. Es para dedicársela a una persona con la que hace tiempo vivimos cosas y con quien queremos volver a encontrarnos para decirle que queremos revivir esos momentos.

La canción mezcla lo urbano, la bachata y la música disco, ¿por qué?

Siempre que hago música estoy tratando de innovar, no en vano mi eslogan es “La nueva era”. Cuando decidí meterme en el mundo de la música, quise hacer algo diferente y creo que con mi voz puedo presentar nuevas propuestas de la música urbana.

¿Cómo es esa nueva era de la música urbana?

Siempre he buscado hacer letras que se puedan dedicar y que hagan feliz a la mujer. Quiero hacer un reguetón que se pueda escuchar en el carro con toda la familia y alcanzar a cualquier tipo de público con mi música.

¿Por qué decidió grabar el video de la canción con su novia?

La protagonista es Lina (Tejeiro) y lo hicimos porque queríamos plasmar nuestra historia juntos. Ella es actriz y queríamos mostrar cómo, estando cada uno en su mundo profesional, tenemos que esforzarnos por estar juntos y alejados de las cámaras y el mundo del entretenimiento.

¿Fue difícil llevar su relación al público?

Hace tres años lo quisimos hacer y fue muy complicado, pero ahora tenemos la madurez para hacerles frente a los comentarios negativos. Disfrutamos mucho el proceso de hacer el video y con Lina estamos preparando cosas muy interesantes.

¿Cómo fue su niñez?

Mi entorno era muy rural. Mi abuela fue mi profesora en la escuela en la que estudié. Viví en España muchos años por la situación económica y cuando regresé, mi papá, Jhonny Rivera, ya era un fenómeno. Él me dijo que me quedara. Cuando menos lo pensé, ya era parte de su show. Empecé cantando música popular y cuando terminé el bachillerato lo primero que hice fue grabar.

¿Por qué no hace música popular como su papá?

Siempre me gustó la música popular. Fue con la que me di a conocer y con la que me empecé a foguear en los escenarios, pero si hubiera grabado música popular, tal vez siempre habría estado a la sombra de mi padre y creo que habría sido muy difícil brillar con luz propia.

¿Qué consejos recibió de su padre en lo musical?

Me enseñó que ninguna estrella es alta para quien la quiere alcanzar, me enseñó a ser perseverante y terco, a luchar por mis sueños; y en segundo lugar, a tener los pies sobre la tierra. Él es una persona muy sencilla y eso se quedó conmigo porque me parece un valor muy importante.

¿Fue complicado pasar de hacer música popular a la urbana?

El proceso no fue tan duro. Empecé con la música popular y luego llegó una propuesta de hacer parte de un grupo de bachata. Desde allí, poquito a poquito, me acerqué al género urbano. Trato de llevar la música popular en lo urbano y por eso utilizo expresiones muy cotidianas.

¿Cuál fue el camino a su primer éxito, “Te pintaron pajaritos”?

En busca de ella, mi primer sencillo con algo de calidad, estaba sonando en Medellín y a Yandar y Yostin, que son un dúo de artistas urbanos, les gustó mucho y me invitaron para maquetar nuevas canciones. Con ellos hubo tanta química que nació Te pintaron pajaritos, que grabamos en colaboración, y otras dos canciones de las cuales yo me quedé con una y ellos con otra.

¿Alcanzó a imaginar el éxito que iba a tener esa canción?

Nunca. En esa época era muy raro que una canción llegara a tener más de 140 millones de visitas. Se convirtió en un fenómeno viral que nunca había esperado. La canción llegó a los camerinos del Real Madrid e incluso recibió disco de platino.

¿Pensó que el camino iba a ser fácil después de ese comienzo?

Cuando la canción se empezó a disparar fue muy bonitos porque pasó en un momento en que no había recursos para muchas cosas. En esa época estaba únicamente con mi dj y a él le tocó aprender a ser corista e ingeniero de sonido. Los dos nos movíamos en flota para arriba y para abajo.

¿Fue fácil superar el ruido que trajo “Pajaritos”?

Fue imposible, pero logramos hacer música que nos mantuvo vigentes. Con Espina de rosa volvimos a ser número uno en todas las listas. Ese fue un gran alivio, porque alcancé a pensar que iba a tener un único éxito. Espina de rosa fue la prueba de que no iba a ser así y que hay Andy Rivera para rato.

¿Cómo nació “El que la hace la paga”, la canción que grabó con su papá?

Es una canción que les hicimos a los seguidores. Mi papá me dijo que le daba miedo hacer reguetón y le dije que a mí me daba miedo hacer popular, entonces nos encontramos en la mitad de ambas cosas y grabamos una bachata.

¿Cómo cambió su carrera el haberse convertido en papá?

Esta es una carrear que absorbe muchísimo tiempo. Fui aprendiendo que aunque no puedo pasar grandes cantidades de tiempo con ella, sí podemos tener momentos muy valiosos juntos. Ser papá me mejoró en todos los sentidos y mi carrera empezó a tomar otro rumbo, porque empecé a entender que debía hacer de mi nombre una empresa.

¿Cuándo planea tener listo un álbum completo?

Tenemos más de veinte canciones y queremos seguir componiendo para poder preseleccionar al menos doce que sean totalmente inéditas. Me preocupa el tiempo, porque viene una gira por México, Perú y Panamá, pero vamos a hacer todo lo posible para que salga pronto.

Comparte: