13 Oct 2021 - 2:00 a. m.

Martha Liliana Perdomo lidera “Bogotá es mi huerta”

La directora del Jardín Botánico de Bogotá habla de esta plataforma de cocreación que ha sido una solución para las grandes ciudades, teniendo en cuenta el impacto positivo en el ámbito social, económico y ambiental.
Martha Liliana Perdomo cuenta que algunos lotes del Bronx han sido destinados a huertas urbanas. / Archivo particular
Martha Liliana Perdomo cuenta que algunos lotes del Bronx han sido destinados a huertas urbanas. / Archivo particular

¿Por qué Bogotá es un referente en Latinoamérica en agricultura urbana?

Bogotá cuenta con un programa que lidera el Jardín Botánico de Bogotá, desde 2004, con el que hemos fortalecido la agricultura urbana con la capacitación a más de 71.000 personas, la asistencia técnica a más de 55.000 y la entrega de insumos y materiales a más de 25.000 huertas. En el nuevo Plan de Desarrollo Distrital (2020-2024) nos hemos enfocado en un proceso técnico agrícola para garantizar que las huertas cada vez produzcan de manera más eficiente y con productos de buena calidad. Formulamos, con un enfoque participativo, el Programa Distrital de Agricultura Urbana y Periurbana “Bogotá es mi huerta”, que esperamos que sea a futuro política pública y promueva el tejido social a través de la conformación de redes de agricultores urbanos.

(Lea también: Juan Sebastián Gaviria: “El activismo y el arte son cosas distintas”)

¿Cómo ha sido el panorama de las huertas en tiempos de pandemia? ¿Por qué aumentaron?

Creo que son varias las razones por las cuales aumentaron. De una parte, porque la gente tuvo más tiempo para estar en casa, y la agricultura urbana es una muy buena terapia para uso creativo del tiempo libre. Muchas personas empezaron a separar sus residuos en casa durante la pandemia, se sensibilizaron sobre la importancia y el cuidado del medio ambiente, pero también muchas familias tuvieron dificultad para acceder a alimentos, y vieron en las huertas urbanas la posibilidad de sembrar para su propia seguridad alimentaria.

¿De qué se trata el programa “Bogotá es mi huerta”?

Con esta iniciativa realizada en convenio con la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), buscamos fortalecer la agricultura urbana en Bogotá con una práctica que es de carácter multifuncional, porque podemos contribuir a mejorar las condiciones de adaptación y resiliencia al cambio climático, a la seguridad alimentaria y nutricional, fortalecer el tejido social y reverdecer la ciudad. La agricultura urbana es una estrategia poderosa de gestión ambiental y social. Este programa es gratuito.

(Le puede interesar: Laura Peñuela: “Este personaje sacó lo mejor de mí”)

¿Cómo las huertas se han convertido en ejes de transformación social, como en la zona del Bronx?

Justamente por esa multifuncionalidad que tiene la agricultura urbana. En el caso del Bronx, la alcaldesa Claudia López pidió que unos lotes que estaban siendo recuperados por la Sociedad de Activos Especiales, de casas que eran utilizadas como ollas de microtráfico, se demolieran y que esos lotes se entregaran al Jardín Botánico para establecer huertas. Hicimos un ejercicio importante con la comunidad, con niños, personas de tercera edad, mujeres, jóvenes del Idipron, con el apoyo de la Secretaría de Seguridad, y empezamos a hacer una sensibilización del sector sobre la importancia de la agricultura urbana, y logramos un proceso maravilloso ya en tres lotes: las huertas La Favorita, La Carrilera y La Fortaleza.

¿Qué espacios ofrece el Jardín Botánico para que los huerteros puedan comercializar sus productos y dar visibilidad a sus emprendimientos?

El Jardín Botánico, junto con la Secretaría de Desarrollo Económico y el Instituto para la Economía Social (IPES), ha organizado el primer fin de semana de cada mes unos mercados campesinos agroecológicos, un espacio donde en promedio están participando treinta agricultores urbanos de las diferentes localidades de la ciudad; traen sus productos, que vienen de procesos de producción agroecológica; es decir, productos limpios que cuentan con el respaldo del Jardín Botánico a través del sello “Bogotá es mi huerta” y que se dan a muy buen precio realmente.

(Además: Manolo Castro: pasar del dicho al hecho)

¿Cuáles son las herramientas tecnológicas en las que está trabajando el Jardín Botánico para beneficiar a los huerteros de la ciudad?

La primera es un módulo en el cual van a estar censadas todas las huertas de la ciudad y cada una va a tener por lo menos veinte variables, como su ubicación, integrantes, especies que produce, asesoría que brindamos, etc. Este módulo va a tener un aplicativo móvil para que los huerteros también puedan tener esa información y reportar, por ejemplo, los volúmenes de producción, así podremos proyectar y programar la producción para su comercialización. Por otro lado, con la pandemia, los procesos se han venido dando en la virtualidad, por eso hemos desarrollado el portal web de co-creación “Bogotá es mi huerta”, donde los agricultores urbanos van a poder encontrarse, incluso por localidad, compartir sus inquietudes, experiencias y consejos; para participar solo tienen que entrar a https://bogotamihuerta.jbb.gov.co/.

¿Qué debe hacer una persona que nunca ha tenido huerta y desea comenzar para recibir los beneficios del programa “Bogotá es mi huerta”?

Lo primero es que pueda identificar el espacio que tiene disponible para establecer la huerta. Si es un apartamento, mirar si tiene un balcón, una ventana en donde tenga más o menos cuatro o cinco horas de exposición a la luz solar, para que las plantas puedan realizar su proceso de fotosíntesis, o si hay algún espacio cercano en donde haya huertas ya establecidas. Lo segundo es contactarse con nuestro correo institucional: agriculturaurbana@jbb.go.co y nosotros realizamos una visita, miramos el área que está disponible, lo apoyamos en el diseño de la huerta y les aportamos algunas especies.

Comparte: