27 Oct 2021 - 2:00 a. m.

Mary Bottagisio, un deber por los actores viales

La promotora de la seguridad vial en Colombia y en Latinoamérica, y fundadora de la Liga contra la Violencia Vial, habla de por qué comenzó a trabajar por las vías del país y cómo cambiar las cifras de accidentes.
Mary Bottagisio busca transformar la cultura de la seguridad vial. / Archivo Particular
Mary Bottagisio busca transformar la cultura de la seguridad vial. / Archivo Particular

¿Cómo ve la seguridad vial en Colombia?

Es la otra pandemia invisible, pero igual de mortífera que el COVID-19. Tenemos un 2021 con un 20 % más de lesionados y muertos que lo que tuvimos en 2020. Salimos a matarnos y a matarnos. Hoy tenemos más de 5.500 personas que han sido afectadas por accidentes de tránsito. Tenemos cuatro veces más muertes en niños y adolescentes por accidentes viales que por coronavirus, a pesar de eso sigue siendo una pandemia invisible. El año pasado activamos todas las instituciones del Estado colombiano para protegernos de una pandemia que no conocíamos, y esta sí la conocemos. En promedio, en el año se pierden cerca de 7.000 vidas.

¿Qué se necesita para generar esa seguridad en las vías?

Necesitamos una voluntad política, por ejemplo, en 2013, la ley que generó la agencia de seguridad vial decía que no había dinero para ejecutar políticas de seguridad vial, que no teníamos una entidad líder que realmente pudiera liderar esas políticas. Hoy tenemos una agencia nacional de seguridad vial con cuantiosos recursos y nos estamos muriendo más. Entonces qué nos vamos a inventar. En 2011 Colombia se comprometió a reducir las muertes y lesiones viales de cara a 2021 en el 50 %, pero no solamente no lo logró, sino que lo que hizo fue aumentar el número de muertes.

¿Qué estrategias han desarrollado otros países que puedan ser aplicables en Colombia?

Francia llegó a tener 17.000 muertos y hoy tiene apenas 3.000, y eso se logra solo cuando un presidente de la República tuvo voluntad política. Así fue como logró Francia implementar medidas para disminuir ese sacrificio en vidas humanas.

¿Por qué en Colombia no se hacen efectivas las reglas de la vía?

En el país hay algo que está muy bien, y es que les exigimos a los ciudadanos comportamientos individuales, pero no estamos exigiendo de nuestros gobiernos y de nuestras instituciones un verdadero compromiso de seguridad vial. Los gestores políticos dicen que el problema es de cultura vial, y acá hay unos problemas más profundos: se llama infraestructura, seguridad de los vehículos y velocidades inadaptadas.

¿Por qué la campaña “Carros más seguros”?

Colombia se ha convertido en la despensa de los vehículos que no quieren en otros países, que no pasarían ningún control de estándares de seguridad. Adicional a eso, no estamos controlando al ciudadano, los sistemas de control electrónico ninguna ciudad los está implementando y es un ejemplo que pasó en Gaira. Hay una total anarquía en las vías. El transporte público es público, quien tiene que vigilar y dar las garantías de que sea seguro es el estado mismo. Cuántas personas murieron a manos de los zapaticos y ahorita van a entrar otra cantidad de vehículos muy parecidos.

Además de los vehículos y la vías, ¿qué pasa con el ciudadano de a pie?

Tenemos 52 millones de colombianos y 15 millones de vehículos, y nos estamos olvidando del peatón, que es el actor que está pagando las consecuencias de esa falta de acción gubernamental. Tenemos al ciclista, y es curioso que decimos que es necesario usar más la bicicleta, pero no generamos un sistema para que el ciclista pueda ir seguro. Estamos ante un nuevo conflicto de clases. El 89 % de las personas que murieron en 2019 no habían terminado la secundaria.

Ha sido conferencista en múltiples comisiones y organizaciones, ¿qué dice de Colombia y qué enseñanzas trae?

Las entidades internacionales vienen diciendo que es necesario disminuir velocidad, garantizar la seguridad de los vehículos y hacer infraestructura segura. Mientras la comunidad internacional, en 2008, decía que había que disminuir velocidades, Colombia las estaba aumentando. Llevo 15 años intentando transformar esa realidad. y tampoco lo hemos logrado y las pocas leyes que tienen que ver con seguridad vial en ese país las hemos presentado nosotros, obviamente con el apoyo del congreso de la República.

Es ingeniera, ¿qué la llevó a trabajar por la seguridad vial en Colombia?

Un violento vial hurtó la vida de mi hermanita, que iba en su bicicleta hacia la universidad, y entendí que había todo un contexto que legitimó su acción. Eso pasa cuando uno entrega una licencia a una persona que no es idónea, porque cuando se tiene recurrencia en infracciones de tránsito, usted se convierte en un violento vial.

Comparte: