Publicidad
28 Mar 2015 - 1:44 a. m.

“Me siento periodista cantando”

Conocido por liderar la música de protesta latinoamericana, el cantautor y activista social habla del trabajo musical que prepara sobre distintas historias de América y recuerda algunos de sus éxitos.

Juan Carlos Piedrahíta B.

Piero De Benedictis, nacionalizado colombiano hace 21 años, estuvo en el país por los conciertos que ofreció con su “Tour Colombia” en febrero y marzo. /Pamela Aristizábal - El Espectador
Piero De Benedictis, nacionalizado colombiano hace 21 años, estuvo en el país por los conciertos que ofreció con su “Tour Colombia” en febrero y marzo. /Pamela Aristizábal - El Espectador

Después de tantos discos grabados, ¿aún le resulta un hecho sorprendente entrar a un estudio de grabación?

Excusas para ir al estudio hay muchísimas, es algo que aprecio mucho. Ahora voy más seguido, porque estoy grabando canciones que tienen que ver con distintas historias. Por ejemplo, el próximo disco habla de distintas miradas sobre América.

Con este proyecto, ¿en qué ha cambiado su visión del continente con el paso de los años?

América está en movimiento constante. Cuando uno cree que ya se armó, de alguna manera se rompe ese esquema y aparecen otras cosas. Pero también creo que está pasando por un momento espléndido y maduro.

También está trabajando en un disco con canciones que no son tan conocidas y eso hace parte de sus inicios. ¿Cómo recuerda esos momentos en los que interpretaba canciones italianas?

Mi mamá cantaba mucho y en mi repertorio tenía muchas canciones en esa época. Además, había cantautores que eran muy importantes para mí y cantaba sus canciones para que todo el mundo las conociera.

¿Cómo ha sido para usted la experiencia de la coautoría?

Me siento periodista cantando, porque cuento cosas. En ese momento no me conformaba con mi manera de contarlas, así que recurrí por ejemplo a José Charosqui, porque me gustaba cómo escribía y contaba lo que quería.

El movimiento de la nueva canción, la canción social, era un experimento en Argentina y otros países, ¿cómo lo veía usted?

Me pude nutrir mucho de los maestros de España, Italia y Francia. Me parecía un poco complejo el saber que estaba amenazado de muerte por pensar distinto.

Al ser cronista o periodista musical y ver países como Colombia, España y Argentina, ¿influye en su manera de componer?

Sí, porque una canción es una muestra de un detalle y diría que no hay dos iguales.

¿Cuáles son las historias que prefiere contar?

Las cosas fuertes que nos movilizan, que te plantean, te incomodan, te duelen o te gustan.

En los 70 hizo el disco “Folklore a mi manera”, uno de sus grandes éxitos, ¿cómo fue la selección de las canciones de este?

En ese momento los militares prohibieron todas las canciones, menos las clásicas de Atahualpa Yupanqui. Lo que hicimos fue ponerle un ingrediente, al que ahora se le dice fusión. Había tango y rock and roll entre los arreglos de Folklore.

Otro disco que fue producto de la situación con los militares fue “Sinfonía inconclusa en la mar”. ¿Cuáles fueron los primeros esbozos de este?

Todas las canciones de inocencia son de Alejandro Mayor, un gran amigo con el que trabajé y se fue hace poco tiempo. Sus canciones me gustaban porque eran muy afectivas y me gustaba cantarlas. La única que compuse fue la que se llevó el nombre del disco. Creo que eso fue toda una desgracia con suerte, porque pasaba lo que pasaba y terminamos grabando un disco que no deja de maravillarnos.

Dicen los críticos de su música que está ligada a esa nueva canción muy guitarreada, que después empezó a incorporar elementos del rock y después hizo un tránsito hacia la balada. ¿Cómo ve esto?

Para mí, el ritmo o la música es una escenografía de la letra, por eso hay de todo.

¿Hay algún redescubrimiento cuando compone sus canciones?

Todo el tiempo. Hay canciones que están hechas con estados de ánimo y terminas haciéndolas tuyas.

¿Alguna vez ha sentido el deseo de no cantar alguna canción reconocida, como “Mi viejo”?

Eso les pasa a todos los que han tenido un éxito, pero hay que verlo de otra manera, porque si la gente sigue votando por Mi viejo es porque les toca a todos.

¿Cómo sabe que una canción está lista para salir al público?

Hay un timbre que me avisa. Por ejemplo, hay canciones que no he podido terminar y algunas ya tienen treinta años pero ha sido porque sé que algo les falta para darles el concepto que quiero.

Recibe alertas desde Google News