Inés Gaviria: entre canciones y cómplices sonoros

Noticias destacadas de Música

En compañía de artistas invitados, la artista homenajea los temas que marcaron su gusto musical durante las últimas dos décadas.

Inés Gaviria es una cantautora con todas las de la ley: canta, toca la guitarra y compone. También es abogada, confesa admiradora desde muy joven de las ciencias del derecho y, sin embargo, a pesar de haber sido una estudiante juiciosa y consagrada en esta carrera, lo que ha marcado su vida, sobre cualquier otro gusto, ha sido la pasión por crear música.

Hace veinte años se fue de Colombia a Estados Unidos con la motivación principal de continuar una formación profesional lo más completa posible, y lo consiguió, pues ahora no solo es una talentosa cantante y compositora, sino una artista independiente y conocedora de los asuntos pertinentes al mercado y la industria musical.

En su tercer y más reciente trabajo discográfico, titulado Entre canciones, decidió homenajear, en compañía de artistas invitados, temas ya grabados que marcaron parte de su gusto musical durante las últimas dos décadas. Un gusto de preferencia romántico, a juzgar por la escogencia de los nueve cortes de este álbum.

El último de estos, Dime corazón, de la autoría del músico cubano Amaury Gutiérrez, cuyo dueto conformó con el cantante colombiano Karoll Márquez, estuvo cargado de mucho trabajo y particular entusiasmo.

Pero el tiempo de promoción de la canción coincidió con el del inicio de la cuarentena, y eso cambió un poco los planes iniciales, o por lo menos hizo variar la dinámica convencional para darla a conocer al público.

“Este disco lo vengo presentando desde hace rato, porque he venido presentando varias canciones, pero en el caso de Dime corazón sí nos quedamos como en la mitad, porque teníamos planeado sacar la canción para abril, entonces yo dije: ‘Sigamos con el plan’, porque esto eventualmente va pasar”, contó la artista en entrevista con El Espectador.

A pesar de esta especie de traspié en la divulgación de su sencillo, la cantautora se muestra tranquila, con un aire alegre y una actitud de agradecimiento por todo lo positivo que ha venido ocurriendo con esta canción y, en general, con todo el proyecto de Entre canciones.

“Todas las canciones de este disco han marcado alguna etapa de mi vida. Hace muchos años me fui a Estados Unidos a estudiar música y Amaury Gutiérrez estaba lanzando este disco; era muy famosa su música en ese momento con canciones como Yo sé que es mentira, Dime corazón… Entonces de esa época tengo el recuerdo de mí misma buscando mi sueño, que era cantar y hacer mis propias canciones”.

También se refirió al proceso creativo, en el que la retroalimentación artística y la combinación de estilos enriquecieron el resultado final de la canción.

“Le dimos un poco más de sabor, porque Dime corazón originalmente es una balada pop, y aunque aquí también comienza pop, se va volviendo una bachata, pues Karoll (Márquez) es un tipo que tiene mucho sabor, contrario a mí, que no tengo ni idea de bailar bachata, pero a pesar de eso me gustó la combinación: me gustó el balance”, dijo entre risas.

Efectivamente, es una canción en la que inicialmente se establece un dialogo armónico entre las voces de los dos artistas con el sonido del piano y que, paulatinamente, va mutando a un ritmo más cercano a la bachata.

Cómplices musicales

En total son nueve los artistas invitados a formar los duetos que integran Entre canciones.

Además de Karoll Márquez, se encuentran Santiago Cruz (Amnesia), Marbelle (Tu fotografía), Paula Arenas (Amanecí otra vez) e Ilona (Esperaré), entre otros.

“Este proceso empezó como una iniciativa de un disco en redes. Cogí mi guitarra, canté pedacitos de canciones que me gustaban y de pronto hicimos la versión de Algo contigo, con Juan Felipe Samper, y se disparó. Comencé a pensar en la gente que quería que estuvieran conmigo en este proyecto”, comentó.

Inés Gaviria tiene claro que más allá de hacer un disco de covers, como los muchos que se producen en la escena musical, y que se puede ver como algo más bien sencillo y facilista en términos musicales, este álbum fue, al contrario, un reto profesional importante, ya que como cantautora había transitado por sendas sonoras distintas a la que le planteaba la hechura de este disco.

“Poder enamorar a otros con canciones que ya habían hecho famosas otros artistas… ese reto musicalmente hablando me encantó. También me gustó mucho poder compartir con cada uno de ellos”, apuntó.

Una viajera desde siempre

Desde muy pequeña, por motivos laborales de su padre, Inés Gaviria viajó y vivió en varios lugares del mundo. Suiza, Grecia y Chile, entre otros, fueron destinos en los que se estableció temporalmente con su familia.

Un hecho que terminó por establecer una influencia en su manera de componer “sobre todo en el primer disco (A mi manera, 2006), pues uno acumula un montón de historias y quiere contarlo todo”.

Tal vez este recorrido y ese sentido circunstancialmente nómada fue desarrollando una manera singular de ver y sentir la vida; de relacionarse con los demás en el plano afectivo, de establecer o no amistades, entre otras cosas vitales.

“No soy extremadamente social, más bien de pocos y buenos amigos, y eso creo que me lo dio el hecho de haber viajado mucho; nos mudábamos, cambiamos de colegio, yo creo que ese tipo de cosas sí marcaron un poco las letras y las historias que están detrás de las canciones”, concluyó Inés Gaviria.

Comparte en redes: