“No hay mal que dure una vida”, el canto de Lika Nova

Noticias destacadas de Música

La agrupación, que tiene como lema “bailar es el acto más subversivo contra la tristeza”, presenta su segundo álbum, un trabajo en el que exploran diferentes géneros, siempre orbitando dentro del indie rock y pop alternativo.

Basados en la premisa “bailar es el acto más subversivo contra la tristeza”, Lika Nova presenta en “No hay mal que dure una vida” canciones que hablan sobre momentos difíciles por los que puede atravesar una persona: el amor, las relaciones y las declaraciones que no se dan.

Sin embargo, se inspiran en enfrentarse a estos momentos, en bailar y disfrutar el fluir de la vida, son “sonidos felices para momentos no tan felices”.

¿Cómo fue el proceso creativo de “No hay mal que dure una vida”, el segundo álbum de Lika Nova?

Este álbum nació tras un periodo de encierro de la banda para trabajar en nuevo material. A diario nos reuníamos y trabajábamos en una idea que para el final del día sería el esqueleto de una de las canciones. Todo partía de pequeños fragmentos que cualquiera podía traer a la mesa y que entre todos descomponíamos y le dábamos forma. Así nació casi todo el instrumental del disco, con excepción de dos canciones que nacieron en el estudio de grabación experimentando con sintetizadores y presionándonos a nosotros mismos para llenar algunos “huecos” que veíamos en el disco. Las melodías se fueron agregando sobre este trabajo conjunto y por último en el proceso llegaron las letras que darían un nuevo significado a las canciones.

¿Cuáles son los sonidos que predominan en este trabajo discográfico?

El disco explora diferentes géneros, siempre orbitando dentro del indie rock y pop alternativo. Predominan los sintetizadores, guitarras muy rítmicas, líneas de bajo sólidas y muy distintivas, beats de batería contundentes y programaciones percutivas que enriquecen mucho la atmosfera de las canciones. Todo esto sumado a una potente voz llena de mensajes muy emotivos y cargados de emoción. Forjamos una identidad musical mucho más clara en este segundo LP, pero además explora diferentes polos que dejan entrever hacía donde seguirá expandiéndose su sonido en el futuro.

¿Qué tipo de sentimientos o historias trasmiten las canciones de este disco?

“Sonidos felices para momentos no tan felices”. No hay mal que dure una vida suena a muchas experiencias emotivas y a veces duras de afrontar enmarcadas en una estética muy rítmica, fiestera y enérgica. El entramado instrumental contrasta con las temáticas más sensibles e intimas de las canciones.

El eje temático del álbum siempre se pudo resumir en: “bailar es el acto más subversivo contra la tristeza”, una suerte de escudo para que quien las escucha enfrente situaciones que todos hemos vivido, pero a veces elegimos escaparles.

Son once canciones las que componen “No hay mal que dure una vida”, ¿cómo las escogieron? ¿Algunos temas quedaron por fuera por falta de espacio?

Pensamos en explorar las posibilidades y la identidad de la banda de extremo a extremo para no encasillarnos con un único sonido. No queríamos tener un álbum donde todas las canciones suenan iguales y este fue un factor determinante al escoger el tracklist. Muchas ideas quedaron fuera, no por falta de espacio sino porque queríamos presentar el mejor material posible y que la gente se hiciera una idea muy amplia de lo que podemos y queremos hacer como banda. Estamos muy felices con el resultado de toda esta exploración.

Naïa Valdez y Pilar Cabrera son las únicas colaboraciones en el álbum, ¿en qué se basaron para escogerlas? ¿Cuál fue el aporte de ellas a la producción?

El factor decisivo fueron sus voces y todo lo que representan como artistas. A las dos las admiramos mucho y somos fans de sus proyectos, así que a la hora de escoger e invitarlas fue una decisión fácil.

Ambas enriquecieron un montón las canciones. Pilar, además, de darle un tinte emotivo y reforzar aún más el mensaje de “Manos al Fuego” grabó las guitarras de esta versión y nos dejó impresionados con el resultado. Su relación con la guitarra es una cosa loca.

Naïa no solo cantó sus partes, sino que también las escribió. Es un verso muy poderoso y que sin duda le da otro aire a “¿Dónde quedó el amor?”

Este es el segundo trabajo de Lika Nova donde, efectivamente, podemos ver un sonido más maduro y una nueva faceta artística de la banda. ¿Qué tanto han evolucionado en este tiempo?

Sentimos que ha sido un disco que marca un antes y un después en nuestro sonido. Crecimos un montón como banda en este proceso y además exploramos un rango enorme de cosas que no sabíamos que podíamos hacer. En definitiva, la evolución en este periodo ha sido la mayor de nuestra carrera y marca un camino muy interesante para lo que viene. Estamos muy emocionados.

¿Por qué decidieron lanzar el disco en estos momentos de crisis?

Sentimos que era el momento indicado. Aunque no podamos hacer conciertos o estar cerca de nuestros fans como de costumbre, este era el medio más lógico para conectarnos y estar ahí para las personas que tanto nos han apoyado en este tiempo. Se podría decir que es nuestra labor como artistas estar ahí para la gente en momentos difíciles y las canciones son el instrumento. Además, sentíamos que era una promesa por cumplir, el disco estaba anunciado desde enero y planeábamos cumplir con ello.

Junto al álbum ve la luz el videoclip de “Quédate cerca”, ¿cuál es la historia detrás de esta canción y por qué la escogieron para promocionar el trabajo?

Esta es una canción que habla de la distancia, de estar lejos de los que quieres y el deseo de tenerlos cerca. De todos los efectos que alguien que quieres causa en ti cuando está ahí. Se nos hizo un mensaje poderoso y de aguante en momentos como este en los que parece haber una barrera entre todos y no podemos juntarnos como quisiéramos.

Lika Nova nació en 2016 bajo la premisa “Bailar es el acto más subversivo contra la tristeza”, ¿cuál es la importancia de esta frase en estos tiempos?

En momentos como este en que nos hemos visto obligados a enfrentarnos a nosotros mismos en el aislamiento esta frase ha cobrado gran importancia. Sea cual sea la situación siempre se pueden combatir estos sentimientos difíciles con cosas positivas. La música y las canciones pueden ser nuestros escudos.

Después de este lanzamiento discográfico, ¿qué proyectos se vienen para Lika Nova?

Además del trabajo de promoción queremos que la gente pueda vivir la experiencia de ver a la banda en vivo desde la virtualidad, así que estamos trabajando en esto para llevar el disco en un concierto en vivo a todos los que nos escuchan. También lanzaremos nuestra primera línea de merch durante este mes. Una vez todo se normalice queremos que venga la gira nacional y nuestra visita a México, Perú y Estados Unidos.

Comparte en redes: