X Encuentro de Periodismo Investigativo

Periodismo basado en internet

El holandés Christiaan Triebert ha combinado herramientas digitales con métodos tradicionales de investigación para verificar datos en zonas de conflicto. Aunque cree que pueden descubrirse muchas cosas tras un computador, asegura que esto nunca reemplazará el trabajo en campo de un comunicador.

Christiaan Triebert, además de la investigación, ha utilizado las herramientas de geolocalización para encontrar víctimas civiles de bombardeos. / Cortesía

¿Por qué se especializó en código abierto?

La última década ha sido testigo de una revolución silenciosa, en parte por la expansión al acceso a internet, el creciente uso de las redes sociales y celulares inteligentes y el desarrollo de herramientas y plataformas por una serie de organizaciones.

Como nací en los 90, crecí en esta era de la información y he estado fascinado por la enorme cantidad de información disponible en línea desde entonces. Digo esto porque por eso comencé a mejorar mis habilidades en código abierto porque tenía curiosidad por la guerra y los conflictos del mundo ¿qué estaba pasando? ¿por qué estaba pasando? Usé el internet para intentar responder mis preguntas, pero muchas veces obtenía más preguntas de vuelta. Las fuentes abiertas son todas las que están abiertamente disponibles: imágenes, libros, fotos, publicaciones en redes sociales, cualquier cosa a la que se pueda acceder mientras se está conectado a internet.

Al mismo tiempo que avanzaba en mis estudios de relaciones internacionales y filosofía, comencé a seguir las zonas de conflicto alrededor del mundo con mayor intensidad. A veces en terreno, como Siria, en 2012 e Irak, en 2014 y 2016, pero a diario desde la pantalla de mi computador, buscando nuevos videos en YouTube, mensajes en Twitter y fotos en Facebook.

Es increíble que haya más horas de video sobre la guerra en Siria que de las horas que han transcurrido de la misma guerra. Gran parte de la información pude ser útil para obtener una mejor impresión de los que está pasando allá, pero esta necesita ser autenticada y verificada antes de poder usarla en un análisis o una futura investigación.

Cuando estudié la maestría en King’s College London, usé la información multimedia para mi investigación ¿Cómo es el espacio digital usado por actores estatales y no estatales? ¿Cuál es la ventaja, pero aún más importante, cuál es el peligro de la información de código abierto? ¿Cómo pueden los periodistas y defensores de derechos humanos usar la información para desmentir las falsedades de los gobiernos o los grupos armados? Yo estoy muy interesado en esas preguntas. Para mi disertación universitaria, me concentré en los ataques aéreos en Siria e Irak y así fue como me involucré con Bellingcat, un colectivo mundial de personas que investigan fuentes abiertas.

Nosotros usamos el poder forense digital para analizar los crímenes de guerra, usando solo información de fuentes abiertas, que es una fuerza: cualquiera persona con una conexión a internet puede ver las fuentes verificadas por sí mismos. Y Siria e Irak son solo ejemplos, esto se puede hacer desde cualquier lugar, incluso Bogotá.

¿Qué tipo de información se puede obtener a partir de código abierto?

Mucha información, realmente mucha. Organizaciones como Bellingcat y varias personas han investigado una amplia gama de temas, que van desde la caída de un avión civil en Ucrania hasta el monitoreo de operaciones contra el terrorismo en Nigeria. Creo que la información de código abierto puede jugar un papel importante en muchas investigaciones, solo hay que mirar muy de cerca lo que está disponible.

¿De qué forma ayuda la geolocalización al periodismo?

El mundo globalizado abre una amplia gama de oportunidades a los periodistas. Ahora podemos hacer una investigación juntos sin tener que vernos físicamente. Bellingcat, por ejemplo, está compuesta por personas de muchas nacionalidades. Internet es un fantástico camino para ampliar el periodismo investigativo transfronterizo, ya que muchos problemas traspasan fronteras, como por ejemplo el conflicto armado o la corrupción. Yo puedo investigar algo en Colombia, mientras yo hago lo mismo en Reino Unido. Y podemos hacerlo juntos también. Además, hoy muchos hablan de la “posverdad”, la revolución de los “hechos alternativos” y las “noticias falsas”. En el X Encuentro de Periodismo Investigativo quiero mostrar lo que se puede hacer con el código abierto y animarlos a hacer parte de la contrarrevolución de las posverdades y los hechos alternativos.

Está nominado al premio d innovación de European Press por la reconstrucción del golpe de estado en Turquía. ¿Cómo lo hizo?

Básicamente comenzó como un proceso de verificación. Una conversación de WhatsApp entre supuestos golpistas que fue publicada en línea. Mi pregunta fue: ¿esto es auténtico? Así comencé a cruzar cada una de las referencias y cada mensaje de la conversación y me pregunté si el contenido del mensaje, así como el tiempo y el remitente, correspondían a otra información. Por ejemplo, a las 10:24 p.m., un coronel envió un mensaje en el grupo de WhatsApp diciendo que “212 ha sido pasado”. Uno puede pensar ¿a qué se refiere? Resulta que 212 es un gran centro comercial en Estambul (Turquía). No es común que un convoy militar atraviese Estambul, así que usé herramientas de geolocalización y busqué en redes sociales en ese mismo tiempo si la gente había publicado fotos y videos cerca del centro comercial. Con base en las placas de matrículas de los vehículos pudimos averiguar de dónde era la unidad militar y a quiénes se referían en el grupo en WhatsApp. Este es solo un ejemplo de lo que se hizo con los cientos de mensajes. Cada uno se convirtió en una pequeña parte de la investigación.

La conversación de WhatsApp revela las medidas de planificación y como la entrevistas por FaceTime con CNN- Tuquía del presidente turco Tayyip Erdogan pudo cambiar el rumbo de la historia: turcos desarmados, arrastrados por Erdogan, tomaron las calles y lograron dominaron a los golpistas.

¿Cómo verifica la veracidad de la información que obtiene?

La verificación es lo más importante en la investigación de código abierto. Hay muchos caminos, métodos y herramientas para verificar la información. Una herramienta sencilla es, por ejemplo, una búsqueda de imágenes inversa. Digamos que alguien carga una foto en Facebook sobre las protestas masivas en Caracas. Con una herramienta sencilla se puede revisar si esa foto fue indexada antes en Google y si fue tomada en días anteriores al que se indica. Métodos más avanzados son por ejemplo la geolocalización de la foto. Geolocalizar es determinar el lugar exacto donde una foto o un video fueron tomados. Este es quizás el método más famoso de Bellingcat. Al determinar el lugar, se puede verificar la ubicación y revelar más información. ¿Era realmente Siria en 2012? ¿Era realmente Colombia en 2017? Esto puede ser muy útil. Por ejemplo, el mes pasado fue publicada una foto de un lanzador de cohetes en el Cairo, Egipto. Algunas fuentes dijeron que la foto era de 2011. Pero geolocalicé la foto y encontré que los edificios no se habían construido para 2011. Se puede geolocalizar imágenes mediante la búsqueda de elementos coincidentes en las fotos en tierra y/o de la foto satelital, por ejemplo, vía Google Earth.

A través de los métodos que utiliza, ¿cómo se logra tener diferentes perspectivas del conflicto?

Hay muchos secretos a voces: hay mucha información suelta que solo se debe conectar. Y si uno lo hace puede descubrir diferentes perspectivas del conflicto o la corrupción. El uso generalizado de las redes sociales dio una nueva perspectiva sobre las protestas y los levantamientos en Medio Oriente y el norte de África, en 2011. Las redes sociales habías sido usadas por los medios antes, con organizaciones como Storyful, quienes comenzaron a verificar los contenidos que eran usados por los medios, pero los levantamientos árabes dieron lugar a una masiva información que dificultó su medición. Durante este periodo, vimos lo importante que iba a ser esta nueva información, como lo son los medios de comunicación y las organizaciones de derechos humanos como Human Rights Watch y Anmistía Internacional.

Hubo un creciente interés entre los periodistas, así como Eliot Higgins, el fundador de Bellingcat, por descubrir una ruta de contrabando de armas de la oposición Siria. Él la encontró totalmente con videos de YouTube, lo que demuestra claramente que las redes sociales pueden revelar una historia significativa de una forma totalmente nueva.

En 2014, cuando los separatistas en el este de Ucrania se enfrentaron al gobierno, Rusia insistió en que no estaba militarmente activa en Ucrania, pero Eliot Higgins encontró pruebas de lo contrario. Y lo hizo todo detrás de su escritorio en Inglaterra, muy lejos del conflicto. ¿Cómo lo hizo? Se dio cuenta de que los soldados rusos publicaron selfies en sus redes sociales y descifró dónde se habían tomado las fotos por las señales de carretera, los números de los vehículos militares y el ángulo de las sombras. Efectivamente desmintió la declaración del Kremlin de que no había enviado tropas a Ucrania. En ese momento me di cuenta en verdad de la magnitud de la información de código abierto en el conflicto.

Personalmente, estoy muy interesado en usar el poder de la tecnología para exponer crímenes de guerra. Ahora podemos investigar virtualmente zonas de conflicto donde el acceso es casi imposible, como las áreas bajo control del llamado Estado Islámico. Pero además de las investigaciones, chequear la información y verificar las noticias.

¿Este tipo de investigaciones podrían remplazar el trabajo en la calle de un periodista?

No, no creo que este tipo de investigaciones puedan reemplazar el trabajo en la calle. Creo que una combinación de ambas sería ideal en ciertas historias periodísticas de investigación.

¿Cómo investigar a través de redes sociales sin violar la privacidad de la información?

La investigación por código abierto es un área que crece rápidamente, pero el desarrollo en esta área puede traer desafíos éticos particulares que deben ser explorados cuidadosamente. Las redes sociales se han convertido en un aspecto central de la vida diaria, ya que el mundo cuenta ahora con más actividad en las redes que con personas. Con mayor acceso a internet es probable que estos números continúen aumentando.

Mucha información pública como privada es compartida en internet. Esta información se utiliza cada vez más en las investigaciones de código abierto, ya que ofrece oportunidades de análisis sin precedentes. Una gran variedad de organizaciones, incluidos los medios de comunicación y periodistas, han examinado y explorado los avances tecnológicos para corroborar sus investigaciones.

Creo que hay tres desafíos éticos claves asociados con la investigación de código abierto. Primero que todo, hay uno de privacidad cuando utilizan y se publican datos de redes sociales. ¿Es Facebook un espacio público o privado? Es la paradoja de los medios de comunicación: la disposición de las personas a compartir información personal en un sitio web mientras expresan sus preocupaciones por la privacidad al mismo tiempo. ¿Cómo lidiar con eso como periodista? Segundo, se deben tener en cuenta las posibles consecuencias de revelar una geolocalización a un público amplio: se puede estar revelando un paradero estratégico. Y tercero, la responsabilidad del investigador de código abierto hacia los testigos oculares y los usuarios que suben contenidos tampoco debe ser olvidada. Muchas imágenes de testigos oculares que se encuentran en redes sociales juegan un papel muy importante en la presentación de noticias de última hora. Estas personas se hallan a menudo en situaciones peligrosas y no son periodistas profesionales, lo que se debe tener en cuenta. Además, debe dárseles el crédito en sus imágenes, lo que frecuentemente no ocurre.

Bellingcat encontró evidencia bastante importante que no hemos podido hacer pública porque sería posible que la gente descubriera la identidad del testigo, y estaban en un lugar donde podrían ser perjudicados por eso.

¿Es necesario que un periodista tenga cuentas en redes sociales?

No, no creo que sea necesario para todos los campos del periodismo. Sin embargo, creo que puede convertirse en una adicción para muchos periodistas de investigación y reporteros, ya que hay mucha información por ahí.

¿Qué herramientas básicas debe tener un periodista en su computador y en su celular?

Esto depende del tipo de periodismo que esté haciendo y de lo que esté investigando. Puede variar desde el uso de redes sociales como Twitter y Facebook, hasta Google Earth y Wikimapia para geolocalizar una foto que puede haber encontrado a través de las mismas redes sociales.