“Dani Martín: Vive Colombia”

Para el músico, la oportunidad de viajar por nuestro país y conocer a Mario Muñoz, líder de la banda Doctor Krápula, le permitió nutrir sus procesos de composición. Se define como una persona sin prejuicios y le gustaría repetir la experiencia en otros lugares del mundo.

Dani Martín, cantante y actor español conocido por ser el compositor, líder y vocalista del grupo de pop El Canto del Loco. / Cortesía Sony Music

¿Cuál fue la primera idea para hacer el documental “Dani Martín: Vive Colombia”?

Me di cuenta de que cuando los artistas vamos a otros países nunca conocemos las ciudades porque no tenemos tiempo. Le dije a Sony que me apetecía conocer todos aquellos lugares de Colombia que pudieran tener algo que ver conmigo, donde pudiera encontrar gente que me aportara cosas y que me enseñara desde su punto de vista.

¿Esta serie documental la hace en cada uno de sus recorridos?

Sólo he hecho un documental en Colombia. Desde que llegué me sentí querido; me gusta el país y quería conocerlo. Me encantaría repetirlo en otro país porque creo que es bonito conocer un lugar que te puede enseñar mucho. Como compositor he nutrido mi creatividad para todo.

¿El ambiente influye en su proceso de composición?

Absolutamente. Con esto he nutrido mi creatividad para todo. Además, las cosas no te pasan igual en todos los lugares, el cariño de la gente o lo que sucede en ciertos momentos te abre al mundo y te permite conocer muchas cosas.

¿Cuáles son las historias que más le gusta contar?

La vida es la que me inspira a escribir. Es la mejor musa porque todos los días te están pasan cosas.

Este documental está dividido en ocho capítulos. ¿Qué tan fiel es a la idea original?

Es lo que quería hacer, estar con gente que me hiciera sentir identificado. Por ejemplo, con Mario Muñoz, de Doctor Krápula, nos seguimos hablando.

Hay cuatro personas con las que comparte este experimento: Antonio Casale, Carlos Méndez Mario Muñoz y Paloma Miranda. ¿Por qué los escogió?

Es bueno conocer gente que hace un tipo de música que a lo mejor no tiene nada que ver contigo o tiene otro enfoque. Fue enriquecedor haberme juntado con ellos, y positivo, porque para mí todo pasa por algo, y si ellos eran los que tenían que estar ahí era por algo. Para mí fue un gesto generoso que me mostraran un trozo de Colombia.

¿Qué tanto cambió su idea de Colombia a partir de este recorrido tan especial que hizo?

Conocí Barranquilla, Cali, Medellín y Bogotá. No soy una persona prejuiciosa, por lo tanto nunca voy a los lugares con una idea antes de conocerlos. Para mí, este es un país por descubrir porque suceden muchas cosas. Ojalá vuelva a visitarlo todas las veces que pueda.

¿Cómo fue la experiencia de conocer Monserrate o las minas de sal de Zipaquirá?

Monserrate me pareció un lugar sorprendente. Cuando estás allá arriba sientes que no alcanzas a ver tantos kilómetros y es bonito sentir esa energía pura del lugar. Las minas, donde tocamos en vivo, también son increíbles. Creo que la naturaleza tiene algo que sobrepasa lo que una cabeza puede pensar. Recuerdo esto con mucho cariño.

¿Fue difícil tener una cámara detrás todo el tiempo?

No. Estoy acostumbrado a hacer este tipo de reportaje. Hace tiempo lo incorporé en mis procesos de grabación para contarle a la gente las cosas que no ve.

¿Cree que el documental va a tener alguna repercusión en el futuro?

Hago las cosas porque me apetece hacerlas, mi verdad es mostrarle al público que estuve recorriendo su país. Lo importante es que me quedo con algo bonito.

Temas relacionados