Vaneza Peláez, una mamá sexy

Es una mención muy importante y muy bonita, sobre todo porque acabo de ser mamá por segunda vez y al ser nominada puedo enviar el mensaje de que, aun estando casadas y con hijos, las mujeres podemos seguir siendo sexis. No perdemos la magia y el encanto, sino que nos sentimos más atractivas.

En 2005, Vaneza Peláez fue elegida Reina Nacional del Mar. / Gustavo Torrijos

Es una de las cinco nominadas como las más sexis de Colombia, según la revista “Vea”. ¿Qué tan importante es esto para usted?

Es una mención muy importante y muy bonita, sobre todo porque acabo de ser mamá por segunda vez y al ser nominada puedo enviar el mensaje de que, aun estando casadas y con hijos, las mujeres podemos seguir siendo sexis. No perdemos la magia y el encanto, sino que nos sentimos más atractivas.

¿Qué cuidados tuvo en cuenta para recuperar su figura luego del segundo embarazo?

Durante el embarazo mantuve rutinas de belleza. Hidraté mi piel, compraba las cremas especiales para el embarazo y les adicionaba vitamina E, colágeno, elastina y ácido hialurónico para proteger mi cuerpo de las estrías y la celulitis.

¿Qué es la belleza?

Considero que es algo que llevamos por dentro. Lo que tú quieras reflejar es lo que vas a mostrar. Si vives en paz, en armonía y confías en lo que Dios te dio, puedes llegar muy lejos, así no cumplas con los estereotipos estéticos que nos ha marcado la sociedad.

¿Se ha sentido insegura de su belleza?

Nunca he vivido una situación similar. Todo el tiempo he estado muy segura de mí, de lo que tengo y de lo que Dios me dio. No he dudado nunca al pararme frente a un lente, al desfilar en una pasarela o estar frente a una cámara de televisión. Me encanta ser como soy.

¿Cuál es el rasgo físico que más le gusta resaltar?

Me encanta mi cara, mi nariz. Pero mi cuerpo también es muy agradecido, tiene memoria, porque luego de los dos embarazos los músculos se volvieron a tonificar. Creo que mucho de eso es gracias a que siempre he sido muy disciplinada con el ejercicio.

¿Cirugías o natural?

Tengo mamoplastia, me la hice hace ocho años. Cuando estuve en el Reinado del Mar me operé el busto, nunca lo dudé. Además, mi trabajo me lo exigía, porque, por ejemplo, cuando me buscaban para modelar ropa interior necesitaba llenar. En la actualidad dudo en hacerme algún retoque.

¿Qué fue lo más difícil de ser la Reina Nacional del Mar en 2005?

A pesar de que debes seguir un protocolo, es relajado. Lo más difícil es que debes estar todo el día en tacones y que estás bajo la presión de los medios, que siempre están atentos a cualquier embarrada.

Pero eso nunca fue un problema para usted, desde muy pequeña estuvo expuesta a las cámaras.

Sí, pero como modelo, porque mi mamá trabajaba con catálogos de venta directa, entonces en varias ocasiones le pedían que yo hiciera algunas fotos, y ahí fue cuando me involucré en el tema. Aunque a ella no le gustaba mucho la idea de que dejara mis estudios por modelar. De hecho, cuando salí del colegio se presentó la oportunidad de viajar a España con una agencia de modelos, pero tenía 16 años y ella no estuvo de acuerdo. Su temor era que yo tuviera la fama de ser una modelo hueca, por eso siempre insistió en que debía estudiar.

Y del modelaje saltó a la presentación.

En varias ocasiones me llamaron para hacer casting en Caracol, y se presentó la oportunidad de trabajar en Sábados Felices y de estar al lado de los grandes de la televisión. Eso me ha llenado de mucha satisfacción.

¿Y qué tal es para contar un chiste?

Muy mala. Nunca me acuerdo de los chistes que escucho en Sábados Felices y tampoco tengo humor para contarlos.

 

Temas relacionados

 

últimas noticias