Publicidad

Chema Madoz o el objeto paradójico almado

Unas sandalias hechas de hierba, un escalera hacia un espejo en la pared, una maleta llena de arena, una llave con la cerradura puesta en su cabeza, o un desagüe puesto en medio de un desierto son algunas de las imágenes que hace este grandes ligas de la fotografía, Chema Madoz, quien, a pesar de su evidente elevada posición en el mundo del arte, sigue siendo el mismo vecino de su cuadra, algo tímido, tranquilo y de respuestas generosas, venido a Colombia gracias a La Salle College.

El Espectador
18 de mayo de 2008 - 03:00 p. m.

Español, recién llegado a sus 50 años, sus obras fotográficas nos muestran en una clave que nos remite muchas fuentes, en una especie de frialdad emocionada, donde la contradicción, la sorpresa, el guiño de complicidad, la metáfora de vida y la liviandad se mezclan produciendo imágenes de una limpieza y equilibrio impactante, más aún si se le compara con lo profundas y retumbantes que se vuelven en nuestra cabeza.

”Fotografío y no hago escultura” a pesar de que sus fotos son de objetos y relaciones de objetos creados “porque al hacerlo tales objetos adquieren una insustancialidad que los eterniza en esa posición”.

A diferencia de lo que un fotógrafo normalmente busca, el punto de vista más sorprendente e innovador, son por el contrario lo más neutros y corrientes posibles. Objetos corriente en poses corrientes, pero hecho con pequeños giros del sentido que trastornan su significado y les liberan de su condición de objeto y función asignados.

¿Por qué siempre en blanco y negro y no en color?
Bueno, ya quisiera que le preguntaran a los que lo hacen en color porque siempre en color y no en blanco y negro, responde soltando la risa, contagiando al auditorio repleto.

¿Son sus objetos reales?
Si claro, hombre que sí. Esta es la hora y quizás de toda mi producción no he montado más de tres fotos en medio digital. A pesar de que es posible hacer juntas imposibles y quizás ni siquiera elaborar los objetos sino realizarlos virtualmente en su imagen, mis objetos reales fotografiados le dan a su imagen una carga inigualable de rompimiento y subversión de la realidad. La sola posibilidad de que el objeto exista realmente, y que lo haga con naturalidad es de por si una reflexión.

¿Son chistes sus imágenes?
Yo no los veo así. Los chistes son una cosa que tu una vez los cuentas comienzan  a perder su valor y yo quisiera para mi obra una duración en el tiempo, no una mera situación anecdótica. Me espero que sus lecturas produzcan en cada mirada una nueva sensación, una respuesta encontrada y una nueva pregunta que se formule. Si hay humor en ellas es por que, bueno, corresponden a quien soy, pero el objetivo no es la risa sino la reflexión. Lo lúdico me atrae, creo es la primera relación que tenemos  con el mundo y como tal es una cosa muy seria. Si hay humor en mi obra, prefiero que sea ironía.

¿Literatura,poesía, subversión, filosofía, publicidad o escultura? 
Un poco de todo, la verdad. Creo que por eso, ahora cuando me pregunta ¿bueno, y tu que eres? les digo “artista” y así no dan más lata, que si digo fotógrafo, suponen que sólo debo fotografiar cosas normales. Pero sí, mis trabajos son un poco de todo eso. De lo que leo, de lo que escucho, de lo que me duele o me hace reir. Mi vida cotidiana, mis miedos, mis ambiciones.

Ganador de montones de premios y reconocimientos, con decenas de publicaciones y exposiciones, Chema, eternizador  de objetos, fotógrafo de sueños malabares mentales, sonríe y espera, la siguiente pregunta.

Por El Espectador

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar