Entre el confort y el diseño

Chimeneas que brindan calor y estilo a los espacios

Noticias destacadas de Especiales

La necesidad de cuidar el medio ambiente ha hecho que el sector de la calefacción amplíe su portafolio con soluciones que ofrecen eficiencia energética. Existe una chimenea para cada necesidad.

Las tendencias van y vuelven. Pasa en la moda y en el diseño de interiores. Hace algunos años, tener una chimenea en casa era considerado un lujo. Hacía parte de la arquitectura y del mobiliario imprescindible del hogar porque por alguna razón generaba ese poder de atracción gracias a los palos de leña y al calor que hacía mágica la estancia en casa. Hoy vuelven a estar de moda, pero ahora con el objetivo de aportar armonía y tranquilidad a salas de estar, habitaciones y espacios exteriores.

Sin embargo, ni su aspecto físico ni su funcionamiento es el mismo de aquellas épocas. En línea con las últimas tendencias y reglamentaciones sobre el cuidado del medio ambiente, las chimeneas se han transformado para ser coherentes con el respeto a la naturaleza. Hoy, a los sistemas tradicionales de leña se suman otras alternativas con un diseño renovado, bajo consumo y altos índices de rendimiento.

De acuerdo con Jorge Sanabria, gerente de Chimeneas Premium, “El fuego da armonía a cualquier espacio del hogar. De ahí que desde hace muchos años las chimeneas se implementaran en las casas para brindar un ambiente acogedor y cálido. Con los años han ido cambiando de estilo, de funcionamiento y de precio, pero no han perdido su valor. Anteriormente las chimeneas no bajaban de $5 millones, hoy las de gas se consiguen desde $2.500.000”.

Gracias a la tecnología, el concepto de chimenea decorativa puede simular una chimenea real sin la complejidad de su instalación, precio, mantenimiento, manipulación, limpieza o tener que comprar un combustible a base de troncos. De hecho, su practicidad permite que se puedan ubicar debajo de un televisor, integradas en un mueble o pared o como elemento divisor entre distintos espacios.

“Los diferentes diseños y estilos que hoy existen en el mercado han hecho que el público sea más amplio. No solo adultos, sino también los más jóvenes buscan chimeneas para decorar sus espacios. En Chimeneas Premium, por ejemplo, nos encargamos de brindar la asesoría necesaria para que, dependiendo de los colores y el ambiente, el producto sea personalizado y quede acorde con el lugar”, agrega Sanabria.

El diseño, el tamaño y el tipo de funcionamiento de una chimenea ya depende del gusto de cada persona. Además del método de energía que se utiliza en cada una de ellas, otros aspectos que deben tener en cuenta, en el caso de las chimeneas de exteriores, es el espacio. Si lo que están buscando es un calefactor para un espacio reducido hay modelos que se pueden colgar en la pared y otros con diseño en vertical para ahorrar el máximo espacio posible.

Las siguientes son algunas opciones:

Chimeneas de leña

Son las más tradicionales del mercado. Lo único que requieren para su funcionamiento es leña, aunque el principal inconveniente es que tienen que estar conectadas a una salida de humo, lo cual limita en muchos casos el espacio en los que se pueden ubicar. Es importante utilizarlas con cuidado, ya que generan humo, que puede causar un serio problema si sale de la chimenea al espacio de la casa, debido a la falta de oxígeno en el aire.

Chimeneas eléctricas

Las chimeneas para decorar más habituales son las eléctricas. Este tipo de chimenea tiene un dibujo o elemento que simula troncos o brasas y se presenta en varios formatos: portátiles o encastradas, bien sea para muebles o paredes. El único requisito que exige es tener un tomacorriente a mano.

Biochimeneas

Las chimeneas de bioetanol, también conocidas como biochimeneas, son las preferidas por quienes quieren una chimenea con una llama real, pero sin tener que recurrir a un producto de leña. Su combustible es el bioetanol, un etanol producido mediante productos agrícolas que se introduce en un depósito en el interior de la chimenea y se recarga periódicamente en función del uso que se haga. Gracias a él se genera una llama de verdad, pero sin necesidad de una salida de humo ni de un toma de corriente.

Comparte en redes: