25 Apr 2021 - 4:00 p. m.

¿Cómo elegir carrera?, una mirada desde lo empresarial y académico

Un trabajo de introspección, entender las necesidades de los entornos e identificar habilidades y pasiones hacen parte del proceso para decidir el campo profesional que se quiere desarrollar.

Uno de los momentos más emocionantes y de mayor tensión es el enfrentarse a esa decisión de qué carrera elegir. Si bien, puede haber un margen de error u acertar en la decisión, no es algo fácil de determinar.

Hoy existen herramientas y procesos para acompañar a las personas en este camino. Por ejemplo, desde el colegio, los estudiantes tienen asesorías con profesionales en Psicología para encontrar su vocación o determinar esos gustos y habilidades que pueden influir en la elección.

Y es que elegir carrera no es solo una tarea de habilidades y vocación, sino un trabajo de introspección que le permite a cada persona encontrarse consigo misma y hacer lo que le apasiona.

La elección de una carrera debe partir de una reflexión interna y no se debe tomar a la ligera. El mundo tiene una oferta amplia y atractiva para que cada joven se proyecte, investigue y decida sobre su futuro.

“Mi consejo para quienes están en el proceso de encontrar su carrera es buscar un equilibrio entre lo que apasiona a la persona y lo que el mercado está buscando, pensando siempre en que ahora más que profesionales somos ciudadanos de un mundo sin fronteras que nos ofrece todas la posibilidades de aprendizaje, experiencia y relaciones, pero también nos exige responsabilidad con nuestras decisiones, pues cada acción suma a la construcción del futuro”, señala Juan David Correa, presidente de Protección.

Esa construcción se realiza desde la academia, las empresas y los actores de la sociedad, pero vale la pena leer cada momento y entender esa realidad para tomar una decisión acertada. Esto es clave porque son varios los factores que determinan no solo qué estudiar sino el entorno laboral y las necesidades de esos empleadores que, según Correa, al momento de formalizar una relación laboral buscan: capacidad para adaptarse a las necesidades del mercado, haciendo un chequeo de nuestras habilidades, competencias y fortalezas.

Según el Foro Económico Mundial, cinco de las habilidades blandas más relevantes son la comunicación, la resolución de problemas, la capacidad de análisis (pensamiento crítico), la gerencia de proyectos y el liderazgo.

En este contexto, en los colegios acompañan a los estudiantes del último grado, en el tema de orientación vocacional, que les permite evaluar sus aptitudes, intereses y personalidad, y conocer esos requerimientos del mercado, para desde saber abordar los campos profesionales e iniciar con un proceso de discernimiento y orientación personal.

“Adicionalmente, el colegio vincula a los estudiantes en el proceso de búsqueda de universidades desde el grado noveno. De esta forma, logramos que un alto número de jóvenes (98 %) tenga clara su opción profesional o procesos de formación posterior, tales como intercambios, misiones y profundización en un idioma, entre otros”, señala Elizabeth Atuesta, psicóloga del Gimnasio Los Caobos.

Esta toma de decisión conlleva un compromiso personal, tanto del estudiante como de quienes lo orientan. Por eso, influyen varios factores y uno de ellos, que tiene un impacto alto en este momento, son esas carreras del futuro y las oportunidades que se relacionan con la tecnología.

Según Jaime Bejarano, gerente general de Red Hat Colombia, una empresa de tecnología, “es un tiempo idóneo para que los jóvenes aprendan de tecnología. Ese es el camino que estamos viendo en el mundo, y que se quiten ese imaginario de que el tema de tecnología es complicado. Todos somos buenos, es solo perder el miedo. Mi mensaje es que los jóvenes aprendan de tecnología de una forma práctica, que se capaciten de una forma visionaria en temas empresariales, cultura, emprendimiento y se actualicen constantemente”.

Esa actualización constante rompe, de alguna manera, la formación tradicional de cinco años de carrera, sino que abre un camino para que los jóvenes se puedan capacitar a través de las plataformas que hoy en el mundo están a la vanguardia.

“La coyuntura de la pandemia demostró que se pueden aprender muchos temas de forma autónoma con diferentes plataformas y reta también a la academia a aprovechar todas las plataformas para esa formación integral que se requiere”, dice Juan David Correa.

Y es que el objetivo de capacitarse y lograr acceder a la universidad es estar conectado con las necesidades que requieren las sociedades, y desde ese conocimiento aportar a las soluciones y ser protagonistas de un cambio que ya se están gestando.

“Nosotros le estamos apostando a nuevos programas de pregrado y posgrado que cubran las necesidades que han sido detectadas para responder a los desafíos planteados por la sociedad. Lo haremos de manera responsable, de acuerdo con nuestra capacidad institucional y las necesidades del mercado”, señala Adolfo Meisel, rector de la Universidad del Norte.

Es un trabajo que se debe hacer en equipo, por eso cobra relevancia la firma de la Alianza 4U con las universidades CESA, en Bogotá; EAFIT, en Medellín, e ICESI, en Cali, para trabajar conjuntamente en promover la excelencia universitaria y su función en la construcción de país. Es una alianza que promoverá el intercambio, las clases interconectadas y una comunidad universitaria activa.

Las opciones para quienes están eligiendo carrera son tan amplias que, como concluye Jaime Bejarano, “es tener la valentía de hacer lo que nos apasiona y dejar a un lado los miedos”.

Para tener presente a la hora de elegir carrera

El rol de la vocación

“La elección de una carrera siempre está acompañada de factores externos e internos. Ambos tienen un peso psicológico, sin embargo, es necesario sopesar los intereses personales que tocan el nivel de la pasión. ¿Por qué? La pasión vocacional revisada por todos los factores que se deben tener en cuenta a la hora de elegir una profesión, indica el nivel de voluntad y el deseo de mantenerse en la elección. Además, toda elección humana, incluyendo la profesional, hecha a la medida de nuestras pasiones, trae consigo a mediano y largo plazo, la fuerza emocional suficiente para alcanzar la perfección de las propias limitaciones y obtener no sólo el título, sino el dominio profesional que llevaría a impulsar una mejor rentabilidad al lograr el término de la carrera. ¡Existe el triunfo material cuando se realiza con profunda pasión!” Hno. Cristhian J. Díaz Meza, Vicerrector Académico de la Universidad de La Salle.

Los factores que influyen en la elección de qué estudiar

“Definitivamente, la familia es parte importante en la toma de decisiones frente a la vida profesional. La construcción de referentes, la identificación de opciones académicas y la construcción aspiracional son asuntos que nacen en este espacio. Igualmente, son determinantes los gustos, las habilidades y sueños del aspirante, su proyección de futuro es un elemento que favorece una buena elección e igualmente la permanencia en el programa.

En ese sentido, es fundamental un acercamiento temprano a las universidades porque resulta decisivo cotejar esos proyectos de vida con las propuestas curriculares, las opciones de actividades y, especialmente, los perfiles de egreso de los programas que se ofertan.

Por otro lado, en esta época, en donde en la pandemia por Covid-19 ha transformado tantas dinámicas de vida, resultan determinantes en las elecciones asuntos relacionados con la seguridad, la salud, la movilidad y, en ocasiones, las realidades económicas que atraviesan las familias.

Las nuevas necesidades sociales y los cambios en los estilos de vida les abren nuevas oportunidades a otros saberes e igualmente generan transformaciones en la proyección y decisiones de los aspirantes con respecto a la universidad que eligen y el momento de vida en que deciden emprender este camino”. Carolina Botero, Directora de Mercadeo de Programas Académicos de la Universidad Javeriana.

Comparte: