Publicidad

¿Cuáles son las pruebas diagnósticas de COVID-19?

Cada una de las tres pruebas para la detección del coronavirus que se usan en Colombia tienen métodos, tiempos y especificaciones propias.

Carlos Enrique Trillos Peña *
21 de febrero de 2021 - 09:00 a. m.
Cada tipo de prueba tiene una indicación, un tiempo en el cual se deben tomar, una técnica para tomarla y una forma específica de interpretación. / Getty Images
Cada tipo de prueba tiene una indicación, un tiempo en el cual se deben tomar, una técnica para tomarla y una forma específica de interpretación. / Getty Images
Foto: Getty Images - Images By Tang Ming Tung

En Colombia se practican tres tipos de pruebas para diagnóstico de COVID-19: las moleculares, las de antígeno y las de anticuerpos. Cada una tiene una indicación, un tiempo en el cual se deben tomar, una técnica para tomarlas y una forma de interpretar qué varía de una a otra.

Las moleculares, RT-PCR, son pruebas virales que detectan el virus en el organismo a través de su material genético. Se toman con hisopado nasofaríngeo, por medio de una aplicador en fosa nasal profundo. Cuando son positivas indican que la persona tiene la infección. Son las pruebas más precisas y confiables, de mayor costo y su resultado se demora un poco más.

Otras pruebas virales son las de antígeno, las cuales detectan las proteínas del virus. Su resultado está más rápido y tienen un costo menor. Se toman mediante hisopado nasofaríngeo, con aplicador nasal profundo. Son confiables para resultados positivos y son menos precisas para resultados negativos, por lo que pueden requerir verificación mediante pruebas RT-PCR.

De acuerdo con los centros para el control y prevención de enfermedades (CDC) de Estados Unidos y el Ministerio de Salud, se deben practicar cuando las personas tienen síntomas, han tenido contacto cercano o estrechos con personas infectadas o se ha participado en actividades de riesgo. Igualmente, pueden tomarse en jornadas de tomas masivas de muestras realizadas por las autoridades sanitarias.

El tercer tipo de pruebas son las serológicas o de anticuerpos, que son las proteínas producidas por el sistema inmune para defendernos de las infecciones, en este caso contra el coronavirus, el SARS-CoV-2. Las pruebas para COVID-19 disponibles en nuestro medio detectan dos tipos de anticuerpos: la inmunoglobulina G (IgG), la inmunoglobulina M (IgM) o las dos. Para estas se necesita una muestra de sangre, normalmente de un dedo, aunque puede variar según el tipo de prueba y el laboratorio. Sus resultados son rápidos y no están indicadas para el diagnóstico de una infección actual, porque los anticuerpos tardan tiempo en producirse, por lo que son útiles para verificar infecciones anteriores. Una prueba serológica negativa no descarta que se tenga la enfermedad y una prueba positiva indica que se tuvo contacto previo con el virus. Requiere pruebas confirmatorias tipo RT-PCR.

Debemos recordar que una prueba viral negativa no excluye totalmente que una persona esté infectada, por lo que debemos continuar con todas las medidas de prevención en forma rigurosa. Con frecuencia las personas piensan que por tener la prueba negativa no tienen COVID-19, se reúnen con otras personas que no son de su núcleo familiar, los exponen e infectan, y los más vulnerables se complican o se mueren. Una prueba falsa negativa genera falsa confianza, mayor exposición y contagios.

No hay que olvidar que las pruebas deben ser tomadas con todos los protocolos de bioseguridad, idealmente en el domicilio de las personas. Se pueden realizar en laboratorios y sitios alternos para toma de muestra, con control de aforo y un seguimiento de las medidas de protección.

* Médico epidemiólogo y profesor principal de la Universidad del Rosario.

Por Carlos Enrique Trillos Peña *

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar