El futuro del agro en Colombia

Noticias destacadas de Especiales

Un escenario futuro de la agricultura no será posible sin lograr niveles mínimos de convergencia tecnológica.

Construir un escenario de futuro para la agricultura colombiana transita, necesariamente, por la imperante necesidad de hacer una transformación estructural en el campo, con el ánimo de contribuir al bienestar social y económico de la población rural bajo criterios de equidad, igualdad y democracia.

Esto supone la oportunidad de promover el equilibrio socioterritorial a propósito del desarrollo de la agricultura, a partir de la identificación, priorización, ubicación y sinergias entre los modelos de producción resultantes de la condición social, económica, política e histórica de los territorios rurales, aspectos que la Universidad de La Salle apropia y discute en perspectiva interdisciplinaria, como aporte a la transformación social y productiva de la ruralidad colombiana. Por ello, la Universidad ha venido diversificando su oferta de pregrado y posgrado en relación con las ciencias agropecuarias.

De esta manera será posible pensar en una agricultura que reconozca, comprenda e incorpore una cosmovisión sostenible de la producción, con alcance a la cadena de valor agroalimentaria y agroindustrial a propósito de la huella ecológica.

Esto no solo tiene relación con las prácticas de producción, industrialización y acceso a mercados de cara al sistema global de alimentos, sino que también se relaciona con la imperante necesidad de lograr diversificar y transformar los sistemas de producción agropecuarios —incorporando el patrimonio biocultural de los territorios para lograr mayores índices de diferenciación competitiva—, así como la urgencia de implementar los ejercicios de reordenamiento productivo con impacto en la redistribución de la tierra, criterio fundamental para un estado deseado de desarrollo del sector agropecuario.

Un escenario futuro de la agricultura en Colombia no será posible sin lograr niveles mínimos de convergencia tecnológica que promuevan tanto la sostenibilidad —con alcance a la variabilidad y al cambio climático— como la productividad, la gestión del conocimiento, la digitalización de la cadena de valor y la seguridad alimentaria. Esto se articula, por supuesto, con la prioridad de invertir en infraestructura y bienes públicos —que incluye servicios e infraestructura sectorial, propiedad y uso de la tierra, capacidades territoriales y habitabilidad rural— como medios fundamentales para el desarrollo competitivo.

* Decano de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad de La Salle.

** Director del Programa de Administración de Agronegocios de la Universidad de La Salle.

Comparte en redes:

 

Temas Relacionados

Unisalle