Publicidad

¿El futuro del cine en peligro?

Hacer cinco predicciones sobre el futuro del cine, o sobre cualquier cosa, requeriría de mucha más audacia de la que dispongo.

Rodrigo García Barcha*
23 de marzo de 2012 - 03:43 p. m.

Me aventuro a hacer una sola predicción y prepararme a estar equivocado, porque la clarividencia nunca se me ha dado (siempre me ha traicionado mi pesimismo, o un optimismo que sólo sirve para luego, defraudado, confirmar mi pesimismo).

Se dice mucho que el cine está en peligro. La posibilidad de ver las películas on demand, cuando y donde queramos, en televisión, en teléfono móvil, pirateadas, en aviones y por doquier, hace que las salas de cine se destinen cada vez más al gran espectáculo hollywoodense para los jóvenes, que son los que todavía buscan salir de sus casas. Por supuesto que para mucha gente mayor de 30 años sigue siendo un placer ver una película en la oscuridad y en gran pantalla y en comunión con trescientos extraños, pero a pesar de ello casi todos (muchísimos cineastas incluidos) vemos el cine según queramos y donde podamos.

Lo que ahora se llama cine de arte es lo que antes era sencillamente el cine que trataba temas adultos (no siempre dramáticos, con frecuencia absurdos o graciosos pero al fin y al cabo para la sensibilidad e inteligencia del adulto) y que además intentaba retar a las convenciones formales del género. Este cine parece estar cada vez más destinado a los festivales de cine, a la sala remota y pequeña y lejos de casa.

Pero a pesar de todo, el bello cine no se va a acabar. Se seguirá haciendo para siempre con cámaras profesionales y con grandes dineros o con teléfonos celulares y con tres pesos, y los grandes directores harán buenas películas aunque sea en la sala de su casa, como lo acaba de hacer el director iraní Jafar Panahi desde su arresto domiciliario . Y se verá en gran pantalla o iPad o donde el público diga y disponga.

A la poesía las limitaciones le valen madres, como dicen en México.

*Director de “Cosas que diría con sólo mirarla” , “Nueve vidas”, “Mother and Child”, “Albert Nobbs”, entre otras.

DIETER KOSSLICK

La promoción y el desarrollo del cine siempre han estado en el centro de la carrera de este alemán. Empezó como director del Fondo Cultural para el Cine de la ciudad de Hamburgo y fue cofundador de la Oficina Europea de Distribución de Cine. Desde 2001 lo asignaron como el director del Festival de Cine de Berlín, uno de los eventos más importantes del mundo cinematográfico.

1. Los cines no desaparecerán

Debe quedar claro que los cines no van a desaparecer. Y esto no lo digo yo por nostalgia, sino porque estoy convencido de ello. La dimensión social de ver una película no puede satisfacerse en ningún otro medio como en el cine. Y precisamente de cara a un futuro en el que aumentará el aislamiento del individuo, ganará en importancia el cine como vivencia.

2. Compartir las plataformas

La industria del cine debe aprender a compartir las películas con otras plataformas diferentes a la televisión. Pues en el futuro nos acostumbraremos a que una buena película —como ya ocurre con un buen libro— nos acompañe por doquier. Gracias a la digitalización, las películas se han convertido en la forma cultural con mayor capacidad de adaptación, superando sin esfuerzo alguno desafíos sociales como la movilidad y la flexibilidad. Los cines deberán sacar de ello las conclusiones apropiadas.

3. La digitalización

Aunque para esta flexibilidad, que sin duda caracterizará a las películas en el futuro, aún falta mucho para dar un importante paso en el proceso de digitalización: llegar a una compatibilidad sin fisuras. Para un festival de primera categoría como la Berlinale, con casi 700 proyecciones digitales, supone un enorme desafío diario la falta de compatibilidad entre los diferentes tipos de servidores y proyectores, entre formatos de archivos y estructuras tecnológicas.

4. Tecnología-contenido

Aunque, por supuesto, más interesante que el desarrollo de nuevas técnicas es la cuestión de qué tipo de inspiraciones reciben de estas técnicas los artistas: ¿Modifica, por ejemplo, la difusión de una película en diferentes plataformas digitales la manera de expresarse visualmente los cineastas? ¿Provocará la digitalización tantos cambios a nivel artístico como ocurrió por ejemplo con la introducción del cine sonoro?

5. Los festivales de cine

Para mí al menos queda algo claro: festivales como la Berlinale serán cada vez más importantes en la discusión de estas cuestiones. Los festivales son plataformas de comunicación, donde se encuentran creadores cinematográficos de todas las disciplinas y generaciones, algo que ocurre por ejemplo en el Talent Campus de la Berlinale, que cada año invita a 350 jóvenes cineastas de 100 países. Se trata de realizar un intercambio, pero también de desarrollar una serie de visiones que determinarán el cine del futuro.

MONIKA WAGENBERG

Esta economista colombiana decidió irse por su pasión y hacer un posgrado en teoría y crítica de cine. Creó Cinema Tropical, una organización sin ánimo de lucro para la promoción del cine latinoamericano en Estados Unidos, fue programadora iberoamericana del Festival Internacional de Cine de Miami, del Latin Wave del Museo de Fine Arts de Houston y ahora es la directora del Festival de Cine de Cartagena.

1. Cine comercial

Desgraciadamente las salas de cine comerciales continuarán reduciendo sus espacios para el cine "independiente" (el que está hecho fuera de Hollywood).

2. Circuitos alternativos

Los festivales de cine, como las salas de arte (museos y otras instituciones culturales), seguirán aumentando su rol como distribuidores alternativos de este "cine arte".

3. Lo digital

La digitalización del medio, en cuanto a producción y exhibición, se continuará multiplicando exponencialmente y eso permitirá la entrada al medio de mayor diversidad de talentos.

4. La curaduría

La curaduría se vuelve indispensable, ya sea a través de sistemas de filtro de algoritmos, redes sociales o servicios especializados.

5. Oferta de contenidos

La selección especializada logrará ayudar al público a navegar y a seleccionar dentro del gran aumento de la oferta de contenidos.

Por Rodrigo García Barcha*

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar