Publicidad

El rol empresarial para un futuro sostenible

Las compañías colombianas están en su mayoría dispuestas a involucrar y acrecentar temáticas de sostenibilidad en el portafolio de sus servicios.

Raúl Ávila Forero*
27 de junio de 2021 - 09:02 a. m.
El rol empresarial para un futuro sostenible

En los últimos años, una gran oleada de iniciativas sostenibles de las empresas orbitales se ha venido consolidando, buscando la recuperación del planeta y la generación de aportes a la sociedad. Esta tendencia no ha sido ajena en Colombia: variadas compañías de sectores como alimentos, construcción, seguros, salud, bancario, transporte de energía, hidrocarburos, entre otros, se han montado decididamente en el bus del aporte para dejar una huella clara hacia la sociedad y el medioambiente, rigiéndose bajo un gobierno corporativo transparente y claro para sus interesados apalancados en las acciones claras que aseguren las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de futuras generaciones.

Esto requiere actualmente y requerirá a futuro constancia con un mayor ímpetu de las empresas públicas y privadas que decidan ser responsables de manera decidida, donde uno de los cimientos principales de su negocio sea la sostenibilidad.

Las compañías colombianas están en su mayoría dispuestas a involucrar y acrecentar temáticas de sostenibilidad en el portafolio de sus servicios y procesos, pero no al mismo ritmo en que esto avanza en el mundo. Las principales razones del lento avance de estas iniciativas a nivel empresarial en el entorno del país se deben al temor del cambio en los procesos, al aumento de estándares que se cree que son solo de índole ambiental como mito y a los costos asociados a los ajustes a implementar.

Y es que desde el sector empresarial es clave aumentar el liderazgo para generar conciencia en que la sostenibilidad se debe entender como transcendental para los negocios, para lograr el éxito y crecimiento, el desarrollo económico, y para ofrecer bienestar al mayor número de personas, clientes, proveedores, y de paso aportar a la protección del golpeado mundo pospandémico, entendiendo que, de no implementar acciones sostenibles en sus procesos, estas compañías en el mediano plazo desaparecerán.

Las claves para que el sector empresarial involucre acciones que permitan apalancar el futuro sostenible de Colombia pasan por implementar acciones creíbles desde las empresas hacia los grupos de interés, y estas como guía deberían tener como faro la visión 2050 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), iniciativa de las Naciones Unidas que plantea caminos específicos en los cuales todas las firmas pueden aportar para ser parte del desarrollo sostenible mundial.

Entre otros aspectos, las compañías colombianas, sean micro, medianas o gran empresas, deberían apuntar principalmente dado el entorno nacional, la disponibilidad de recursos físicos y de talento humano a iniciativas que conlleven a lograr un planeta de emisiones netas cero en sus procesos, cambios en que se pueden hacer las cosas entendiendo las diferentes maneras por fuera de los procesos convencionales apalancados en la innovación y uso de TIC, inversiones de manera responsable con el medioambiente en la medida de sus posibilidades, agua potable para todos, alimentación saludable, lograr que con la producción de bienes y servicios las personas se sientan mejor a través de su salud y bienestar, movilidad de modo inteligente con el soporte de la innovación, la tecnología y la conectividad, además del uso de fuentes no convencionales de energía.

Este futuro sostenible para Colombia ya lo dilucidamos con el arduo trabajo impulsado desde varias compañías y organizaciones que día a día lo visualizan de variadas maneras; a seguir, el caso como catalizador de estas iniciativas en el país a través del Consejo Empresarial Colombiano para el Desarrollo Sostenible (Cecodes-Desarrollo Sostenible), que es un centro de pensamiento conformado por un grupo de empresas de los sectores más importantes de la economía del país: energía, minería, agroindustria, manufactura, construcción y financiero, que están convencidas de que el desarrollo sostenible es opción para lograr una mayor rentabilidad, mejorar la calidad de vida de las personas y utilizar racionalmente los recursos naturales, apalancándose en tres pilares: crecimiento económico, balance ecológico y progreso social.

El liderazgo empresarial colombiano debe tener una guía de referencia en los ODS, debe estar acoplado con la realidad del país, de sus clientes y del mercado, y debe tener presente para que a su firma le vaya bien, es indispensable aportar a un mundo mejor para todos los que estamos y los que vienen.

* Profesor de economía de la Universidad Nacional de Colombia, Jorge Tadeo Lozano y Sergio Arboleda.

Por Raúl Ávila Forero*

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar