Publicidad

"El traje de luces es el reflejo del alma"

El torero colombiano más importante del momento vuelve este domingo a Bogotá tras un año de ausencia. La última temporada de Luis Bolívar en la Santamaría indultó un toro de Alhama. Eso fue en 2009.

El Espectador
20 de enero de 2011 - 10:00 p. m.

Fue uno de los triunfadores de la pasada Feria de Cali. Allí, en su ciudad, salió a disipar, como él mismo lo advierte, algunas dudas que —incluso en Colombia— han surgido en torno a su nombre y a su trascendencia.

 Antes de hacer el paseíllo en la Santamaría, el del reencuentro, Bolívar hizo balance de lo que ha sido la actual temporada colombiana.

¿Qué conclusiones saca de su paso por Cali, en un año que era bastante significativo para usted?

Positivo, porque he dado la dimensión por la que he venido trabajando y se ha notado delante del toro, tanto con el bueno como con el malo, y eso ha sido lo fundamental.

Ha habido otras ferias más rotundas en cuanto a números, pero, ¿en qué lugar sitúa esta?

Esta para mí era muy importante por todo, por las dudas que se han venido creando a principio de año, luego los problemas de cambio de apoderado, pues es normal que la gente tenga dudas. Y por eso en esta Feria tenía que afinar muchas cosas, a ver si era verdad, entonces situaría esta Feria de Cali como un nuevo punto de partida de mi carrera.

¿Cuáles fueron las claves de esa faena para que el toro mantuviera su nivel?

El tiempo y el ritmo que le impuse. Fue un toro con calidad. Si me meto mucho con él quizás el toro se hubiera caído, su fondo era de calidad y había que sacárselo poco a poco. Irlo exprimiendo, fue un conjunto de temple, firmeza, torear bien, despaciosidad. Un conjunto de cosas que he ido trabajando y que quiero expresar cada vez más delante de la cara del toro. Por eso a lo mejor impactó, porque se ve otro Bolívar y eso es lo que quiero, un Bolívar mejorado, con ilusión, un Bolívar feliz, disfrutando, asentado.

El primer toro fue a la postre el único que lo embistió. ¿Qué enseñanzas deja esa actuación ante el toro de Juan Bernardo Caicedo en la que desde el primer momento de la faena tenía una particular declaración de intenciones?

El traje de luces siempre es el reflejo del alma y desde agosto hubo un cambio completamente en mí, en el torero, en la persona, en mi forma de vivir, de sentir. En España se notó y entonces aquí en Colombia era una reafirmación de todo y tenía que demostrar esa rotundidad. Hemos trabajado en depurar los defectos y eso la gente lo percibe. Eso es lo fundamental.

Bogotá marca la diferencia frente a la temporada anterior. ¿Qué motivaciones hay para este domingo?

A mí siempre me ha encantado la Santamaría, esa afición, me he sentido como en casa . He tenido suerte, porque siento que el toreo que expreso le gusta a esa afición cuando se hace el toreo bien, con muchas ganas de estar el domingo allí. Quiero complementar una temporada colombiana rotunda, que genere la sensación de la forma como Luis Bolívar ha madurado, cómo Bolívar se está afinando. Eso quiero que salga a final de temporada.

RU

Por El Espectador

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar