Publicidad

El Veterinario, un verdadero aliado para el cuidado de tu gato

Uno de los aspectos que debes tener en cuenta para que tu gatito crezca sano y feliz es contar con un Médico Veterinario que le agrade a tu gatico y con el que tú te sientas a gusto.

El Espectador
30 de noviembre de 2012 - 11:18 a. m.
El Veterinario, un verdadero aliado para el cuidado de tu gato

 Uno de los aspectos que debes tener en cuenta para que tu gatito crezca sano y feliz es contar con un Médico Veterinario que le agrade a tu gatico y con el que tú te sientas a gusto. Él, además de velar por su salud, te ayudará a estar informado acerca de las enfermedades que tu mascota puede contraer y cómo puedes prevenirlas.

Si vas a llevar a tu minino (gatito pequeño) a la clínica para cosas diferentes a su chequeo, dale algo muy apetitoso que solo se lo des en ese lugar para que de esa forma asocie la visita al Médico con algo agradable. Si el Médico lo va a visitar en casa es esencial que primero se gane su confianza con alimento o juegos antes de empezar a examinarlo. Un mal comienzo puede determinar la actitud que tu gatico tenga frente al Médico Veterinario durante toda su vida.

Sin embargo, aunque tu gato presente un aparente buen estado de salud, es preciso que le hagas una revisión casera una vez al mes. A través de un sencillo chequeo puedas prevenir problemas futuros. Aquí te presentamos algunos pasos para hacerlo:

Cuando los gatos tienen problemas dentales sangran, reducen su consumo de alimento y se deprimen. Para cuidar sus dientes acostúmbralo desde muy pequeño a ingerir pequeñas cantidades de crema dental para gatitos que además de ser muy sabrosa, les mantiene con buen aliento. Úsala inicialmente a manera de premio dándole una gota al día con la yema de tus dedos. Luego que la acepte podrás usar en cepillo de dientes de látex (especial para gaticos) por lo menos dos veces por semana. Cada seis meses a partir del año debes llevarlo al Médico Veterinario para que le haga una profilaxis dental o limpieza dental general.

Para saber si su cuerpo no presenta alguna alteración, coloca ambas manos encima de la cabeza del gato y llévalas hasta debajo del cuello, luego detrás de las patas delanteras, también a lo largo de la espalda, sobre las patas y sobre las caderas. Observa detalladamente las garras y las almohadillas de las patas para revisar si hay cortadas o arañazos. Recuerda cortar las uñas especialmente de sus patas delanteras por lo menos una vez al mes, con frecuencia se arañan y arañan a otros durante el juego o la fase de acicalamiento.

Revisa sus ojos de forma muy suave, lleva hacia abajo el párpado inferior de tu gato. El área interior debe ser de color rosado. Observa también la parte blanca de los ojos, que debe ser de un blanco brillante y sin enrojecimiento. Verifica que el tamaño de las pupilas sea normal y revisa que respondan a la luz. Cuida que no caigan pelos dentro de sus ojos porque puedan rayar su cornea, verifica constantemente que el pelaje que crece alrededor de sus párpados permanezca corto, sobretodo en gatos de pelo largo.

El pelaje del gato debe ser suave en todo el cuerpo. Despeja el pelo cerca de la cabeza y a lo largo de la columna y revisa si hay costras o cortaduras. No olvides que un cepillado constante hará que su grasa de distribuya por el cuerpo evitando malos olores y nudos que puedan afectarlo.

Debemos pesar nuestro gato con regularidad para saber si sufre de problemas de sobrepeso o desnutrición. Si tu gato tiene el peso adecuado, debes ser capaz de sentir sus costillas, pero si las sientes demasiado es que tu gato presenta signos de desnutrición. Por esto, es ideal que consuma un alimento concentrado de acuerdo a su edad y estilo de vida, y evitar alimentarlo con comida casera pues puede afectar su sistema digestivo.

Las orejas del gato deben estar limpias, ser de color rosado claro y deben estar libres de suciedad u olores fuertes. Revisa si en ellos hay cera, esto puede indicar la presencia de ácaros o infección. Puedes hacer una limpieza semanal con un copito humedecido con unas gotas de aceite natural para mantenerlo limpio. El copo debe frotarse muy suavemente y sólo en la parte exterior del pabellón auricular. Si notas un mal olor, que tu gato se rasca continuamente o que inclina con frecuencia su cabeza hacia un lado, debes consultar al Médico Veterinario para que haga una limpieza profunda.

Por El Espectador

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar