Publicidad

En la víspera

Avanzaba septiembre. El viento lo recordaba. Apenas se levantaban las vallas del Festival de Verano y la gente comenzaba a ver las últimas hojas de los calendarios, con sus paisajes distantes, del Norte.

Aquiles Cuervo
23 de diciembre de 2013 - 06:48 p. m.

En otras latitudes se anunciaba el otoño, pero aquí sólo se hablaba de cometas y de zeppelines de fantasía. Allá recién el año nuevo empezaba y se retomaba lentamente el curso de la vida rutinaria, sin verano. Aquí las emisoras todavía no ponían canciones navideñas y en las vitrinas nadie se atrevía a intercalar las brujas del Halloween con los años viejos. Cada año la Navidad arrancaba más temprano, quizá porque eso era lo que se necesitaba.

Pero para ella esta Navidad era diferente. Llevaba varios años anticipándose a todos los de su cuadra, instalando las luces y el árbol cada vez más temprano, hasta llegar incluso a adelantarse al Halloween. El año pasado había iniciado la Navidad el 1° de octubre... Algo insólito, pero ahora le costaba hacerlo el 24 de septiembre. Tres meses era demasiado, hasta para ella. Pero este fin de año todo era a otro precio. La fecha casi empataría con el Día del Amor y la Amistad, y sumergiría el Día de la Raza, la Independencia de Cartagena, el Día de las Velitas y, claro, el Halloween. Todo tan criollo. Ese era su principal obstáculo. ¿Cómo no verse opacada y caer en el ridículo con un árbol de Navidad antes del Halloween? ¿Qué haría cuando los niños vinieran a pedirle dulces? ¿Disfrazarse de Papá Noel y darles colombinas tricolores en forma de alce? ¿De dónde venía su necesidad de seguir esa tradición tan lejana? ¿Desde cuándo había renunciado al pesebre? ¿Por qué ese desprecio tan acentuado hacia el burro y San José? ¿Alguien habrá prohibido los burros y por eso los alces dominarían la Navidad? 

Por Aquiles Cuervo

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar