Publicidad

En navidad

Los villancicos sonaban en cada casa del suburbio, blancos copos de nieve danzaban en el aire con la única esperanza de flotar y flotar por el resto de sus efímeras existencias, y un millar de titilantes lucecillas en cada ventana, pórtico y vano de las casas, cada árbol, cada hogar, colmaban las inverosímiles callecitas que parecían traídas a la realidad desde el más bello y alucinante cuento navideño jamás escrito.

JOSE ACUÑA
23 de diciembre de 2013 - 06:04 p. m.

Estaba camino a mi casa de regreso de la suya, gratamente acompañado por su calurosa presencia, la nieve crujía quedamente bajo nuestros pasos, caminábamos lentamente en un suave abrazo como el algodón y, como los copos de nieve, sólo queríamos flotar en el instante hasta desvanecernos en nuestras también efímeras vidas.

Casi era medianoche y la natividad estaba próxima, el mundo aparecía congelado en el tiempo, estático, como si quisiera retener el regocijo de las familias que en vísperas del festejo dejaban sus diferencias para unirse con la inocencia de un niño que cree, el entusiasmo de un adolescente que ansía, el afecto de un adulto que está orgulloso de los suyos y la serenidad del viejo que sabe de la perfección del poder ser en familia.

Por JOSE ACUÑA

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar