Publicidad

Generar cambios en el pensamiento

Artificialmente inteligente

El ChatGPT, por ejemplo, no es una herramienta para aumentar el riesgo del plagio. Al contrario, puede significar una importante oportunidad para abolir los extensos, pesados e inoficiosos trabajos.

Rogelio Gutiérrez P.*
28 de agosto de 2023 - 10:14 a. m.
El ChatGPT, por ejemplo, no es una herramienta para aumentar el riesgo del plagio. Al contrario, puede significar una importante oportunidad para abolir los extensos, pesados e inoficiosos trabajos.
El ChatGPT, por ejemplo, no es una herramienta para aumentar el riesgo del plagio. Al contrario, puede significar una importante oportunidad para abolir los extensos, pesados e inoficiosos trabajos.
Foto: Pixabay

Hace un par de meses asistí a una discreta conferencia sobre los retos que enfrentaría un profesor de educación superior ante los avances y desarrollos de la transformación digital.

Digo discreta porque el título de convocatoria prometía tratar sobre los desafíos del profesor actual frente a los desarrollos de la inteligencia artificial (IA), y pensé que, por ser profesores los integrantes del público objetivo, la exposición no se limitaría a recrear definiciones básicas ni a compartir el asombro por los insospechados desarrollos de esta cuarta revolución industrial. El desconsuelo se completó cuando una de las opciones propuestas para enfrentar las amenazas de la IA podía consistir en hacer preguntas al ChatGPT, para que los estudiantes descubrieran errores en sus respuestas.

El enfoque -que ya lo he escuchado en varios medios educativos- repetía los mismos yerros que tienden a catalogar como peligros potenciales, a los cambios y las circunstancias resultantes de muchos avances tecnológicos globales. La verdad es que lo indeseable no viene implícito en sus impactos, sino en la manera como los afrontamos (“…radica en el arquero, y no en la flecha”, diría el adagio popular).

Porque si tanto insistimos en que el imperativo clave para el éxito de la transformación digital no radica tanto en lo tecnológico, sino en lo cultural, pues los grandes esfuerzos para su asimilación no deben enfocarse a determinar sus limitaciones, sino a generar cambios en el pensamiento y actuar de las personas.

La IA no puede ser un riesgo para un sistema educativo verdaderamente centrado en el alumno; por el contrario, es un novedoso complemento que les permitirá a él y a sus tutores centrarse en el objetivo final que debe tener la información: proporcionar conocimiento. Ese conocimiento explícito, unido a los factores socioemocionales, constituye la base de la toma de decisiones y la asimilación de realidades. Y ese no es proceso algorítmico, como no lo son todos los procesos de los individuos ni de las organizaciones. Por ello su alcance tampoco debe ser sobredimensionado (la calculadora no acabó con la aritmética, ni los afinadores electrónicos con el oído musical).

Antes que atrincherarse y alertar sobre los peligros de la IA en la educación, es prioritario revisar aquellas malas prácticas y convicciones que caracterizan nuestro actual sistema educativo, que son en buena parte quienes han ocasionado los graves problemas que lo aquejan, como lo son la deserción, la baja demanda y el negativo aporte al deterioro de la salud mental de muchos alumnos, entre otros.

El ChatGPT, por ejemplo, no es una herramienta para aumentar el riesgo del plagio. Al contrario, puede significar una importante oportunidad para abolir los extensos, pesados e inoficiosos trabajos, que a falta de objetivos propositivos o una apropiada retroalimentación de su contenido se convierten en mecanismos de “exigencia académica”, que sustrae el tiempo del estudiante, pero no logran generar en él la interiorización y aplicabilidad como resultados.

*MBA DBA. Consultor internacional. Máster en gestión de empresas de la Universidad Ramón Llull de Barcelona. rgpconsultores@outlook.com.

Por Rogelio Gutiérrez P.*

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar