Publicidad

Especiales Editoriales El Espectador con información institucional de EPM

Hidráulica y térmica: pilares de la soberanía energética de Colombia

Alberto Mejía Reyes, gerente de mercado de energía mayorista generación de EPM, habló con El Espectador sobre la importancia de la producción hidráulica y térmica en épocas de sequía, la fijación de los precios del servicio y el mecanismo de exportación de energía a Ecuador.

20 de diciembre de 2023 - 06:30 a. m.
Embalse de Miraflores.
Embalse de Miraflores.
Foto: Cortesía EPM

¿Por qué en pleno fenómeno de El Niño está lloviendo tanto?

El fenómeno de El Niño, que arrancó a mediados de este año, hace que las lluvias en Colombia, especialmente en el occidente y centro del país, disminuyan, pero eso no quiere decir que desaparezcan por completo. A finales de octubre y durante noviembre ha habido unos fenómenos más asociados al mar Caribe por la temporada de huracanes, que han atraído humedad y nubosidad al país.

Si estamos en el fenómeno de El Niño, ¿por qué hay embalses de generación de energía que están vertiendo?

Nosotros tenemos una matriz de generación que tiene un peso muy importante en el componente hidráulico. Tenemos una capacidad de generación que es más o menos 70 % hidráulica, y esa generación tiene algunos embalses importantes con capacidad de almacenamiento de varios meses, como el embalse del Peñol que puede durar cerca de un año en desocuparse. Pero hay muchos otros que tienen una capacidad de almacenamiento pequeña; entonces hay unos embalses con niveles relativamente altos, y si llega una temporada de lluvias importante como la que tuvimos recientemente, pues esos embalses, que son de una capacidad de almacenamiento pequeña, se rebosan y vierten agua. Eso es lo que ha pasado con los de baja capacidad, pero no con todos.

Entonces si esos embalses están en un buen nivel, ¿por qué se oferta la energía a un precio tan alto?

Recordemos que nosotros tenemos en términos de energía dos estaciones: la estación de invierno y la de verano. En la de invierno, que va de mayo a noviembre, nosotros guardamos agua para tener reservas suficientes para la estación de verano, que es de diciembre a abril. Si en esta época del año no tuviéramos embalses, la hidráulica produciría muy poca energía, y la térmica que tenemos instalada no sería capaz de atender la demanda. Necesitamos tener una reserva en los embalses que empezamos a usar desde diciembre hasta abril. Por eso hay que tenerlos en niveles adecuados para iniciar la estación de verano.

Pero ¿por qué se oferta la energía tan alta en la bolsa?

Porque para nosotros tener esos embalses en niveles adecuados tenemos que disminuir nuestra generación hidráulica, y para eso debemos poner nuestros precios de oferta más altos que los precios de las térmicas, para que las térmicas sean las que generen. Y cuando las térmicas entran a producir, la hidráulica disminuye su generación y logra mantener los embalses en niveles más altos.

¿Cuál es la demanda de energía nacional y cómo es atendida por las diferentes tecnologías?

Tenemos una demanda de energía que en promedio puede estar alrededor de los 220 gigavatios - hora por día (GWh/día). Esa demanda, cuando estamos en el fenómeno de La Niña o en condiciones normales, puede ser atendida en un 80 o 90 % por hidráulica, la térmica atiende la porción restante, las eólicas y solares en este momento todavía son muy marginales, no alcanzan a llegar al 1 %. En épocas de Niño y sobre todo en verano la térmica puede llegar a atender del 40 al 45 % de la demanda.

Ya que habla de las térmicas, ¿cómo está la producción térmica en EPM y qué papel tendría durante el Fenómeno de El Niño?

Tenemos dos plantas térmicas: Termosierra, que tiene la capacidad de generar con gas y con acpm. Y la otra es Termodorada, que también tiene la opción de generar con ambos combustibles, es una planta más pequeña de 50 megavatios. Termosierra, por una norma que expidió el Ministerio de Minas, está operando con combustibles líquidos para exportar energía a Ecuador, recordemos que hace unos días el presidente de Ecuador visitó al presidente de Colombia y le pidió ayuda porque estaban en una crisis energética importante, y la solución que se encontró, para no afectar los embalses en Colombia, fue que esta exportación de energía se atendiera con combustible líquido.

Al exportar energía a Ecuador, ¿cómo funciona el tema de energía en bolsa?

Todos los días el Sistema Eléctrico Colombiano tiene un mecanismo para determinar el precio de la energía de ese día y de cada hora, se llama la bolsa de energía. En este mecanismo todas las plantas ofertan un precio y declaran una disponibilidad para generar, y XM, que es el operador del mercado, ordena esos precios de menor a mayor hasta cubrir la demanda nacional, y ahí se define el precio de bolsa.

En esta época, para no afectar la confiabilidad energética del país, ni el precio de bolsa que define parte de lo que se traslada al usuario en Colombia, lo que se determinó fue que esa energía a exportar se iba a pagar al costo que tuvieran las plantas que generan con combustible líquido.

¿Cuál es el plan de EPM para adaptarse a los efectos climáticos?

Lo primero que hacemos es una planeación de cómo vamos a enfrentar la época de sequía con suficiente agua para poder cumplir nuestras obligaciones de energía. Y lo segundo es tener nuestras plantas térmicas e hidráulicas con todos los mantenimientos al día para que estén disponibles cuando el sistema lo necesite y tener los contratos de combustible para poder operar cuando el sistema lo requiera.

¿Cómo están los embalses para cubrir la demanda eléctrica?

Colombia tiene embalses con gran capacidad de almacenamiento, como puede ser el embalse del Peñol; pero también una gran cantidad de nuestras plantas de generación tienen embalses de muy baja capacidad de almacenamiento en proporción con su capacidad de generación. Cuando hacemos una ponderación de todos los embalses del país y calculamos en cuánto tiempo se desocupan atendiendo la demanda del sistema, eso nos da más o menos tres meses.

Tenemos embalses de muy baja capacidad de almacenamiento, eso hace que cuando haya una pequeña sequía tengamos que subir el precio, porque esos embalses se desocupan y hay que entrar a generar con térmica. Dependemos mucho de lo que llueve para poder atender la demanda del país. De lo que llueve en un año más o menos una quinta parte es lo que podemos almacenar, es muy poco comparado con lo que llueve en un año. Por eso tenemos una alta dependencia de El Niño y de La Niña, y eso afecta el precio de la bolsa.

Temas recomendados:

 

Diego(63255)22 Dic 2023 - 6:22 p. m.
Un gremio de especuladores parece esa forma de definir los precios. Vaciar (aliviar) embalses para favorecer las térmicas, sólo para que tengan precios buenos? O sea que porque la hidráulica es muy barata entonces a quemar diesel y gas. ¿Es un chiste adelantado del día de los inocentes?
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar