Publicidad

¡Ho, ho, ho!

Los pasos se hundían en la nieve con el chasquido de los cristales de hielo que reventaban minúsculamente. Uno a uno resonaban en la quietud gélida y blanca de Alaska apenas interrumpida por los suaves cánticos del niño.

Paulo Arbeláez
23 de diciembre de 2013 - 05:35 p. m.

Había salido en busca de leña que su madre le había encargado. Sus gruesas vestiduras hacían de sus movimientos torpes maniobras. Con dificultad se agachaba para recoger puñados de nieve, que entre sus manos cubiertas de guantes de cuero con interior de piel de conejo se tornaban lentamente en copos redondos, casi perfectos, que lanzaba con gran fuerza a los troncos de los árboles para ver cómo estallaban en un golpe seco que se fundía en mil pequeñas caídas. Calmadas, rápidas, tranquilizadoras.

Por Paulo Arbeláez

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar