Publicidad

La inteligencia artificial y su aporte para mejorar los servicios de los abogados

El crecimiento de la tecnología después de la pandemia ha permitido acelerar el avance del “legaltech”, transformando los procesos jurídicos desde el campo virtual y brindando más oportunidades a los clientes.

27 de junio de 2023 - 06:00 a. m.
La tecnología artificial viene apoyando procesos que son repetitivos, para los cuales no se requiere análisis.
La tecnología artificial viene apoyando procesos que son repetitivos, para los cuales no se requiere análisis.
Foto: Getty Images

En los últimos años, los servicios legales se han debido adaptar a los procesos tecnológicos que nacen de los diferentes avances y herramientas virtuales que el mercado ha puesto a disposición, con el fin de hacer procesos y actividades más ágiles y a menor costo.

El internet y la tecnología han creado la necesidad del ingreso de los servicios jurídicos y de las diferentes firmas dentro de las plataformas de publicidad y administración de procesos, observándose así el gran avance del “Legaltech”(que hace referencia a aquellos desarrollos tecnológicos creados para facilitar la prestación de servicios legales), en la última década, el cual, previo a la pandemia, no era tan accesible para la comunidad jurídica y para el público en general.

Ha sido tanto el crecimiento, que para expertos en esta materia como Luis Alfonso Acevedo, director corporativo de Centro Jurídico Internacional, los procesos tecnológicos se han transformado en una necesidad imprescindible de los profesionales del derecho, sobre todo después de la pandemia del Covid-19, que, sin duda, marcó un antes y un después en cotidianidad.

“Fue el momento en el cual no solo surgieron mayores posibilidades de interacción profesional, sino que, además, la legislación tuvo que adaptarse a unos nuevos procesos que se desarrollarían en el campo virtual y lejos de la presencialidad, siendo así como nacen nuevas formas de contratación de trabajadores y mano de obra para ser contratadas, desarrolladas o ejecutadas fuera del espacio laboral tradicional. Se crearon así mismo nuevos modelos junto a mayores mecanismos para la suscripción de contratos y la verificación de la autenticidad de los contrayentes, generándose una nueva clase de conflictos que, por su puesto, los operadores de la administración de justicia hoy los dirimen utilizando normas procesales adaptadas dentro del marco de la no presencialidad y la utilización de medios tecnológicos”, expresó Acevedo.

Por eso, entiende que la tecnología en la actualidad es una herramienta aliada y fundamental del desarrollo de las actividades del abogado y de la consultoría diligente, toda vez que permite, en primer lugar, el acceso a la información de forma más precisa, oportuna y eficaz, así como crear un canal de comunicación más ágil entre la administración, los administrados y los operadores judiciales, permitiendo que las diferentes actuaciones se resuelvan en menor tiempo, creándose así un fenómeno de democratización de la justicia y del desarrollo de los múltiples negocios que se apoyan en ella para su formalización.

De acuerdo con este argumento, María del Rosario Gómez Jaramillo, managing partner de Duarte García Abogados - DG&A Abogados, asegura que esta alianza entre tecnología y derecho ha creado también un aprendizaje en campos como el diseño de la prestación de servicios legales, mostrando que este no puede ser complejo para el cliente.

“Por el contrario, debe prestarse en términos sencillos, de fácil comprensión y acceso. Esto parece elemental, pero no debemos olvidar que hasta hace muy poco era el cliente el que buscaba al abogado, que, en general, era una persona muy especializada, que utilizaba un lenguaje poco comprensible, muy sofisticado. Hoy en día no es así, ahora debemos ser las firmas y los abogados los que busquemos estar cerca del cliente, utilizar conceptos simples y de fácil comprensión para que de la mano del cliente entendamos sus necesidades y ajustemos la asesoría o prestación del servicio a esas necesidades”, indicó Gómez.

Las tareas que la inteligencia artificial ha apoyado en el derecho

Para Luis Alfonso Acevedo, son muchas las acciones que con éxito se realizan en los despachos profesionales y en el comercio en general con el apoyo de la inteligencia artificial, como lo es el desarrollo y generación de relaciones contractuales con base en títulos valores, contratos de préstamo, compraventa, arrendamientos y entre otros. Asimismo, la calificación y medición de las actividades que realizan los profesionales mediante tours de gestión, alertas y seguimiento de procesos y actividades.

“La inteligencia artificial es un apoyo en labores investigativas y de profundización de conocimientos para los miembros de las firmas de abogados, y en la actualidad inicia sus primeras pruebas en la definición de conflictos de orden legal constitucional, encontrándonos con lo que hoy podemos llamar las primeras pruebas de sentencias y fallos en el área constitucional dentro del mecanismo de protección como lo son tutelas”, agregó.

Por otra parte, el área comercial y laboral del derecho han sido áreas fuertemente beneficiadas por parte de la IA, pues existen múltiples procesos y actividades que pueden ser evaluadas y desarrolladas por procedimientos sistemáticos, organizados y lógicos que claramente están al alcance de esta tecnología.

María del Rosario Gómez, complementa que la sistematización de los despachos judiciales, el expediente digital y la celebración de audiencias virtuales ha permitido a las personas tener mayor avance, celeridad y transparencia en la solución de sus diferencias, facilitando los procesos más elementales dentro del manejo de un litigio, como, por ejemplo, la expedición de un poder o la notificación de una actuación procesal.

“En términos generales, la tecnología artificial viene apoyando procesos que son repetitivos, para los cuales no se requiere análisis, como clasificación de información, definición o estandarización de documentos o procesos. Asimismo, la gestión de ciertos contratos a través de los conocidos “contratos inteligentes o smart contracts” basados en blockchain, permiten estandarizar ciertos procesos contractuales con altos estándares de seguridad en el proceso y hoy también hacen parte de la información que está a disposición de clientes y abogados”.

Sin embargo, para Centro Jurídico Internacional, la tecnología no logrará reemplazar en un 100 % la actividad de los jueces o de los abogados, pues el derecho y las leyes no son una ciencia exacta y lógicamente deben encontrarse influenciadas por los valores de una sociedad y el sentimiento humano, actos que son propios de la naturaleza y que permiten variar las normas acordes con el desarrollo de una sociedad y perseguir el sueño de una sociedad justa, en constante evolución hacia un mejor futuro.

“Las nuevas generaciones de abogados deben procurar por la integralidad en el conocimiento del global de las áreas del derecho, alejándose de la falsa idea de la especialización profunda en un tema determinado. El nuevo profesional debe ser conceder de las herramientas tecnológicas que brinda el legaltech y adquirir competencias en la utilización de las herramientas tecnológicas a su alcance”, concluye Acevedo.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar