25 Apr 2021 - 4:34 p. m.

La necesidad de entender la conducta humana

La pandemia evidenció la necesidad de tener profesionales en psicología que acompañen a las personas a cuidar su salud mental.

Desde que empezó la pandemia ocasionada por el coronavirus, la salud mental ha enfrentado grandes retos, ya que los cambios abruptos que se presentaron a raíz de la crisis han ocasionado un estrés adicional en las personas, aumentando así episodios de ansiedad, depresión y sentimientos de soledad.

Esta realidad puso en evidencia la importancia de la salud mental, la cual era vista con vergüenza por las personas que requerían alguna consulta de este tipo. En la actualidad, ya hay más conciencia de que la necesidad de diagnóstico e intervención en asuntos mentales y del comportamiento es tan importante como la salud física.

Esta conciencia impacta, de alguna forma, en el manejo de la salud mental que en Colombia, según el documento Conpes del año 2020 para la promoción de la salud mental del país, introduce las estrategias con las siguientes palabras: “La población colombiana ha presentado un deterioro de su salud mental en los últimos veinte años”, por lo que es afortunado también que la disciplina psicológica se posicione cada vez más como una actividad científica, válida y que ofrece resultados prácticos a los problemas reales del territorio.

“Contar con profesionales con altos estándares de formación en salud mental es un alivio para las distintas necesidades de nuestro país, es una oportunidad para que haya acceso oportuno y equitativo a la hoy cada vez más apreciada salud mental”, señala Diego Sánchez Camacho, decano de la Facultad de Psicología de la Fundación Universitaria Konrad Lorenz.

En este contexto y con los retos que se han presentado, la necesidad de profesionales en Psicología son determinantes, razón por la cual en los últimos años ha crecido el interés por esta profesión, no solo entre los jóvenes sino en personas de diversas edades y profesiones.

“Esto se debe a que el comportamiento humano es un asunto que está presente en todas las esferas privadas y públicas de las personas y las sociedades, y siempre existe la necesidad de comprender la conducta humana para poder ser más eficaces en la solución de las necesidades de individuos y colectividades”, dice Juan Javier Vesga, decano de la Facultad de Psicología de la Universidad El Bosque.

Estas nuevas realidades posicionan a la Psicología como una carrera del futuro. Los últimos eventos han validado esta tesis. Los cambios ambientales impulsan a la especie humana a la adaptación, “para el caso de nuestra organización actual esas adaptaciones de orden familiar, social, sanitario y económico, por mencionar algunas, evidencian la clara importancia de los profesionales que estudian, explican y modifican el comportamiento humano”, asegura Diego Sánchez Camacho.

A raíz de este panorama, se ha visto un mayor número de aspirantes a la carrera de Psicología. En Colombia hay varias universidades con una trayectoria amplia en la formación, pero es clave que quien quiera empezar estos estudios “tenga ese amor por la disciplina y la profesión, así como la actitud de estar actualizado permanentemente” indica Juan Javier Vesga.

También hay un perfil del aspirante que es el de un curioso investigador, con interés por el comportamiento y con evidencia de sensibilidad por los problemas sociales; alguien crítico, adaptable, riguroso y creativo. “Por lo tanto, el interés por la ciencia, el método, los resultados y su aplicación, el buen juicio a la hora de estar en contacto con los datos y la capacidad para empatizar con la necesidad de los demás son la suma de condiciones de la disciplina”, añade Sánchez Camacho.

Las facultades de Psicología enfrentan varios retos, entre ellos enseñar a las personas a valorar su salud mental, que puede ser afectada de manera muy silenciosa, como ocurre con enfermedades como la hipertensión. Sin embargo, es necesario tener una orientación más hacia la Psicología positiva, centrándose en las potencialidades de las personas y no solo en los temas de enfermedad.

También es recomendable promover la prevención y que desde la academia los futuros psicólogos se apropien de estas realidades y puedan aportar con sus conocimientos al bienestar de las personas y su salud mental. Más aún en un tiempo como el de la pandemia, cuando la Psicología ha sido un campo que les ha permitido a las personas fortalecer su resiliencia y capacidad de autoconocimiento para explorar nuevas esferas de acción basadas en el desarrollo del potencial humano. “A nivel colectivo, la Psicología ayuda a mejorar la capacidad de la comunicación y comprensión de las diferencias humanas que permita a las personas la sana convivencia”, concluye Vesga.

Perfil del aspirante

“El programa de psicología está dirigido a personas con interés de adentrarse en los campos de las ciencias humanas, sociales y de salud. Se debe contar con alta disposición a la indagación a través de la pregunta y la lectura, así como al desarrollo de habilidades comunicacionales, que le permitan aportar a la disciplina y a la profesión a través de la investigación. Se debe tener un alto grado de empatía hacia los demás, así como una actitud abierta hacia el trabajo con individuos, grupos y comunidades para contribuir a la construcción de una mejor sociedad”: Alba Lucía Moreno Vela, decana del programa de psicología de la Universidad Piloto de Colombia.

Comparte: