Publicidad

Los desafíos de la seguridad alimentaria

América Latina y el Caribe tiene el gran reto de superar la paradoja de ser una gran exportadora de alimentos al mismo tiempo que 50 millones de sus ciudadanos padecen subnutrición.

JOSÉ GRAZIANO DA SILVA Director general de la FAO
24 de marzo de 2012 - 12:20 p. m.

La región tiene todas las condiciones para cambiar esta situación, empezando por la voluntad política de nuestros gobiernos y sociedades, que cada vez más plasman en leyes y programas su compromiso de hacer valer el derecho humano a la alimentación.

Erradicar el hambre no sólo es una meta totalmente compatible con el desarrollo económico, con el manejo sostenible de los recursos naturales y con la mitigación y adaptación al cambio climático, sino que contribuye a alcanzar esos objetivos. Hay una enorme coincidencia y convergencia entre las agendas de cambio climático y seguridad alimentaria: ambas exigen cambios significativos hacia patrones más sostenibles de producción y consumo.

La agricultura familiar es un factor clave para alcanzar la seguridad alimentaria y para la sostenibilidad de la agricultura. Aunque la región sea una de las más importantes exportadoras de alimentos, la agricultura familiar es responsable de producir la mayor parte de los alimentos consumidos por nuestros habitantes. En Colombia, por ejemplo, contribuye con 40% del valor de la producción agrícola, se hace cargo del 50% del empleo agrícola y produce más del 30% de los cultivos anuales de alimentos.

No obstante el rol que ya cumple, el sector todavía tiene un gran potencial a desarrollar, que puede generar aún más beneficios si se vincula la agricultura familiar con los mercados locales y con programas como los de alimentación escolar.

Colombia, en particular, camina hacia el cumplimiento del primer Objetivo de Desarrollo del Milenio de reducir por la mitad la proporción de personas viviendo en pobreza extrema y subnutrición. El avance se realiza gracias a un conjunto de medidas económicas y sociales, que incluyen la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, una manifestación de la renovada voluntad política del Gobierno de promover la justicia y el desarrollo rural.

El acceso a la tierra es un elemento fundamental para la seguridad alimentaria de las poblaciones rurales, y una preocupación también a nivel mundial, como muestra el esfuerzo de los países, la sociedad civil y el sector privado en aprobar las “Directrices voluntarias para la gobernanza responsable de la tenencia de la tierra, la pesca y los bosques en el contexto de la seguridad alimentaria de los países”.

Erradicar el hambre requiere un esfuerzo concertado a nivel nacional e internacional. La FAO está lista para contribuir a este proceso y discutir cómo avanzar más rápidamente en esa dirección.

MICHAEL MACK

Director ejecutivo (CEO) de la compañía agrícola Syngenta, que tiene presencia en más de 90 países y factura anualmente casi US$11.000 millones. Ha ocupado altos cargos directivos en compañías del mundo como la francesa Imerys, Mead Corporation y English China Clays. Es economista y tiene estudios en la Universidad de Harvard.

1. Más que un producto

Los agricultores del mañana necesitarán más que un producto. Para mejorar la sustentabilidad total de sus operaciones, requerirán socios que les proporcionen un amplio conocimiento técnico. La sociedad está exigiendo un cambio sustancial en la producción agrícola.

2. Ambiente regulatorio

Los sistemas regulatorios del mañana deberán ser más rápidos. Un sistema regulatorio eficaz permite el debate científico alrededor de distintos puntos de vista. Se requieren más y mejores plataformas que faciliten el diálogo constructivo.

3. Uso más eficaz de los recursos naturales

El agro usa el 40% de la tierra disponible y el 70% del agua dulce del mundo. A través de una gestión profesional del manejo de tierras, el sector podría dejar de contribuir con los excesos de gases de invernadero para 2030. Los sistemas de irrigación y cultivos tolerantes a sequías mejorarían drásticamente la huella hídrica de la agricultura.

4. Prosperidad rural

Las diferencias entre la prosperidad de las poblaciones rurales y de las urbanas están causando migración a las urbes. La prosperidad en áreas rurales es un punto clave para asegurar la producción de alimentos en una población mundial en crecimiento.

5. En manos de los pequeños

El futuro de la seguridad alimentaria está en manos de los pequeños agricultores. El desarrollo socioeconómico apuntala el desarrollo agrícola y es responsabilidad compartida de los sectores público y privado. Un tercio de la población mundial depende de ellos para su subsistencia. Una relación más estrecha

LUIS GENARO MUÑOZ

Gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros. Caucano y administrador de empresas, lleva 20 años en el negocio del café y tiene en sus manos las riendas del gremio desde 2009. En este momentosu principal misión es recuperar la producción del grano en el país.

1. Una relación más estrecha

Las diferentes plataformas informáticas apalancadas por gremios e instituciones y el desarrollo de tecnologías permitirán estrechar el vínculo entre consumidores y productores que haga que el fenómeno de “local food” sea posible aun en productos de países distantes.

2. Sostenibilidad

Apalancados en plataformas tecnológicas será posible incorporar dentro de la oferta de información de un producto, además de su contenido nutricional, sus huellas ecológicas, de agua y carbono, así como los indicadores de sostenibilidad en lo económico, social y ambiental.

3. Apoyo digital a productores rurales

Apoyados en un mejor alcance de las tecnologías de la información, los productores recibirán más y mejores servicios de acompañamiento técnico en sus parcelas a través de medios digitales, obteniendo información oportuna y relevante sobre posibles incidencias de plagas o acciones para contrarrestar la variabilidad climática.

4. Vinculación productiva

Las bases de datos de productores, fincas, costos de producción e indicadores de sostenibilidad serán comparables y podrán incluir servicios a los productores asociados con referenciación e identificación de mejores prácticas.

5. Calidad de vida

El uso activo de las tecnologías impactará no sólo la competitividad y la diferenciación de los productos, sino la calidad de vida de las regiones rurales, fomentando el arraigo de los habitantes a sus regiones y la paz en el campo.

Por JOSÉ GRAZIANO DA SILVA Director general de la FAO

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar