Publicidad

Mal final para temporada taurina en Bogotá

Decepcionante encierro de Juan Bernardo Caicedo. Dos toros fueron devueltos por problemas motrices. De a oreja cortaron El Juli y Luis Bolívar. La bronca anduvo de tendido en   tendido.

Víctor Diusabá Rojas
23 de febrero de 2009 - 00:43 a. m.

Y sin toro en la plaza, ni modos. Y además, sin toro ni por dentro, ni por fuera. Porque el encierro de Juan Bernardo Caicedo tuvo, en algunos de sus ejemplares, una presentación indigna de la primera plaza del país; y además, poco y nada allá adentro. Y si a eso le sumamos el hecho de que dos toros resultaron descoordinados, pues, como se dice en el mundo del toro, la ruina de Pamplona.

Una pena porque, primero, ese no era el final que se merecía la temporada bogotana; y menos, un cartel para hacer una tarde grande. Por eso, porque las cosas estaban para quitar los goznes de la puerta grande y porque la gente se había hecho una ilusión justa, la bronca anduvo de tendido en tendido, e incluso, en casos aislados que no faltan, pasó la raya, no sólo de la decencia sino la del buen juicio.

Y claro que hubo dos orejas cortadas, una por El Juli y otra por Luis Bolívar, pero supieron a poco, incluso para ellos. En las buenas manos de Julián López estuvo ese segundo de la tarde bis, que había suplido al maltrecho inicial. Lo dejó crudo porque a la luz asomaba la falta de fuerza. Tras un quite de esos que caben perfecto en la definición de pinturería, el de Madrid se fue a los medios con la muleta para sacar dos series templadas con el único pitón donde había recorrido: el derecho. Y cuando se agotó lo poco que llevaba en sus lomos el de Juan Bernardo Caicedo, se puso en el sitio donde se ponen pocos.

Una oreja y el cariño de esta plaza que para él no tiene fecha de  caducidad.

Lo de Bolívar fue con el vestido palo de rosa y oro, y cabos negros. Pero igual lo hubiera podido hacer con el de monosabio, porque trabajó hasta donde le dieron las fuerzas y la paciencia, ante un manso de libro que se fue a vivir en los adentros. El Palco lo pensó un buen rato antes de sacar el pañuelo blanco, pero al final cedió al empuje popular.

El resto cabe en una palabra: insoportable. Porque entre la sosería y la falta de fondo se vieron desfilar cuatro turnos más y sin ningún aliciente. El otro de El Juli, cuarto de la corrida, no quería pero tampoco podía. Y el primero de los de Bolívar, tercero de la tarde, se hizo de rogar, De todas maneras, Luis arrancó lo que pudo. Palmas al torero colombiano.

Y de Cayetano hay que decir que confirmó su alternativa y que persistió. Nada más. Sus toros no valieron siquiera para que mostrara tantas cosas buenas que lo llevan camino a ser un hombre dispuesto a marcar una época.

Otra vez será y muchas gracias, le dijo una afición que volverá el próximo, pero que dejó oír sus exigencias.

Ficha de la corrida

Temporada bogotana.

Última corrida de abono temporada 2009. Lleno.

Seis toros de Juan Bernardo Caicedo. Desiguales de presentación, algunos de ellos más por debajo de la línea de la justeza.

 Dos devueltos (uno de ellos debió ser apuntillado en la arena). Mansos en general y con nula condición algunos.

Pesos: 495, 465,480, 547, 529 y 473 kg.

El Juli

(Grana y oro)

Oreja y palmas

Luis Bolívar

(Palo de rosa y oro, rematado en cabos negros)

Palmas y oreja

Cayetano

(Palo de rosa y azabache)

Palmas y palmas

Detalles:

Buen tiempo. Cayetano confirmó la alternativa con el toro ‘Abogado’, número 69, con 495 kilos de peso.

Notable encierro de Santa Bárbara en Medellín

La penúltima corrida de la feria taurina de Medellín se saldó con el triunfo de la ganadería de Santa Bárbara. Un encierro, aunque desigual de presentación, con tres toros notables. Uno de ellos, el sexto de la tarde, de nombre ‘Corso’, fue indultado. La ganadería de Carlos Barbero, que se llevó los trofeos en la dos últimas ediciones de la feria antioqueña, repitió éxito.

César Jiménez cuajó una importante faena al cuarto de la tarde. Una serie de naturales, con las zapatillas firmes y el trazo poderoso y largo, fue uno de los pasajes más importantes de la tarde de toros del sábado en Medellín. Sus fallos con la espada le privaron del triunfo.

Luis Bolívar cortó oreja en el quinto.  El colombiano aprovechó las cualidades del toro en una faena que tuvo alto nivel, aunque corta por la duración de las embestidas del toro.

La temporada taurina de Medellín terminará el sábado 7 de marzo con una corrida concurso de ganaderías para los colombianos Pepe Manrique, Dinastía y Paco Perlaza.

Por Víctor Diusabá Rojas

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar