Publicidad

¿Por qué nuestra memoria cambia con el tiempo?

Con la edad, algunos tipos de memoria mejoran y otros disminuyen, por eso es importante conocer las actividades que permiten tener una memoria activa y sana.

27 de agosto de 2023 - 09:00 a. m.
¿Por qué nuestra memoria cambia con el tiempo?
¿Por qué nuestra memoria cambia con el tiempo?
Foto: Pixabay

No saber donde están las llaves, olvidar la cita médica o no recordar el nombre de algo pueden ser situaciones comunes que con el paso del tiempo se pueden volver más recurrentes o denotar un problema mayor, como algún tipo de demencia o Alzheimer. Es importante aclarar que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la demencia engloba varias enfermedades que afectan a la memoria, el pensamiento y la capacidad para realizar actividades cotidianas, y si bien afecta principalmente a las personas de mayor edad, no todas la contraerán conforme envejecen.

En cuanto a esto, la OMS calcula que más de 55 millones de personas (el 8,1 % de las mujeres, y el 5,4 % de los hombres mayores de 65 años) viven con demencia, de esos, 10,3 millones viven en América. Asimismo, estas discapacidades asociadas a la demencia afecta un 68 % más a mujeres que hombres, en la población mayor de 60 años.

Ahora bien, hay que entender que no todos los organismos funcionan de la misma manera, y aunque hay enormes diferencias entre individuos, algunas habilidades cognitivas continúan mejorando hasta llegar a la edad avanzada, otras permanecen constantes y algunas disminuyen.

Un estudio realizado por la Asociación Estadounidense de Psicología explica que con el paso del tiempo la memoria semántica, encargada de recordar conceptos y hechos generales que no están relacionados con experiencias específicas, por ejemplo, entender el concepto de que los relojes se utilizan para contar el tiempo, sigue mejorando para muchos adultos mayores.

Por su parte, la memoria procedimental, delegada de cómo hacer las cosas, por ejemplo, como decir la hora mediante la lectura de los números en un reloj, por lo general se mantiene estable.

Pasa diferente cuando se habla de la memoria episódica, que captura el “qué”, “dónde” y “cuándo” de la vida cotidiana. Tanto episódica, como la memoria de largo plazo, se disminuyen con el tiempo. Otros tipos de funciones cerebrales que disminuyen ligeramente o lento incluyen el procesamiento de información y aprendizaje de conceptos y tareas nuevas, o hacer más de una tarea a la vez y cambiar el enfoque. Eso sí, hay que tener claro que la edad no es un factor determinante para la pérdida de memoria, también existen hábitos que influencian la aparición de este tipo de demencia.

“A medida que el cerebro envejece, la función de las células cerebrales disminuye gradualmente, lo que lleva a olvidos comunes relacionados con la edad. A menudo las personas tienen problemas para recordar algo inmediatamente, pero el recuerdo finalmente regresa y ese olvido no interfiere con el funcionamiento diario. Otras causas de errores de memoria incluyen la falta de sueño, el estrés, la obesidad, la falta de ejercicio y las dietas poco saludables”, comenta el Dr. Gary Small. M.D., integrante del Consejo Consultor de Nutrición de Herbalife y autor de ‘The Memory Bible’, quien recalca que hacer ejercicio físico regular mejora la circulación cerebral y, de hecho, amplía las regiones del cerebro que controlan la memoria y el pensamiento, y un estilo de vida activo reduce el riesgo de muchas enfermedades relacionadas con la edad.

Claves para estimular la memoria en personas mayores

El Alzheimer es la causa más común de pérdida de memoria en los adultos mayores. Los pequeños accidentes cerebrovasculares en el cerebro, la depresión, los efectos secundarios de los medicamentos y las enfermedades físicas también pueden afectar la memoria. Sin embargo, existen ciertas actividades y hábitos que permitirán una mejor función cerebral .

De acuerdo con Gary Small. M.D., integrante del Consejo Consultor de Nutrición de Herbalife, socializar, tener buen estado físico y realizar ejercicios que ejerciten el cerebro son actividades indispensables a la hora de tener una mente activa y sana.

“Un estilo de vida activo y saludable reduce el riesgo de muchas enfermedades. Es importante una dieta saludable con equilibrio de macronutrientes (proteínas, carbohidratos, grasas); y a la vez, minimizar los alimentos procesados y los azúcares refinados. La meditación, la participación social y los ejercicios de relajación pueden reducir el riesgo de deterioro cognitivo relacionado con la edad”, concluye el experto.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar