Finalistas de la categoría Sostenibilidad Ambiental y Economía Circular

Protectores de la vida y la sostenibilidad, titanes con sentido social

Conozca las acciones y los logros por los que se destacan los cuatros finalistas de la categoría Sostenibilidad Ambiental y Economía Circular de Titanes Caracol 2020.

20 de diciembre de 2020 - 09:00 a. m.
Finalistas Titanes de la categoría Sostenibilidad Ambiental y Economía Circular.
Finalistas Titanes de la categoría Sostenibilidad Ambiental y Economía Circular.
Foto: Cortesía
  • María Adelaida Bonilla Mira: Vida a través de aparatos reciclados

María Adelaida Bonilla, con su Fundación Puntos Verdes, incentiva el cuidado del medioambiente y el cumplimiento por ley de hacer una correcta disposición final de aparatos electrónicos, que se ha convertido en una plataforma para conseguir ayudas a fundaciones que requieren un apoyo, ya sea económico o en especie.

“Al hacer una adecuada disposición final de aparatos eléctricos y electrónicos estamos evitando la contaminación de los recursos naturales, en especial de los hídricos”, afirma María Adelaida.

Y añade que, además, lograr que estos productos pasen por estos procesos de disposición va a evitar que los recursos naturales se exploten para hacer nuevos productos.

La Fundación, creada por María Adelaida y Daniel Londoño, se encarga de recoger los aparatos, así como de proveer puntos de recolección en ciudades como Medellín, Bogotá, Cali y Barranquilla. Luego Lito, la empresa que los apadrina, se encarga de segregar y transformar dichos residuos en materia prima, que al venderse generan dinero y se traduce en puntos para quienes los donan.

Posteriormente, cada empresa tiene acceso a un portal en el que convergen distintas fundaciones que, finalmente, podrán ser elegidas para la inversión de los puntos recolectados. Entre las iniciativas que hace la Fundación Puntos Verdes se pueden escoger, según María Adelaida, “llevar alimento a los hogares de adulto mayor, útiles escolares a los niños, concentrado o esterilización para los perritos, hacer campañas de plantación, entre otras”.

  • Santiago Cáceres Morales: Sostenibilidad con sentido social

“Mi sueño es ver a las futuras generaciones en grandes universidades e importantes cargos corporativos trabajando en pro del reciclaje. Me encantaría escucharlos contando la historia de que estudiaron en un mobiliario hecho con materiales reciclados y que, gracias a esto, se enfocaron en esta carrera. Es un sueño que poco a poco estamos construyendo. Nuestra idea es aportar a la educación, que es la base de todo en cualquier sector económico”, dice Santiago Cáceres, el Titán que implementó un modelo de economía circular en todo el tratamiento y la recolección del tetra pak.

El proceso inicia con la compra de este tipo de envases posconsumo a recicladores en todo el país a través de cooperativas, lo que genera ingresos al gremio reciclador. Luego el material reciclado es transformado en materia prima para la elaboración del mobiliario escolar, así como la creación de tejas, puntos ecológicos, lavamanos, entre otros.

Además de reciclar y preocuparse por el medioambiente, Santiago Cáceres logra crear oportunidades y mejorarles directamente la calidad de vida a niños de poblaciones vulnerables de Colombia, ya que para evitar que cientos de toneladas de este residuo contaminen nuestro planeta, logra transformarlas en mobiliario escolar.

“Es importante reciclar, porque tenemos el deber de cuidar los recursos naturales de nuestro planeta para futuras generaciones. También apoyar la compra de productos reciclados, porque si el reciclaje no tiene un mercado creciente, no sirve de mucho la tarea”, asegura Cáceres.

Desde 2013, gracias a esta empresa, que nació como respuesta a una creciente tendencia de disminuir el impacto ambiental, 3.578 toneladas de diferentes residuos han sido transformadas en productos sostenibles y de alta calidad.

  • María Victoria Blanco Castañeda: Protectora del patrimonio y de la vida

El Salto de Tequendama, además de ofrecer un paisaje extraordinario, tiene una importancia de tradición histórica y cultural para Colombia.

Esta cascada, ubicada en Soacha (Cundinamarca), cuenta con decenas de historias, sin embargo, hay una clave para su sostenibilidad.

Su protagonista es la veterinaria de la Universidad Nacional y magíster en desarrollo rural María Victoria Blanco, quien desde hace más de 25 años desarrolla un programa de conservación que combina la restauración y la preservación del bosque de niebla nativo y las áreas de nacimientos de agua con modelos de producción sostenible.

Los logros de la Titán cada día cobran más fuerza, entre ellos está que el Salto del Tequendama fuera incluido en el plan de recuperación del río y luego que el Ministerio de Ambiente lo declarara Patrimonio Natural de Colombia, en 2019. Ese mismo año también logró que la Casa Museo Tequendama y su zona de influencia se convirtieran en Bien de Interés Cultural.

Asimismo, en la Fundación Granja Ecológica el Porvenir, María Victoria recibe a estudiantes e investigadores convirtiendo este ecosistema en un aula de 14 hectáreas, donde se han identificado 127 especies de insectos y 26 de mamíferos.

“La educación ha sido nuestra estrategia para recuperar la historia, cultura y biodiversidad de Colombia”, concluye María Victoria, quien entre sus objetivos más cercanos está que el cañón del Tequendama sea declarado Patrimonio Geológico del país.

  • Luis Aníbal Sepúlveda Villada: Transformando con el ejemplo

Luis Aníbal Sepúlveda, luego de transformar su casa en Medellín en un laboratorio urbano de residuos, a donde diariamente llegan más de 100 vecinos voluntarios a depositar desechos orgánicos que son aprovechados y transformados en abono, en una compostera urbana, consolidó Earth Green, un modelo de emprendimiento con el que ha desarrollado múltiples sistemas de compostaje que evitan malos olores y la propagación de vectores, que da una solución a las familias para desechar lo que ya no necesitan, al tiempo que provee insumos de trabajo a recicladores contribuyendo con el cuidado del medioambiente.

“Hemos logrado algo que nunca me imaginé: un producto con personalidad, de primer nivel, que contribuye con el medioambiente y le presta un gran servicio a la comunidad”, asegura Luis Aníbal.

“Porque de ese 60 % de residuo orgánico que tenemos en Colombia, nosotros somos una alternativa lista para una vivienda, para un campesino, para un barrio de cualquier estrato, porque lo que hemos desarrollado es diseño y soluciones flexibles acordes con las circunstancias colombianas, con ingeniería, conceptos y desarrollos tecnológicos propios”, añade Sepúlveda.

Asimismo, Luis Aníbal ha enseñado que con cultura ciudadana y a punta de trabajo en equipo de todo un barrio es posible que siete millones de toneladas de residuos orgánicos, por año, puedan aprovecharse sin ser enviadas a los rellenos sanitarios.

“Mi objetivo es que en Colombia, prontamente, no haya residuos orgánicos en los rellenos sanitarios y todo este transformar, en este caso, por la vida del compostaje, se convierta en abono. Espero ver a nuestros campesinos utilizando el compost de manera masiva, porque estamos dispuestos a enseñarles todo lo que hemos aprendido, para que el compostaje tenga aplicación práctica no solamente en la ciudad, sino también en el campo”, concluye el Titán.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar