Publicidad

Recicladora de sueños

No se imaginó haciendo otra cosa. Tenía 7 años cuando aprendió “el oficio más bello del mundo”: volver la basura algo útil. Hoy es presidenta de los recicladores en Colombia, trabajo del que viven casi 150.000 personas.

Isabel Junca
02 de abril de 2014 - 11:47 p. m.
/ Luis Ángel
/ Luis Ángel
Foto: LUIS ANGEL

¿Escogió el reciclaje o la vida la llevó a él?

Desde muy pequeña salía con mi madre y abuela a las calles en busca de basura que se pudiera reutilizar. Fue un oficio heredado, pero sin duda lo hubiera escogido.

¿Cómo era un día con ellas?

Nos levantábamos a las 3:00 a.m. y caminábamos hasta cuatro horas en Bogotá, para ir de Las Cruces a Kennedy. En las mañanas visitábamos gente que ya nos conocía y que nos tenía el material separado. Además de desechos para los animales, porque teníamos vacas, marranos y caballos.

¿Y en ese tiempo no prefería jugar?

Para mí era como un juego. No iba a los recorridos obligada. Además me fascinaba encontrar cada cosa rara.

¿Como qué?

Juguetes, joyas, cosas para la casa, ropa...

¿Qué fue lo más curioso que encontraron?

Una tortuga que tuvimos más de 10 años. La llamamos Rafael, como el personaje de las Tortugas Ninja.

Luego de recoger el material, ¿qué hacían?

Lo llevábamos al botadero. Allá nos lo compraban.

Ese esquema ya cambió con la separación desde la fuente (los hogares).

Claro, pero falta todavía mucha pedagogía. No toda la gente está haciendo bien la tarea de separar sus basuras.

¿Se refiere a que los bogotanos no están contribuyendo al éxito del programa Basura Cero?

Sólo un 10% de la gente lo hace. Las entidades públicas y privadas son muy juiciosas. También algunos conjuntos residenciales y barrios de la ciudad. Pero para que ese programa funcione, falta todavía.

¿Qué hace falta? ¿Quién tiene la solución?

Todos: Gobierno y ciudadanos. El Estado, fortaleciendo el programa que dejó la administración de Gustavo Petro, y los bogotanos, siendo más juiciosos con la separación en casa.

¿Cree que el programa tendrá un retroceso con la coyuntura administrativa que vive la ciudad?

Ya tenemos un terreno ganado. Nuestra lucha ha sido porque se reconozcan los derechos de la población recicladora. Con la Bogotá Humana lo logramos. Hoy, más de 1.000 personas ya reciben remuneraciones, pero para que Basura Cero funcione hay que hacer cambios.

¿Como cuáles?

Que las 5.600 toneladas diarias de residuos orgánicos que se entierran tengan otro destino. También, las casi 1.000 de escombros. Todo eso se puede aprovechar a través de un plan maestro de manejo de residuos.

¿En Bogotá no hay uno?

Sí, pero habla más de licitaciones que de políticas de manejo. Lo importante no es quién va a manejar el negocio (ya se hizo un cambio pasando el negocio de entes privados a los públicos), sino cómo se va a hacer.

Se ganó el año pasado un premio muy importante que, entre otras cosas, le daba la oportunidad de conocer experiencias en otros países. ¿Qué encontró allá ?

Hicimos un recorrido por California y San Francisco y visité todos los sindicatos de las plantas. Allá son muy organizados, aprovechan todo. Pero usan mucha maquinaria, que reemplaza el trabajo de los recicladores. Incluso ellos nos admiran porque aquí mucha gente se beneficia del reciclaje.

Su lucha ha sido por la remuneración de los 15.000 recicladores de la ciudad. ¿Cómo va esa tarea?

Unas 1.000 personas reciben mejores salarios del Estado. En 2011, en cambio, un reciclador no se ganaba más de $300.000 aquí. Aunque en Estados Unidos algunos ganan US$70 dólares, menos gente se beneficia del reciclaje.

¿Cuál sueño cumplió y cuál le falta cumplir?

Cumplí la meta de lograr que el Gobierno pusiera el foco en nosotros. Ahora falta que esa luz no se apague. Mi próxima meta es conseguir que Colombia sea un referente mundial en el aprovechamiento de basuras. Empezamos tarde, pero, como reza el refrán, mejor tarde que nunca.

ijunca@elespectador.com

Por Isabel Junca

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar