Publicidad

Informe Institucional de Asocapitales

“Retomamos el ADN bogotano de acción colectiva y cultura ciudadana”, Claudia López

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López Hernández, rindió cuentas sobre su gestión como mandataria de la capital colombiana para el informe institucional de Asocapitales. Menciona sus logros y temas pendientes para su sucesor.

12 de noviembre de 2023 - 09:00 a. m.
“Retomamos el ADN bogotano de acción colectiva y cultura ciudadana”, Claudia López
“Retomamos el ADN bogotano de acción colectiva y cultura ciudadana”, Claudia López
Foto: Cortesía Alcaldía de Bogotá

A la hora de hacer un balance de este período de gobierno, es imposible no mencionar la pandemia, que seguramente alteró muchos de los planes…

Sin duda, acabábamos de llegar y nos cayó semejante reto: salvar a ocho millones de bogotanos del riesgo de muerte masiva. Nos pusimos al frente del reto, organicé un equipo científico y epidemiológico para que el rigor y la evidencia guiaran nuestras decisiones.

Ante la duda, acordé con siete gobernadores y cerca de 500 alcaldes el primer simulacro por la vida, y luego nos dedicamos a crecer y fortalecer el sistema hospitalario para que ese sistema nos salvara a todos de la muerte. Desde el 2020 hasta el 2022 nos concentramos en un triple esfuerzo: salvar a las personas de la muerte, a las familias del hambre y a las microempresas de la quiebra, a la par que ejecutábamos nuestro plan de gobierno y Plan de Desarrollo.

Hablemos un poco de los dos planes relacionados con la pandemia...

Lideramos retomando el ADN bogotano de acción colectiva y cultura ciudadana: nos quedamos en casa, alternamos horarios, usamos el tapabocas y el distanciamiento social. Hicimos la donatón más grande en la historia de Colombia, que recaudó $51.000 millones para dotar de protección al personal médico, comprar mercados y empezar el programa de Ingreso Mínimo, que nos permitió sisbenizar, bancarizar y hacer un giro mensual, de $120.000 a $500.000 según el tamaño y nivel de pobreza, a las familias que más lo necesitaban.

Empezamos con 70.000 hogares y a la fecha se han beneficiado más de un millón de hogares y tres millones de personas. Así sacamos del hambre y la pobreza monetaria a 600.000 personas y de la pobreza multidimensional a medio millón más, gracias a lo cual logramos el menor nivel de pobreza multidimensional desde que se mide, hace 10 años.

Unimos esfuerzos del sistema público y privado de salud para que nadie se quedara sin atención, pero tampoco colapsara el sistema hospitalario. Triplicamos las unidades de cuidado intensivo, pasando de 935 UCI a 2.737. Finalmente, cuando llegaron las vacunas, hicimos un plan masivo con más de 16 millones de dosis aplicadas.

Luego, lideramos un plan de rescate social y recuperación económica, con el cual en menos de dos años recuperamos los empleos perdidos y generamos más. Hoy tenemos más empleos que en 2019, más de cuatro millones de personas están trabajando, tenemos el menor nivel de desempleo e informalidad de los últimos cinco años. Todo este trabajo le mereció a Bogotá el premio a la mejor capital en reducción de pobreza del país en 2022.

Eso suena bien, pero no podemos decir que todo sea color de rosa en Bogotá. La movilidad sigue siendo un tema que afecta a todos los ciudadanos, quienes se quejan porque hay mucha obra, pero nada parece moverse. ¿Si se está haciendo algo?

Tras la pandemia y el desempleo, vino la inseguridad, el paro nacional y el estallido social. Bogotá se había quedado congelada en infraestructura de movilidad, peleando si hacia metro o mejoraba Transmilenio, y no hizo lo uno ni lo otro, ni nada. Los carros y motos crecieron, Transmilenio sin metro colapsó y la movilidad empeoró.

Así que a la par que atendía la pandemia me dediqué a estructurar los proyectos de infraestructura y movilidad que se habían quedado congelados por el saboteo político. Conseguí con el Gobierno Nacional, con el recaudo local y con crédito, el mayor nivel de inversión pública que ha tenido la ciudad en su historia y abrí 1.100 frentes de obra al mismo tiempo.

Gracias a ellos y a los impuestos de los bogotanos generamos 600.000 empleos, recuperamos el crecimiento, y empezamos a salir de la pobreza y el estallido social. Contra el viento, la marea y el presidente Petro, saqué adelante la primera línea del metro; la dejo a más del 25 % de avance.

En cuatro años saqué adelante la contratación de la segunda línea, que será subterránea a Suba y Engativá, dos nuevos cables eléctricos, vías y ciclorrutas que suman en total 204 kilómetros de nuevas vías y modos de transporte público que nos van a cambiar la vida para bien y para siempre. Dejo obras en marcha para que inauguren los dos próximos alcaldes, y para que en una década pasemos de los dolorosos a los gozosos.

Siendo la primera mujer en llegar a la Alcaldía de Bogotá, ¿cuál es su legado para las mujeres?

Como primera mujer alcaldesa, conozco el sacrificio de más de un millón de mujeres en Bogotá que han dejado muchas cosas en su vida por cuidar a su familia y hacer trabajo doméstico sin ganar un peso y sin que nadie les ayudara.

Hasta que llegó nuestra alcaldía y creó las Manzanas del Cuidado, que son servicios gratuitos dedicados a relevar a las mujeres de esa sobrecarga de cuidado y trabajo doméstico no remunerado, nos encargamos de ayudarles a cuidar a los que ellas cuidan (niños, personas en discapacidad, adultos mayores), para que ellas puedan descansar, terminar su bachillerato, formarse para diferentes trabajos, conseguir ingresos o hacer un emprendimiento viable para sus condiciones de vida. En resumen, cuidamos a las que siempre nos habían cuidado, para que ellas puedan salir de la pobreza de tiempo, de la pobreza económica y para que sus familias salgan adelante con ellas, no a expensas de ellas.

Dejamos 21 Manzanas del Cuidado operando en las que hemos apoyado a 400.000 mujeres y sus familias, y otras cuatro en construcción para que entren en operación en 2024. El Sistema de Manzanas del Cuidado ofrece servicios de lavadora y secadora gratuitas, aulas para educarse, formación con el SENA, financiación y asistencia gratuita para emprendimientos, conexión con oportunidades de trabajo, centro de salud de la mujer, escuela de la bici, piscina, yoga y gimnasio gratuito para ellas, mientras otro personal se encarga en las mismas instalaciones de cuidar a los niños, a los mayores y las personas en discapacidad que cuidan esas mujeres.

También tenemos buses del cuidado para llegar a zonas rurales como Sumapaz y equipos de relevo en casa para cuidadoras de personas en extremas condiciones de salud o discapacidad. El Sistema del Cuidado ha recibido múltiples premios y reconocimientos, uno de ellos por ser la mayor innovación social en el mundo en beneficio de las mujeres en la pospandemia.

¿Qué avances destacaría del ámbito educativo?

Además de mujer, soy orgullosa hija de una maestra y testimonio de que el amor, la educación y la disciplina te sacan adelante en la vida. Nos propusimos hacer una revolución educativa para los niños y sobre todo para los jóvenes, que con razón están cada vez más frustrados de que no encuentran oportunidades de educación y trabajo consistentes con sus sueños y el mundo del siglo XXI.

En pandemia nos encontramos con que mandamos a nuestros 700.000 estudiantes de colegios públicos a estudiar a casa, pero 124.000 de ellos no tenía computador ni internet. Lo primero que hicimos fue enviarles a todos la alimentación escolar a su casa y a quienes no tenían internet les mandamos una tableta con internet gratuito.

Dejamos 35 colegios nuevos funcionando y otros 25 en construcción para que los termine y entregue la próxima alcaldía, generando 60.000 cupos escolares de la mejor calidad. Creamos el mayor programa de becas de educación posmedia y superior de América Latina. A 40.000 jóvenes bachilleres les dimos becas de educación superior a través del programa “Jóvenes a la U”, que, además de cubrir la matrícula de toda la carrera escogida, da un salario mínimo al semestre para sostenimiento y transporte.

Creamos otro programa de becas de formación de habilidades para el trabajo para bogotanos de todas las edades. Dimos 35.000 becas para jóvenes y adultos a través del programa “Todos a la U” para programas de ciclo corto y formación para el trabajo en bilingüismo, programación, turismo, gastronomía, salud, atención al cliente y marketing entre otras habilidades.

Y ya que hablamos de infraestructura, permítame mencionar lo que hicimos en salud: empezamos la construcción de ocho nuevos hospitales, de los cuales dejaremos cinco entregados: Kennedy, Meissen, Bosa, Tintal y las salas de cirugía del Simón Bolívar; dos en obra, Tunal y Usme, y uno en estructuración, en Engativá. Avanzamos en la construcción de 20 centros de salud modernamente dotados, de los cuales 13 quedarán terminados, cuatro en construcción y tres en estudios y diseños.

¿Cómo encontró y cómo queda Bogotá después de su alcaldía?

Yo fui elegida en una ciudad en octubre de 2019, me posesioné en otro país en enero de 2020 y me tocó gobernar en otro planeta hasta el 2023. Muchos cambios, tensiones y desafíos al mismo tiempo. Encontré una alcaldía transparente, con proyectos en ciernes, con el contrato de la primera línea del metro y otras obras recién firmados.

Decidí continuar y sacar adelante casi todo lo que encontré contratado y mucho más con la pandemia, porque necesitábamos recuperar empleo y salir de la pobreza, no ponernos a parar y sabotear. Nunca miré para atrás ni me quedé en el espejo retrovisor. En la pandemia encontré a unos servidores públicos valientes y generosos, que nunca se negaron a trabajar en todo a pesar del riesgo del covid, que cuidaron su ciudad con un compromiso y entrega admirables.

Encontré a unos empresarios, desde los vendedores informales hasta las grandes empresas, que hicieron todo por cuidar a sus empleados y comunidades, que se reinventaron como pudieron y salvaron a la ciudad de la quiebra y la sacaron del estallido social en dos años. Como dije: ejecutamos el equivalente a tres planes de desarrollo. Entrego una ciudad con cambios significativos en materia de equidad de género, con más de 450.000 mujeres y sus familias atendidas en las Manzanas del Cuidado, convirtiendo este Sistema (del Cuidado) en un referente global; ese es uno de mis mayores orgullos.

En educación, un total de 75.000 personas beneficiadas con “Jóvenes a la U” y “Todos a la U”, cuando en la anterior administración no fueron más de 4.300; igualmente, los 60 colegios que comenté anteriormente; más de un millón de familias han recibido transferencias monetarias, una cifra nunca antes registrada en la capital; recuperamos en un 106 % el empleo que se había perdido en pandemia, superando los niveles de 2019. Eso son apenas algunos de los logros obtenidos, y lo que había antes de que llegáramos.

En los últimos 10 años en Bogotá solo había construido cinco kilómetros de transporte público, yo dejo 204 andando, dejamos una ciudad en obra, con mil frentes de obra que cambiarán la movilidad y la calidad de vida de los bogotanos en los próximos 10 años. Trabajé 24/7 en seguridad, en instalar más cámaras, más frentes de seguridad, más equipos de diálogo y me voy con la frustración de que solo ocho de los 12 indicadores de seguridad mejoraron y los otros cuatro no.

El hurto y el atraco siguen siendo un tormento, al igual que las violencias contra las mujeres. Pagué la formación de 3.000 policías para que nos aumentaran en ese número el pie de fuerza, pero el Gobierno Nacional nos tumbó, se quedó con la plata y no nos dio los policías. Hoy tenemos más delincuentes y menos número de policías y pie de fuerza que el que teníamos hace 10 años, mientras los atracadores y abusadores campean y la impunidad judicial es el pan de cada día. Esa sin duda es mi mayor frustración.

A su parecer, ¿qué retos tendrá que afrontar Carlos Fernando Galán como próximo alcalde?

Son múltiples. El primero sin duda es que el alcalde logre que Bogotá camine segura, que logre que el Gobierno Nacional le dé en vez de quitarle policías y que la rama Judicial se tome en serio la lucha contra la impunidad. El segundo es seguir aumentando el número de Manzanas del Cuidado y sus servicios, sumado a todos los servicios de prevención y atención de violencias que afectan a las niñas, jóvenes y mujeres.

El tercero es ponerse el casco y las botas y sacar adelante todas las obras que van en marcha, empezando por las dos líneas de metro, sus alimentadoras, los cables, las entradas y salidas de Bogotá, las manzanas, colegios y hospitales que están en ejecución. El cuarto es retomar el ADN de la cultura ciudadana para temas de convivencia, reducir el maltrato y la intolerancia, cuidar más a las mujeres y mantener el espacio público impecable. Y claro, conseguir la gobernabilidad y los recursos para sacar todo su programa de gobierno adelante, así como su propuesta de lograr erradicar el hambre que dejó la pandemia.

Carlos Fernando es una gran persona; este es el sueño de su vida, se preparó muchos años, conoce a Bogotá, trajo un equipo de empalme de lujo, y acaba de recibir un mandato claro y contundente para que se respete la autonomía de la ciudad en sus decisiones y de sus ciudadanos en las urnas. El metro no tiene reversa, cambios ni más saboteo. Carlos Fernando y su equipo contarán con mi respaldo, mi apoyo y mi afecto para seguir construyendo sobre lo construido.

A Bogotá, mi amor infinito y mi gratitud eterna. Ha sido el reto y el honor de mi vida ser su alcaldesa. Trabajamos sin descanso, con pasión, transparencia y ejecución para mejorarles la vida tanto como pudimos. Cuando trataron de sabotearnos pusimos la ciudad por encima de las diferencias y elegimos a Carlos Fernando en primera vuelta, y dejamos a un pilo revelación en el segundo lugar y con una curul en el Concejo para que siga trabajando con toda por Bogotá.

Y mi partido el Verde, que me acompañó en todas las batallas, sacó la mayor votación al Concejo y queda como la primera fuerza en esa corporación de la ciudad. Lo dijimos a lo largo de estos cuatro años: de todos estos desafíos que nos puso la vida vamos a salir no solo bien sino mejores. ¡Y lo logramos con creces! ¡Gracias por siempre!

Temas recomendados:

 

humberto jaramillo(12832)15 Nov 2023 - 10:00 p. m.
y la alcaldesa preparó su apología con una andanada al presidente la víspera.
Etern@aprendiz(78576)15 Nov 2023 - 3:25 p. m.
Retomar????? Que percepción tan equivocada. En que ciudad ha vivido estos cuatro años?
Luis(43869)15 Nov 2023 - 1:35 p. m.
Otra habla mierda, fue más importante la fotos las reuniones que gobernar
humberto jaramillo(12832)14 Nov 2023 - 8:54 p. m.
¿Es ese el ADN bogotano? ¿A partir de cuando y hasta cuando?
Javier(23292)14 Nov 2023 - 8:06 p. m.
Nooo. La invito a que vaya a los alrededores del terminal de trasporte para cerciorarse que el impulso de su cultura allá no pegó. El comportamiento de vendedores y, sobre todo, de taxistas y buses pitando y mal estacionados es abismal. No tienen consideración. En ocasiones a las 10 pm o 3 am, como ejemplos, pitan a grado tan alto que despiertan a todo el vecindario.
Ver más comentarios
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar