Publicidad

Alexánder Nieves, ganador de la categoría de Tecnología e Innovación 2020

Ser visibles para cuidar la vida

Después de superar el impacto de entender que por poco pierde la vida, Alexánder se quedó con la duda en su cabeza de qué fue lo que pasó. Así nació BiGo.

20 de diciembre de 2020 - 09:00 a. m.
Alexánder Nieves, ganador de la categoría de Tecnología e Innovación 2020.
Alexánder Nieves, ganador de la categoría de Tecnología e Innovación 2020.
Foto: Juliana Lopera

Hay episodios en la vida que cambian para bien el destino de las personas. En noviembre de 2018, Alexánder Nieves regresaba a su casa desde la Universidad Nacional, lugar en el que trabajaba, y a tan solo una cuadra de su casa, mientras tomaba una curva, un bus no lo vio y ni él sabe cómo no terminó debajo de la llanta; él a salvo, pero su bicicleta destrozada.

Después de superar el impacto de entender que por poco pierde la vida, Alexánder se quedó con la duda en su cabeza de qué fue lo que pasó. Mirando los videos de seguridad se dio cuenta de que no fue culpa suya. “El bus nunca me vio”, recuerda. Esa situación es la de muchos usuarios de bicicleta: ser casi invisibles por falta de señalización al transitar.

Para tratar de ayudar a la seguridad vial, y que otros no pasaran por su situación, Alexánder creó BiGo. El accidente fue en noviembre de 2018 y ya en marzo de 2019 se encontraba en la construcción del primer prototipo. El funcionamiento de BiGo es así: a la altura media de la espalda el biciusuario lleva un panel de luces led, que se sostiene gracias a un sistema magnético adelante y atrás.

La iluminación hace que el ciclista sea visible, pero también gracias a un sensor que se instala en el casco. Y así, al inclinar la cabeza a un sentido, sea derecho o izquierdo, la luz cambia de color y funciona igual que las direccionales de un vehículo. Un dispositivo que hace la diferencia, en especial en los cruces cuando se encuentran los carriles de autos y bicicletas, como en las orejas de los puentes.

La idea ha ido evolucionando tanto, que Alexánder renunció a su trabajo en la Universidad Nacional. La decisión la tomó a comienzos de 2020. Y ni la pandemia del coronavirus lo ha hecho parar. “Hoy en día queremos que los mensajeros que usan bicicleta para trabajar cuenten con BiGo”, dice. En estos últimos meses la SIC le dio la patente del dispositivo. Su propio accidente hizo de este titán un fiel escudero de la seguridad al andar. Por eso, este ingeniero de mecatrónica se inventó algo para cuidar la vida de otros, como ahora lo hace con la de él.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar