Publicidad

Textiles inteligentes son la novedad

Encontrarles valores agregados a los productos es uno de los retos que impone la industria textil-confección mundial.

Christian Quiroga Sánchez / Enviado especial Medellín
29 de enero de 2010 - 10:37 p. m.

En las Olimpiadas de Pekín el mundo se sorprendió al ver el movimiento, la velocidad y la excelente técnica con la que el nadador Michael Phelps ganó ocho medallas de oro. El traje de baño usado para tales efectos contó con una novedosa estructura del tejido que imitaba las pequeñas escamas del tiburón como mecanismo para deslizarse más fácil por el agua. Esos valores agregados que desembocan en la prestación de un servicio es lo que se conoce como funcionalidad en los textiles.

Rita Paradiso, directora de Investigación y Desarrollo de Smartex-Italia, invitada especial a Colombiatex de las Américas 2010, explica que hay tres espacios en los que desarrollan los textiles inteligentes: “Uno se refiere a los campos de la biónica en la que se toma como ejemplo la aleta del tiburón; el segundo paso de la innovación son productos que están en contacto con el cuerpo humano y monitorean alguna zona, lo que permite saber cómo está alguien. Y la tercera etapa es cuando el tejido me da algo que necesito, bien sea una medicina, un suavizante, me tranquiliza o calma mi estrés”.

Gracias a la exploración de esos tres espacios es que hoy se habla de tejidos funcionales en medicina, arquitectura, agronomía, construcción y empaques, que proporcionan beneficios, en algunos casos dirigidos a mantener un estilo de vida agradable, en otros por higiene y también por reducción de costos al ejecutarse una obra.

La mayoría de productos están ahora en el campo de los deportes y se crean para tratar enfermedades específicas, por ejemplo, existen zapatos para diabéticos que cambian la temperatura del calzado. “En Smartex ya se empezó a trabajar con proyectos alrededor de la salud y el estudio del comportamiento, este último se basa en entender qué pasa alrededor de una persona desde el punto de vista anímico. También hay investigaciones dirigidos a las personas mayores, relacionadas con monitorear su sueño y el comportamiento en la casa”, dice Paradiso.

En general, la Unión Europea trabaja y apoya mucho la investigación alrededor de este avance tecnológico, destacándose la labor de países como Alemania, Finlandia y Holanda. En relación con Latinoamérica, Brasil ha empezado a explorar mucho en textiles inteligentes con beneficios antimicrobianos, protección UV, antibacterial y retardantes a la llama. También en Argentina, en la Universidad de Buenos Aires, se ha empezado a construir diseños interactivos, es decir, descubrir la capacidad de interacción de un objeto con materiales textiles (cuenta pasos en los zapatos que envía información al celular).

La funcionalidad también tiene una labor en los movimientos económicos, y así lo explica Margarita Baena, ingeniera textil, quien cuenta que cuando se puede construir un proyecto de fibras con valor agregado muy especial en un producto, el mercado se vuelve selecto y un país tiene la posibilidad de reaccionar ante las amenazas de los que por estructura de precios maquilan a precios por debajo de lo que se puede trabajar en otro. Por ejemplo, el caso entre China y Colombia, donde el segundo por tema de leyes, insumos y cambios sociales ya ejecutados, no puede producir a los bajos precios que maneja el monstruo asiático.

El reto ahora tiene que ver con los costos, debido a que en estos momentos si se compara con una prenda normal, el valor aumenta cuando es funcional. Pero Rita Paradiso defiende la dinámica de precios al explicar que en este espacio de producción textil no se puede hacer la comparación de una camisa con otra camisa, realmente el comparativo sería, en el caso de la salud, un sistema que monitorea el cuerpo en algunas zonas, que si necesitara comprarse tradicionalmente o estar en una unidad médica para que haga el seguimiento a un paciente, sería mucho más costoso que si se usara algún textil inteligente.

Otra de las ventajas respecto al tema de precios la destaca Margarita Baena, para quien el reto es de los ingenieros, quienes deben poner la tecnología al alcance de los bolsillos de una gran masa de consumidores, pero es enfática en decir que si alguien, por ejemplo, en una ciudad de clima caliente presenta una colección que dice que va a mantener en temperatura ideal el cuerpo las 24 horas, la necesidad es tanta, que el costo pasa a un nivel secundario.

“La funcionalidad es imaginación y todo parte de crear prendas que nos acerquen a las necesidades de los usuarios”. Así, Rita Paradiso invitó en Colombiatex al sector textil colombiano a darles valores agregados a sus creaciones, en busca de la diferenciación como característica clave para llegar como un proveedor único en mercados diversos.

Por Christian Quiroga Sánchez / Enviado especial Medellín

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar